www.melillahoy.es
Eduardo de Castro, ayer durante su intervención en el Pleno de Control al Gobierno
Ampliar
Eduardo de Castro, ayer durante su intervención en el Pleno de Control al Gobierno

De Castro, sobre su rueda de prensa: “No bebí como una cuba, tuve un problema con una medicación”

Explicó que llegó “perfectamente” a la rueda de prensa, pero con la medicación sufrió una “descoordinación”.-“Jamás me he caído por las calles ni me he metido ninguna cosa extraña. Ni siquiera he fumado un canuto en mi vida”, aclaró

sábado 27 de junio de 2020, 04:00h
El presidente del Gobierno de Melilla, Eduardo de Castro, negó ayer que en la comparecencia que ofreció el pasado 6 de junio estuviera bajo los efectos de ninguna bebida, sino de un medicamento por el que sufrió una “descoordinación”. “Ese día yo no había bebido como una cuba. Ese día tuve un problema con una medicación y lo puedo demostrar”, respondió De Castro ante las críticas reiteradas que le hizo al respecto el portavoz del PP en la Asamblea de Melilla, Miguel Marín, en el primer Pleno de Control al Gobierno de la pandemia.
Según explicó De Castro, llegó “perfectamente” a la rueda de prensa urgente que convocó la Ciudad Autónoma por la tarde para anunciar que el Gobierno destinaría a Melilla 25 millones de euros del fondo no reembolsable tras cambiar de criterio en el reparto entre las diferentes autonomías.
Sin embargo, el propio presidente melillense reconoció que, en un momento dado, durante la comparecencia, tuvo problemas: “Me descoordiné totalmente por una medicación”, aclaró como “una cosa personal” y sin afán de que constara en acta, sino simplemente para que el portavoz popular se quedara “tranquilo”.
“Jamás me he caído por las calles ni me he metido ninguna cosa extraña. Ni siquiera he fumado un canuto en mi vida”, aclaró De Castro, que segundos antes también había puntualizado que nunca lo habían metido “en un coche como una cuba” ni le habían acusado de nada.
Marín, por su parte, consideró que tras esa “lamentable intervención” de De Castro, debería “haber pedido disculpas por el bochornoso y lamentable espectáculo que dio” y “presentar de manera inmediata su dimisión” como presidente de la Ciudad, “demostrando con creces no ser digno representante de los melillenses” y convirtiéndose “en la vergüenza de Melilla”.
En opinión de Marín, De Castro “culminó” con aquella comparecencia su “desastrosa, caótica y temeraria intervención” en la pandemia, “compareciendo como una cubra en la sala de prensa oficial de la Ciudad Autónoma, para bochorno y estupor de los melillenses que asistieron atónicos a semejante espectáculo”.

Tensión en el Pleno
Esta cuestión provocó los minutos de mayor tensión durante la celebración del Pleno de Control, cuando la vicepresidenta primera de la Asamblea, Dunia Almansouri, pidió a Marín que retirara el término “ir como una cuba” cuando éste lo pronunció durante su intervención por segunda vez, después de no haber puesto ninguna objeción minutos antes, en la primera, en el turno de palabra anterior.
Tras la negativa de Marín a retirarlo por considerar que no era un insulto, Almansouri instó al secretario a que no constara en acta porque “es un error que consten términos que descalifiquen a un miembro de la Asamblea” y, ante las protestas del portavoz popular, le llamó al orden dos veces.
Cuando esta decisión le fue reprochada por la bancada popular, la vicepresidenta reaccionó diciendo que tenía potestad para ello en virtud del Reglamento “si un término va en contra del decoro de la Cámara”, al tiempo que pidió que constara en acta la negativa de Marín a que se retiraran sus palabras.
Este momento de tensión también provocó una llamada al orden al vicepresidente segundo de la Asamblea, el popular Daniel Conesa, y terminó con el reproche de Almansouri a los diputados del PP por no conocer el Reglamento, y el rechazo de la vicepresidenta a una observancia al Reglamento por parte de su propio partido, CPM, por no precisar el artículo.