www.melillahoy.es

De Castro pide “tranquilidad” ante las protestas vecinales por el futuro centro de menores en Santiago

Aulas del Gabriel de Morales en el cuartel de Santiago
Aulas del Gabriel de Morales en el cuartel de Santiago

Indica que sería una medida provisional y no definitiva y que los acogidos serán reubicados en los nuevos módulos a construir junto a Purísima

domingo 21 de junio de 2020, 04:30h
El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, pidió ayer “tranquilidad” a los vecinos de Batería Jota y Cabrerizas y a la asociación de padres del Colegio Gabriel de morales y señaló que de instalarse el centro de menores en el cuartel de Santiago será “de forma transitoria” mientras se completa la ampliación del centro de Purísima. Afirmó que por las dimensiones de Melilla resulta complejo encontrar espacios para nuevos servicios, pero que, en este caso, será una medida transitoria.
En declaraciones a la prensa, el presidente De Castro, pidió “tranquilidad” a la A.V. Ágora, a los vecinos de Batería Jota y Cabrerizas y a la asociación de padres del colegio de Gabriel de Morales, tras el malestar expresado por la apertura de un centro de acogida de menores en el antiguo cuartel de Santiago que ya cuenta con aulas modulares en las que se imparten clases a unos 300 niños melillenses de entre 3 y 8 años.

Afirmó Eduardo de Castro que, de instalarse el albergue para menores en cuestión, será “una cosa transitoria, mientras se termina lo que se va a hacer en Purísima”, como es el proyecto de instalar nuevos módulos de acogida con los que descongestionar la saturación que padecía estas instalaciones y que en plena pandemia obligó a habilitar también de forma provisional, como centro de acogida, el Fuerte de Rostrogordo.

Señaló que el consejero de Distritos, Mohamed Ahmed, “que es el que maneja la información”, dará cuenta en una próxima rueda de prensa de lo que se va a llevar a cabo. En cualquier caso, señaló que “se va ver la fórmula de no perjudicar a nadie y que nadie se sienta molesto por esa ubicación de un centro de acogida que será provisional”.

Explicó que ahora es preciso sacar a los 200 menores del Fuerte de Rotrogordo y que no pueden regresar a Purísima porque volvería el problema de hacinamiento, algo que complicaría y mucho las labores de contención para evitar la programación del coronavirus.
“Hay que evitar las aglomeraciones grandes de personas, en este caso de menores, y hay que darles asistencia, techo y controlar que no haya problemas, pero no pueden volver a Purísima”, sino que se busca una medida alternativa y provisional mientras se instalan los nuevos módulos en el centro de acogida.
“Para no entrar en informaciones contradictorias”, el presidente de la Ciudad indicó que ese centro de acogida sería provisional y “no se va a dedicar a otra cosa”, en relación a que en el futuro pudiera destinarse a instalación para el tratamiento de trastorno de la conducta. Afirmó que para estos terrenos del antiguo acuartelamiento de Santiago hay “otros proyectos que ya se verán”.

Preguntado sobre cuánto tiempo permanecerían los menores en Santiago, manifestó que será el que sea preciso para construir los nuevos módulos de Purísima en los que serían realojados, pero no pudo concretar si serían tres meses o más. Sí indicó que encontrar espacios en Melilla para nuevos servicios resulta complejo por las limitaciones físicas de la ciudad, pero comentó que para la ampliación de Purísima se recurre a terrenos propiedad de la Ciudad.

Sin postura oficial por el momento sobre la pascua del cordero
Por otra parte, el presidente de la Ciudad reconoció que en la reunión del consejo de Gobierno del viernes se habló, sin llegar a ninguna conclusión, sobre la celebración de la pascua del cordero, la pascua grande para la comunidad musulmana. Explicó que el consejero de Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, “tiene que recabar los informes necesarios para tomar la decisión que sea más ajustada al estado que estamos viviendo, por lo tanto, no hay ninguna decisión tomada”, dijo. De Castro manifestó que será el consejero el que informe públicamente de qué va a pasar con la celebración de la pascua del sacrificio.

La Ciudad Autónoma de Ceuta ha decidido no organizar este año un dispositivo específico para la celebración de la Pascua del Sacrificio, a finales de julio, atendiendo a los informes de la Consejería de Sanidad que lo desaconsejan debido al elevado riesgo para el control de posibles rebrotes de la COVID-19, según recoge el diario El Pueblo de Ceuta.
De Castro pide “tranquilidad” ante las protestas vecinales por el futuro centro de menores en Santiago