www.melillahoy.es
Una de las concentraciones de las familias del CEE Reina Sofía de Melilla
Una de las concentraciones de las familias del CEE Reina Sofía de Melilla

La AMPA del CEE Reina Sofía cree que en septiembre volverán a tener los mismos problemas con el transporte

La última empresa que realizó el transporte adaptado no puede hacerlo porque el vehículo tiene más de 16 años

miércoles 24 de junio de 2020, 04:00h
El presidente del AMPA del Centro de Educación Especial (CEE) Reina Sofía, Joan Casares, expuso a este Diario que cree que en septiembre cuando comience el curso que viene van a tener los mismos problemas de todos los años con el transporte escolar porque, aunque ya se estén tramitando las becas escolares, mientras se saca la licitación y se adjudica el servicio, empezaría a funcionar en el mes de noviembre o diciembre. Señaló que para el transporte adaptado no puede presentarse la última empresa que lo hizo porque el autocar ya tiene más de 16 años. En cuanto al transporte no adaptado, esperan que si solo se presenta la COA, que se pueda acelerar el proceso y que empiecen desde el primer día del curso.
Joan Casares, presidente de la AMPA del CEE Reina Sofía, indicó que ya han salido las becas escolares y aunque la situación del COVID-19 lo va a retrasar todo, quieren creer que va a haber “cierta normalidad”, pero seguramente van a tener el mismo problema que todos los años con el transporte al igual que con el comedor.

Transporte escolar
Adelantó que en agosto se van a aprobar los presupuestos, en septiembre creen que a lo mejor empieza la licitación y para noviembre-diciembre dispondrán del transporte, aunque se gestionen las becas hasta finales de julio.

Asimismo, considera que “por muy rápido que quieran hacerlo” se va a producir la misma situación con el agravante de que no están conformes con el autocar que pusieron.

El presidente de la AMPA señaló que el anterior autocar no se va a presentar porque existe una norma específica del reglamento estatal que impide que ningún vehículo con más de 16 años pueda usarse para el transporte escolar.
“De momento, la Administración no tiene previsión ninguna, vendrá un autocar similar o se quedará desierto”, dijo.

En cuanto al transporte no adaptado, dejó claro que la COA hace el servicio bien y sabiendo que solo se va a presentar ellos y van a cobrar la misma cantidad todo el año, “aun cuando no esté asignado se puede acordar para que comiencen al principio de curso”.
“Puede que legalmente tenga sus inconvenientes, no sé si es posible, pero quizás puede haber algo que se pueda hacer para que empiece desde el primer día”, sostuvo.

Respecto al autocar adaptado, Casares insistió en que el vehículo anterior no puede ser usado, y no puede presentarse a la licitación, por ello, quieren ver qué vehículo se presenta y si se van a tener en cuenta todos los aspectos de la idiosincrasia de Melilla como las calles, disponibilidad, acceso, etc.

Sin embargo, aseguró que la sensación que tienen es que administrativamente “no se ha movido nada y que se va a repetir lo del año pasado”.

Donaciones voluntarias para algunas familias del centro
Respecto a qué pasaría si tuviera que haber desdobles el curso que viene, el presidente de la AMPA respondió que en principio sería un problema para los padres que trabajan ambos sobre todo si hay jornada de tarde, aunque “dependerá de cómo se haga”.

Asimismo, considera que al ser niños especiales es un problema añadido porque cómo hacen que cumplan las normas de seguridad con algunos pequeños que cognitivamente no tienen reacción, “va a ser muy complicado con el poco personal, y los cuidadores que hay actualmente”. “No sabemos si se va a contratar a más personal, Berbel nos dijo que para el 2022 se podría tener un cierto orden”, dijo.

La Junta del centro ha podido ayudar con donaciones voluntarias a varias familias del colegio que se encontraban en una situación “muy precaria” por el coronavirus. En total, pudieron recaudar 2.000 euros porque se encontraban “muy necesitadas” y decidieron hacer esa donación económica.

Casares insistió en que los padres del Reina Sofía son “solidarios, asertivos, no quieren problemas con nadie, ni con la Dirección Provincial, ni con la Ciudad Autónoma, ni con la Administración, solo piden que se cumplan con sus derechos y que las familias con hijos discapacitados se vean arropados por la sociedad”.