www.melillahoy.es
El consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand
Ampliar
El consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand (Foto: CAM)

Salud Pública ordenará el cierre de todas las playas en la noche de San Juan para evitar aglomeraciones

El acceso a las playas estará vetado desde las 7 de la tarde del 23 de junio hasta las 7 de la mañana del día siguiente.- Mohand deja claro que en la nueva normalidad, a la que Melilla podría entrar el lunes, seguirá habiendo regulación

jueves 18 de junio de 2020, 07:00h
La Ciudad Autónoma de Melilla ordenará el cierre de todas las playas en la noche de San Juan para evitar las “típicas y normales” aglomeraciones de personas que se suelen dar en esta festividad, una de las que mayor afluencia de público tiene en la ciudad a lo largo del año. En rueda de prensa, el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, anunció ayer que emitirá en los próximos días una orden sobre el cierre de todas las playas de Melilla durante un periodo de 12 horas, concretamente desde las 7 de la tarde del 23 de junio hasta las 7 de la mañana del día siguiente.

“La nueva normalidad por las nuevas circunstancias que nos rodean no van a permitir un San Juan como los años anteriores”, argumentó el consejero para justificar la necesidad de evitar que se puedan dar aglomeraciones, algo que las autoridades no pueden confiar únicamente a la responsabilidad ciudadana.
De ahí que las autoridades sanitarias, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la Policía Local hayan establecido que lo más oportuno es el cierre de todas las playas durante ese periodo de 12 horas, “esperando que el año que viene se pueda celebrar la hoguera de San Juan en plena normalidad”.

La “nueva normalidad”
Al hilo, el consejero explicó que es “plenamente probable” que Melilla entre el lunes en la denominada “nueva normalidad” tras abandonar la fase 3 de la desescalada, un escenario donde dejó claro que seguirá habiendo una regulación, basada, fundamentalmente, en evitar aglomeraciones y el respeto de las normas higiénico-sanitarias.
“Las 3M van a quedarse con nosotros”, señaló Mohamed Mohand en alusión al lavado de manos, el uso de mascarillas y la distancia social de dos metros, que son las medidas con las que se cuenta para luchar contra el virus.
Asimismo, aclaró que este escenario de nueva normalidad perdurará hasta que se encuentre “la ansiada vacuna” contra el coronavirus y haya dosis suficientes para el conjunto de la población, de ahí que instara a todo el mundo a que entienda que “el virus se mantiene y hay que actuar con mesura, responsabilidad y obligación individual y colectiva”.
Por ello, puntualizó que nadie debe llevarse a error y pensar que “el lunes ha terminado” la pandemia, ya que en realidad se vivirá un escenario “lo más parecido a la situación previa” al coronavirus, “pero no igual ni en las mismas condiciones”.
Aunque emplazó a una próxima convocatoria para dar a conocer las medidas que se adoptarán en la nueva normalidad, el consejero avanzó que se regularán “de una forma diferente y más laxa” los horarios de los establecimientos comerciales, la hostelería y el ocio, y también el espacio público, como los estacionamientos o su uso.

Ocio para mayores
Asimismo, avanzó que en la nueva normalidad se recuperará en mayor medida la actividad de las personas mayores en cuanto al funcionamiento de asociaciones de vecinos y centros de día, algo que se decidirá en la comisión de desescalada que se celebrará este viernes.
También mostró la intención de la Ciudad Autónoma de “dar un nuevo impulso” al sector de la economía y la hostelería que “se han visto mermados” por esta crisis sanitaria, para lo que habrá una campaña publicitaria enfocada al comercio y el turismo.

“Evidentemente, tengo miedo a un rebrote”

El consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, admitió ayer que, “evidentemente”, tiene “miedo” a que en Melilla pueda haber un rebrote de coronavirus, aunque recordó que el que eso no ocurra “depende de la ciudadanía” si cumple con las medidas higiénico-sanitarias establecidas, las conocidas como las 3M: lavado de manos, uso de mascarillas y distancia social de 2 metros.

Dos casos leves
Respecto a los dos casos activos que hay actualmente en la ciudad, explicó que su situación clínica “es más que estable” porque son “prácticamente asintomáticos”, con una sintomatología “muy leve”. Los contactos de estas personas han dado negativo en las pruebas PCR.