www.melillahoy.es
Gaviotas de pico rojo junto a su principal enemigo, la gaviota patiamarilla
Ampliar
Gaviotas de pico rojo junto a su principal enemigo, la gaviota patiamarilla

Melilla prepara un plan de protección de la gaviota de pico rojo en claro riesgo de desaparición

En la última campaña, sólo han prosperado 69 polluelos de 132 nidos en Melilla, mientras que las cifras en el exterior son aún más catastróficas

viernes 10 de julio de 2020, 19:39h
El viceconsejero de Recursos Hídricos, Energías Renovables y Políticas Ambientales, Francisco Vizcaíno, anunció ayer que la Ciudad Autónoma va a poner en marcha una serie de actuaciones para proteger a la gaviota de pico rojo y evitar su extinción, a la vista del resultado de la última campaña de anidamiento con sólo 69 nacimientos en 132 nidos en Melilla, y apenas cinco polluelos en cada una de las nidificaciones registradas en Chafarinas, Alborán y Ceuta.
Francisco Vizcaino, viceconsejero de Medio Ambiente
Francisco Vizcaino, viceconsejero de Medio Ambiente (Foto: Guelaya)
En rueda de prensa, Vizcaino afirmó que los resultados del último estudio que se ha realizado sobre la presencia y la nidificación de la gaviota de pico rojo, también llamada Gaviota de Audouin, en la zona de Melilla, Ceuta, Isla de Alborán, Peñón de Alhucemas y Chafarinas “son bastantes desastrosos”.

Asó, en la colonia de Ceuta, del total de nidos, sólo han prosperado unos cinco polluelos, los mismos que en Chafarinas, Alborán y Alhucemas, y la única campaña de nidificación “que se ha salvado en condiciones ha sido la de Melilla, que de los 132 niños que se han creado, han prosperado 69 pollos”.

Explicó que la colonia melillense de gaviotas de pico rojo se ubica en el acantilado del cuartel Capitán Arena, y añade que en esta ocasión el número de nidos en la ciudad ha sido inferior al de otros años porque se ha producido “una reducción en el número de parejas de gaviotas de hasta un 40%”.

Vizcaino señala que la melillense ha sido la colonia que “mejores resultados ha dado” en esta campaña, y afirma que “este año tan desastroso en esta demarcación marina del Estrecho y Alborán, nos ha puesto en aviso para buscar medidas para que en años venideros la gaviota siga anidando en distintos espacios naturales y no desaparezca”. Recuerda que la Audouin es una especie protegida y anuncia que se está trabajando para presentar cuanto antes, antes del fin del verano, un plan de conservación que está diseñando la Consejería de Medio Ambiente y que deberá pasar por pleno para su ratificación y puesta en marcha.

El viceconsejero aplaudió las medidas que se han adoptado por parte de las autoridades militares, en especial en el acuartelamiento Capitán Arenas, como núcleo de la colonia melillense, para compatibilizar las actividades castrenses en las instalaciones con la conservación de una gaviota “tan vulnerable” como se cataloga a la de pico rojo.

En el plan de conservación, que incluirá también el papel que viene desempeñando la Comandancia General en el este fin común, se recogerán medidas como “evitar que en la zona de nidos entre algún tipo de depredador mamífero que a veces andan en manada o entren personas que no cuenten con permiso, sino sólo personas con la autorización de la Consejería y de las autoridades militares para al estudio y seguimiento de la colonia”.

Descarta que se pueda llevar a cabo alguna operación de cría en cautividad, porque “la gaviota de pico rojo es un ave muy peculiar y si se siente vulnerable, no combate por su territorio de nidificación, sino que se marcha a buscar otros espacios”. Añadió que también soportan la cada vez mayor presión de la gaviota de pata amarilla que prolifera cada vez más en la ciudad. Dado que en Melilla se encuentra el grupo más numeroso de pico rojo y donde más polluelos han prosperado, “hay que seguir actuando para que en la ciudad estén mejor y la colonia esté protegida”.

Gaviota de pico rojo
La Gaviota de Audouin (Larus audouinii), según recoge la web SEO BirdLife, es muy escasa y rara. Es una especie restringida a la cuenca del Mediterráneo. En nuestro país contaba en los años sesenta del pasado siglo apenas con unos cientos de parejas, si bien a partir de los años ochenta, en que comenzó a colonizar diversos enclaves litorales, ha experimentado un significativo incremento de sus efectivos, hasta el punto de considerarse a la población española como la más importante a nivel mundial en la actualidad.