www.melillahoy.es
Enl antiguo cuartel de Santiago se ubican unos módulos prefabricados que funcionan como centro de Educación Infantil y Primaria
Ampliar
Enl antiguo cuartel de Santiago se ubican unos módulos prefabricados que funcionan como centro de Educación Infantil y Primaria

La Ciudad implantará en el cuartel de Santiago un centro de corrección de conducta de menores

Antes de eso, probablemente a partir de septiembre, la infraestructura que se va a construir con una inversión de 1,6 millones de euros será utilizada como centro de acogida temporal para los menores que están ahora en Rostrogordo

sábado 20 de junio de 2020, 05:55h
El antiguo cuartel de Santiago, desocupado desde hace años y donde actualmente se ubican unos módulos prefabricados que funcionan como centro de Educación Infantil y Primaria, será utilizado como un centro temporal de acogida de menores extranjeros no acompañados y, posteriormente, como centro de corrección de conducta de menores.

En rueda de prensa, el consejero de Distritos, Juventud, Participación Ciudadana, Familia y Menor, Mohamed Ahmed, explicó ayer que la intención es invertir un máximo de 1,6 millones de euros en adecuar el antiguo cuartel de Regulares, ubicado en Cabrerizas Bajas, con la infraestructura necesaria para este centro.
En concreto, la idea es que el cuartel de Santiago pueda acoger de forma temporal a los menores que se encuentran en el camping de los Pinos de Rostrogordo, acogidos por la Ciudad Autónoma desde poco después de iniciarse el estado de alarma para aliviar la saturación del centro de menores de La Purísima.
Según el consejero, el objetivo es que estos menores estén en Rostrogordo hasta, como máximo, el mes de septiembre, momento en el que serían trasladados de forma temporal al cuartel de Santiago, mientras finalizan las obras de ampliación del centro de La Purísima, concentrando en una misma ubicación los centros de acogida de estos menores “por una cuestión de eficacia”.

Centro de corrección de conducta
Para reaprovechar esa inversión realizada, y conseguir que “el gasto que se está produciendo desde el área del Menor y Familia redunde en la economía local”, Ahmed explicó que el centro temporal de acogida del cuartel de Santiago se convierta en un centro de corrección de conducta para menores, no solo dirigido al colectivo de tutelados, sino “para cualquier menor de la ciudad”.
De esta manera, según el consejero, se evitaría tener que trasladar a la península a los menores que necesitan esa atención especializada, como sucede actualmente en Melilla, dando la posibilidad de que esa actividad se pueda ejercer desde la propia ciudad.
El Gobierno de Melilla se encuentra en estos momentos en una fase de solicitud de ofertas, por lo que se desconoce a cuánto ascenderá la inversión necesaria para dicha actuación, si bien Ahmed afirmó que será, como máximo, de 1,6 millones de euros.
Asimismo, señaló que se va a hacer un replanteamiento de la zona, que ya ha sido cedida por el área de Infraestructuras, para lo que será necesario un estudio arquitectónico y de ingeniería para dotar lo necesario el “centro polivalente”, que servirá primero para la acogida temporal de menores y, posteriormente, como centro de asistencia y corrección de conducta a menores con dificultades.

“Una obligación”
El consejero justificó esta actuación porque, según dijo, la Ciudad Autónoma tiene “una obligación para con esos menores” y el elemento “catalizador” es “la advertencia de la Fiscalía, hasta el punto de llegar a comprometer de forma legal a la Ciudad Autónoma por no cumplir con el interés superior del menor, que debe prevalecer siempre en todas las acciones del Gobierno que se llevan a cabo”.
De hecho, el desalojo del centro de la Purísima para evitar el hacinamiento durante la cuarentena ha permitido reducir su cifra de ocupación hasta los 620 en la actualidad, aunque también apuntó Ahmed que esa disminución se debe a que algunos han ido cumpliendo su mayoría de edad en este tiempo.
No obstante, por el estado de alarma y razones de salud pública “se les está intentando hacer que permanezcan en estos centros dentro de lo posible y que no comprometan la situación de los menores tutelados” por la Ciudad Autónoma.
El consejero admitió que se están destinando “bastantes recursos”, pero subrayó que desde el Ejecutivo melillense se están manteniendo conversaciones con la Secretaría de Estado de Infancia y Adolescencia “para hacer un monográfico sobre primera acogida y reparto equitativo de menores entre todas las comunidades autónomas del país”.

¿Y las aulas modulares?

Respecto al futuro de las aulas modulares, el consejero afirmó que “seguirán con su fin, hasta que esté habilitado el nuevo centro que se está construyendo” y “se podrá estudiar situaciones de necesidad que requieran de infraestructura o de nuevos locales”.