www.melillahoy.es

El PP pide a la Ciudad que "agilice los trámites para conceder las ayudas a pymes y autónomos” afectados por el COVID-19

Manuel Ángel Quevedo, diputado local del PP
Manuel Ángel Quevedo, diputado local del PP

Quevedo considera pueril que el PSOE diga que votó a favor del centro de menores en Santiago porque funcionaría solo en verano

viernes 26 de junio de 2020, 04:00h
El vicesecretario de Infraestructuras, Proyectos y política medioambiental del PP de Melilla, Manuel Ángel Quevedo, ha pedido al Gobierno de la Ciudad que “agilice los trámites para conceder las ayudas a empresas y autónomos afectados por la crisis derivada del COVID-19”, y también que “aumenten en 11 millones de euros el presupuesto del Plan de Contingencia”. El también diputado local duda de que estas ayudas puedan llegar a los beneficiarios antes de agosto.
En rueda de prensa, Quevedo ha pedido al Ejecutivo local que "reconsidere la propuesta del Partido Popular de aumentar el presupuesto del Plan de Contingencia en 11 millones de euros, aprovechando también que el Estado aportará 25 millones de los Fondos no Reembolsables que tal y como aseguró la consejera de Hacienda, será capaz de movilizar unos 130 millones de euros"
El diputado local del PP considera que “nadie recibirá una ayuda antes del mes de agosto si este gobierno no acelera los procedimientos para obtener el crédito de 12,7 millones de euros y financiar parte de ese programa”.

Menores
En otro orden de cosas, Quevedo ha señalado que “la gestión que ha hecho el Gobierno local tratando de trasladar al antiguo acuartelamiento de Santiago a los menores del Fuerte de Rostrogordo tendrá graves consecuencias, porque ha habido gastos inútiles, procedimientos fraudulentos y emergencias injustificables”.
“Es evidente que no había ninguna emergencia que obligara a adaptar una parte del antiguo cuartel de Regulares, donde la Consejería de Distritos tenía previsto llevarse a esos menores”, ha afirmado el diputado local del PP de Melilla, al tiempo que se pregunta, “quién pagará los 113.000 euros invertidos en esas obras, si el Gobierno se ha gastado ya más de un millón de euros en los módulos que iba a instalar en esa zona”. “Se ha hecho un uso absolutamente nefasto del dinero público”, denunció.

Quevedo afirma que el Gobierno local ha recurrido a la vía de emergencia tanto para habilitar Rostrogrodo como ahora con el centro de menores en Santiago finalmente paralizado, a pesar de que atiende en estos momentos a 300 menores menos que cuando comenzó la pandemia. Asegura que “al gobierno De Eduardo de Castro le costará justificar ese tipo de procedimientos en los que se ha gastado cientos de miles de euros”.

Además, manifiesta que en todo este asunto el Gobierno ha ocultado información a los ciudadanos. De hecho, mostró un documento con fecha de 31 de marzo, en el que ya se avanza “la intención de habilitar para la acogida de menores parte del acuartelamiento de Santiago”.
“Nadie se cree que el Partido Socialista votara a favor del proyecto del cuartel de Santiago pensando que ese centro provisional de acogida iba a funcionar solo durante los meses de julio y agosto”, subrayó. Asegura que “es imposible montar un centro con todos los servicios necesarios en tan poco tiempo, y es absurdo creer que los menores iban a ocuparlo solo durante los meses de julio y agosto”. Quevedo llega a la conclusión de que “los consejeros del PSOE de Melilla se han dejado engañar hasta que, debido a la presión social, ha sido imposible seguir mirando hacia otro lado”, ha concluido.

Purísima, un proyecto del PP
Por otra parte, Quevedo indicó que el proyecto para dotar al centro de la Purísima de una nueva red de saneamiento de aguas fecales presentado esta semana por el Gobierno tripartito, es una actuación que dejó iniciada el PP. Recuerda que se trata de una segunda fase de un proyecto de gran complejidad. La primera fase fue conectar las tuberías de Purísima con la raed de saneamiento del Jardín Valenciano, para lo que fue necesario llegar a un acuerdo con el Ministerio. Se apostó por un planeamiento que apostara por la gravedad como medio par conducir las aguas fecales en vez instalar máquinas de bombeo.

La segunda fase fue el proyecto de actuación para la conexión de estas tuberías con la red general, que se presupuestó en marzo de 2018 en 1.5 millones de euros con cargo a los Presupuestos Generales del Estado de ese año. La moción de censura y la entrada de Pedro Sánchez paralizó todo el proceso. La Ciudad pidió a los nuevos responsables que se liberara esta partida para llevar a cabo la red de saneamiento de Purísima y la frontera de Beni Enzar, pero todo quedó en agua de borrajas. Indica que, dado que seguimos con presupuestos prorrogados, esa partida de 1,5 millones de euros está ahí y se alegra de que la Ciudad ahora vaya a acometer una obra que “el PP le dejó preparada en un 95%”.