www.melillahoy.es

En junio se ha dado “un preocupante repunte” en el número de denuncias por maltrato con casi una al día

Laura Segura, jefa de la Unidad contra la Violencia de Género
Laura Segura, jefa de la Unidad contra la Violencia de Género

Afirma Laura Segura, jefa de la Unidad Contra la Violencia de Género de Melilla, que “durante el confinamiento las víctimas de violencias machistas han sufrido una doble pandemia”

martes 14 de julio de 2020, 17:49h
En el mes de junio se ha dado “un preocupante e importante repunte del número de denuncias por violencia de género” al registrarse un total del 29, “casi una por día”, según ha detallado la jefa de la Unidad Contra la Violencia de Género de la Delegación del Gobierno, Laura Segura, que afirma además que a medida que se han ido superando las fases de desescalada ha ido aumentando el número de denuncias, y es que asegura que durante el confinamiento las víctimas de maltrato “han sufrido una doble pandemia”.
En rueda de prensa, Segura ha realizado un balance de la situación de la Violencia de Género durante el periodo de Estado de Alarma y a día de hoy, utilizando información de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, los Boletines Estadístico de abril y mayo y los datos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Aseguró la jefa de la Unidad Contra la Violencia de Género de la Delegación del Gobierno que durante el confinamiento, las mujeres víctimas de maltrato han vivido “una doble pandemia, en especial en los momentos de mayor restricción de movimiento” al tener que convivir más horas con su maltratador.

Afirmó que desde que se decretó el Estado de Alarma el Gobierno “se ha volcado en dar respuesta a esta situación, intentando prevenir, actuar y minimizar las consecuencias negativas que el confinamiento pudiera estar teniendo en la vida de muchas mujeres e hijos y afrontar las situaciones de violencia a través de un Plan de Contingencia Contra la Violencia de Género”, apuntó.

Comentó que este Plan “declaró esenciales y amplió los servicios de atención y protección” de las mujeres víctimas de violencia de género y que se amplió para atender a las mujeres que pudieran ser posibles “víctimas de trata, explotación sexual o mujeres vulnerables en contextos de prostitución”.

Confinamiento
Entrando en el apartado de cifras, Segura destacó que, en los meses analizados, “frente al fuerte descenso de denuncias que se produjo en la segunda quincena del mes de marzo con tan solo 6 interpuestas, a partir del día 14 hemos podido observar cómo las campañas institucionales de información sobre los servicios existentes y actualizados, parecen haber llegado a muchas mujeres que han hecho uso de los servicios de información y asesoramiento, sobre todo en el mes de abril y mayo”.
“Tras el fuerte descenso de denuncias, que entendemos que pudo deberse sobre todo al mayor control por parte de los agresores, que se vería favorecido por el aislamiento y a la situación de incertidumbre y posible inseguridad, y no a una reducción de la violencia, se ha ido observando un aumento progresivo de las denuncias, conforme se aliviaban las medidas de confinamiento”, ha relatado.

En cuanto al número de denuncias registradas en abril, se contabilizan 11, siendo éste el único mes completo que se podría analizar del período de confinamiento ocasionado por el Covidd-19. “Es de resaltar que los datos de este mes reflejaron el mismo descenso que observamos en la segunda quincena del mes de marzo, desde el momento en que se decretó el Estado de Alarma”, ha explicado.

Denuncias y llamadas
En cuanto a las llamadas al 112, Segura detalla que se registraron 11 en abril, lo que supone un descenso del 35,2% con respecto al mismo mes del 2019.

Por otro lado, hizo hincapié en que este descenso de las denuncias se contrapuso con el aumento tan importante que se registró en el mes de abril en las llamadas al 016, “lo que pone de manifiesto la utilización por parte de las mujeres de los recursos de información y asesoramiento jurídico, destacando el uso de los servicios silenciosos”.

Así, Melilla presentó el mayor incremento en términos relativos en el número de llamadas de toda España “con un 280%”, y es que se recibieron 19 llamadas en abril de 2020 frente a 5 llamadas en abril del pasado año, pero que se han reducido el mes siguiente.

En mayo, junto a la desescalada, volvió a crecer el número de denuncias, aunque “siguió siendo menor de la media que se venía observando”, explicó Segura que apunta que en mayo se registraron un total de 19 denuncias.

En cuanto a junio, “se ha dado un preocupante e importante repunte del número de denuncias por violencia de género siendo un total de 29 las denuncias formuladas, es decir, prácticamente una denuncia diaria”, explicó, al tiempo que destacó el incremento de los niveles de riesgos arrojados por VioGén, “aumentando el número de casos de riesgo alto e incluso, extremo”.
“En lo que va de mes de julio se contabilizan 15 denuncias, siguiendo la tendencia alcista iniciada en el mes de mayo”, señaló Laura Segura e indica que “nos encontramos con 165 casos activos en VioGén, de los cuales seis ofrecen un riesgo alto y 28 de riesgo medio, siendo el resto de riesgo bajo o no apreciado”.
“Nos estamos encontrando con riesgos más altos de lo que venían siendo lo habitual, lo que supone una especial atención por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, puesto que estos casos suponen una protección permanente y a mayor nivel y valoraciones del riesgo más continuas, así como de mayor control de movimientos del agresor”, ha comentado.

