www.melillahoy.es
Vilma, una perra Teckel, encontró a los tres menores
Ampliar
Vilma, una perra Teckel, encontró a los tres menores

La Guardia Civil rescata en el puerto a tres menores dentro de sacos de chatarra electrónica

Los niños no sufrieron ningún daño, pero su integridad corrió “serio peligro” al ser una carga cortante e inestable

viernes 12 de junio de 2020, 04:00h
La Guardia Civil ha rescatado en el puerto de Melilla a tres menores inmigrantes que se habían ocultado en el interior de sacos de chatarra electrónica que transportaba un camión con destino a la península con la intención de llegar a Europa de forma irregular como polizones.
En una nota de prensa, la Comandancia de la Guardia Civil ha informado de que los hechos ocurrieron el pasado día 9, sobre las 8.45 horas, cuando el instituto armado estaba realizando el registro previo al embarque de los vehículos para evitar la inmigración irregular y el riesgo para la integridad física de personas que se pueden haber introducido en lugares peligrosos.
En un momento dado, los agentes del Destacamento de Seguridad del Puerto que realizaban su ronda por la zona donde se estacionan las bateas y camiones escucharon un ruido extraño que cesó al acercarse y efectuar reconocimiento del lugar.
La Guardia Civil sospechó que alguna persona se podía haber introducido en algún lugar de difícil acceso y localización, pese a las restricciones de movimientos de personas que acontece a consecuencia de la alerta sanitaria, por lo que requirió la presencia del Servicio Cinológico de la Comandancia.

La búsqueda de Vilma
Una vez en la zona, el can detector de personas Vilma, junto a su guía Gerardo, comenzaron la búsqueda de personas en riesgo, punto a punto, hasta que llegaron a un camión que transportaba residuos informáticos en grandes sacos, momento en el que el perro avisó con ladridos de que alguna persona podía encontrarse allí en peligro.
La alerta del can y la seguridad con la que alertaba a su guía permitieron localizar a tres menores de edad que se habían introducido dentro de los sacos con la intención de viajar a la península como polizones.
Aunque los menores no sufrieron ningún daño y se encuentran en buen estado, la Guardia Civil ha destacado el “serio peligro” que podría haber supuesto para ellos el lugar en el que se ocultaban, ya que este tipo de residuos tienen abundantes aristas y objetos cortantes que podrían haber afectado a su integridad física ante cualquier movimiento por la inestabilidad de la carga durante el trayecto.
Los tres menores han pasado a disposición de los servicios sociales de la Ciudad Autónoma.