www.melillahoy.es
Imagen de la misiva escrita por Malak Boukichou, la niña melillense, de tan solo 11 años
Imagen de la misiva escrita por Malak Boukichou, la niña melillense, de tan solo 11 años

SOS de una niña melillense diabética de 11 años atrapada en Marruecos

"Exijo un pasillo humanitario. Para volver a Meilla hay que ir hasta Fancia y pagar ánalisis del Covid-19, y no tenemos dinero ni para comer”, afirma Malak Boukichou

viernes 10 de julio de 2020, 20:10h
La situación sigue siendo insostenible para los cientos de melillenses que continúan bloqueados en Marruecos desde que este país cerrada su fronteras el 14 de marzo de 2020 por la pandemia del coronavirus. Entre ellos se encuentra Malak Boukichou, una niña melillense diabética de 11 años, atrapada con su familia y que ha redactado una carta de desesperación para pedir un pasillo humanitario que les permita volver a Melilla y regresar a casa para seguir tomando su medicación.
Esta es la misiva que la pequeña ha hecho llegar a MELILLA HOY y que titula Atrapada en Marruecos: “Hola, me llamo Malak Boukichou y tengo 11 años. Soy una de las personas atrapadas en Marruecos, junto a mi familia. Ahora mismo estoy en casa de mis abuelos. En mi caso soy diabética y necesito insulinas y controles médicos, y además ya se me han pasado las citas de revisiones de riñones, ojos y vacunas”, explica.
También señala que es cierto que en Marruecos “hay insulinas,“pero no son las mismas y producen otros efectos”. En cualquier caso, “si hubiera la misma marca no se podrían pagar y a parte de eso necesito sensores que utilizo uno cada dos semanas, agujas que utilizo siete cada día y tiritas que dependen de cada bajada y subida, pero aquí están demasiado caras y no tenemos ingresos”.
Por eso, “exijo un pasillo humanitario”, pues considera que para volver a Meilla “hay que ir hasta Fancia y pagar ánalisis del Covid-19, y no tenemos dinero ni para comer”, así que “cómo vamos a pagar todo eso”, afirma de forma desesperada esta pequeña melillense.
De igual modo, expresó su deseo de recuperar cuanto antes su vida en su ciudad y pide que se encuentren soluciones a este respecto. “Quiero volver a mi vida, a mi casa y con mis amigos. Ya no se puede aguantar más, llevo 11 años en Melilla y nunca me he quedado más de un mes fuera de la Ciudad. Quiero que España nos dé una solución.
Por todo ello, se mostró esperanzada en que este mensaje “llegue a las autoridaes de Melilla”.