Información y asesoramiento
Segura ha hecho un análisis del uso de los servicios estatales existentes en violencia de género en Melilla y de los datos aportados por el Boletín Estadístico Mensual correspondiente al mes de mayo publicado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, de los cuales ha destacado cuestiones como que desde la puesta en marcha del 016, el Servicio Telefónico de información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género en septiembre de 2007 y hasta el 31 de mayo de 2020, se han recibido en Melilla 1541 llamadas pertinentes.

Además, desde el 1 de enero y hasta el 31 de mayo de este año se han recibido 46 llamadas, lo que supone un 48,3 % más con respecto al mismo período del año 2019 en el que se registraron 31 llamadas. Durante el mes de mayo del presente año se han recibido 8 llamadas pertinentes frente a las 9 registradas en mayo de 2019, así como un 57,8 % menos que el pasado mes de abril con 19 llamadas.

Por persona que efectúa la llamada, durante el mes de mayo, el 87,5% fueron efectuadas por la propia usuaria (7 de 8), lo que supone un aumento del 40% con respecto a mayo de 2019 con 5 llamadas por la usuaria, y el 12,5% de las llamadas fueron efectuadas por familiares o personas allegadas (1 llamada) lo que supone un descenso del 75 % con respecto a mayo del año 2019 -con 4 llamadas-.

ATENPRO y Protección
Siguiendo con datos y comparativas, en lo que se refiere al número de altas en el Servicio telefónico de Atención y Protección para víctimas de violencia de género (ATENPRO) desde 2005 y hasta el 31 de mayo de este año ha sido de 174.

En mayo se han registrado dos bajas, siendo 13 las usuarias de ATENPRO en la ciudad, pero se ha dado un incremento de 62,5% con respecto a mayo de 2019, momento en el que eran 8 las usuarias de este servicio.

Con respecto al número de mujeres con protección policial, es decir casos activos con nivel de riesgo apreciado, a 31 de mayo de este año fue de 84, lo que implica un leve aumento del 1,2 % con respecto al mes de abril, en que se contaba con 83 y del 16,6% con respecto a mayo de 2019 en que se contaba con 72 mujeres con protección, según detalló



Melilla necesita un nuevo piso de acogida
“En las casas de acogida y el piso tutelado se han registrado desde que se decretó el estado de alarma 6 nuevos ingresos con un total de 7 menores. A su vez están siendo atendidas en otros recursos mujeres que han podido ser víctimas de otras formas de violencia de género”, ha relatado.

Dijo que tanto la casa como el piso de acogida de mujeres víctimas de violencia de género se encuentran actualmente con una ocupación del cien por cien, con sus 16 y 17 plazas, respectivamente, cubiertas. En cuanto al recurso habitacional habilitado en la pandemia, actualmente atiende a 12 mujeres y niños.

Mantiene que por la situación de alto riesgo en la que se encuentran, “hay mujeres que podrán haber sido trasladadas a centros de la península, pero no han querido, porque prefieren estar con sus familias en la ciudad”. También indica que Melilla precisa de un nuevo piso de acogida para poder seguir dando respuesta a nuevas situaciones y otro tipo de violencia machista que no es solo la física. En este sentido, recordó que la Consejería de Igualdad ya ha anunciado que trabaja en llevar a buen puerto esta iniciativa.

La concienciación e implicación de la sociedad es fundamental
“La situación derivada de la crisis del Covid-19 conlleva que haya mujeres en situación de gran vulnerabilidad, aspecto en el estamos trabajando puesto que están expuestas a situaciones de riesgo no sólo en lo que se refiere a la violencia de género según la ley integral, si no en otras formas de violencias de género”, advirtió Laura Segura.

Como contrapartida, Laura Segura pone en valor que se ha observado un aumento en la implicación y concienciación del resto de la ciudadanía “que se refleja en el aumento de las llamadas a los servicios de información y acompañamiento por parte familiares o personas allegadas, sobre todo en los momentos de mayores restricciones de movilidad”.

En cualquier caso, “debemos seguir haciendo un llamamiento a la implicación del resto de la ciudadanía y a la detección y prevención, y este aspecto es clave, y en ello debemos seguir trabajando haciendo entender a la ciudadanía que el peso de las denuncias no puede caer solo sobre las víctimas, que todos tenemos que tomar parte en la lucha contra la violencia de género y denunciar cuando tengamos conocimiento de que se está produciendo una situación de violencia”, ha recalcado.
“Desde las instituciones somos conscientes de la necesidad, en estos momentos complicados, de facilitar protección, respuestas y asistencia a las mujeres si deciden salir de las situaciones de violencia ahora que han pasado esta prueba de fuego que ha sido el confinamiento, a través o no de un procedimiento judicial, y más en esta situación en la que las dificultades económicas se ven agravadas”, añadió.
En junio se ha dado “un preocupante repunte” en el número de denuncias por maltrato con casi una al día