www.melillahoy.es
Mohamed Mohamed Mohand, Sabrina Moh y Omar Haouari
Ampliar
Mohamed Mohamed Mohand, Sabrina Moh y Omar Haouari

Marín, ante la negativa de De Castro sobre “el triunvirato” Mohand-Moh-Haouari: “Nuestras fuentes son del PP y del PSOE”

De Castro negó que lo hubiera dicho en la Conferencia de Presidentes, como le afeó el PP

domingo 28 de junio de 2020, 04:00h
El secretario general del PP de Melilla, Miguel Marín, se reiteró ayer en que el presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, se quejó públicamente en una Conferencia de Presidentes del consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, y el director territorial del Ingesa, Omar Haouari, a quienes supuestamente se refirió como un “triunvirato” que lo dejaban al margen de la gestión de la pandemia.

De Castro, en el Pleno de Control al Gobierno, lo negó en su réplica: “Usted no estaba allí. Es mentira. No estaban todos los presidentes. Estaban todos, pero no se dijo eso”, respondió De Castro ante la insistencia de Marín, que ayer, nuevamente, se refirió a este asunto al afirmar que el presidente melillense “volvió a mentir sin ningún tipo de rubor”.
“Nuestras fuentes son del PP y del PSOE”, apuntó el dirigente popular, que agregó: “En el Gobierno actual hay consejeros que conocen perfectamente la deplorable y vergonzosa actuación de De Castro en esa Conferencia de Presidentes. No es que lo diga yo, es que hay consejeros que saben y conocen esa pésima intervención de De Castro”. Por ello, criticó que el presidente de la Ciudad Autónoma, “en vez de reconocerlo y decir que se había equivocado, miente negando lo que allí dijo”.

Críticas a De Castro
Marín incidió en otras de las críticas que ya expuso en el Pleno de Control sobre la gestión del coronavirus y dejó claro que no iban dirigidas a la labor del consejero de Salud Pública al frente de la crisis sanitaria, sino a De Castro “por su manifiesta incompetencia, incapacidad, irresponsabilidad y temeridad” en diferentes actuaciones.
Entre ellas, mencionó la paralización de 6.000 test rápidos “cuando tanta falta hacía a los profesionales que combatían la crisis sanitaria”; la compra de “15.000 mascarillas falsas” pese a la advertencia del consejero de Salud Pública “de que no cumplían los requisitos mínimos que garanticen su eficacia”; “decir que en Melilla había material de sobra cuando faltaban en todos los sitios” o “decirle a la ministra de Defensa que se llevara el buque hospital porque en Melilla no era necesario”.
Según Miguel Marín, se trata de “una crítica objetiva” y evidencia que “De Castro se ha convertido en un peligro público para la ciudad” porque “está haciendo un daño irreparable a la ciudad”.