www.melillahoy.es
La frontera de Melilla debe esperar más: la UE saca a Marruecos de la lista autorizada de países a los que abre sus puertas
Ampliar

La frontera de Melilla debe esperar más: la UE saca a Marruecos de la lista autorizada de países a los que abre sus puertas

Se trata de la tercera revisión desde que los Estados miembros acordaran la lista, dado los casos que se están registrando en el vecino país

domingo 09 de agosto de 2020, 03:00h
La Unión Europea ha sacado este viernes a Marruecos de la reducida lista de países terceros a los que abrió su frontera exterior el pasado mes de julio al considerar que no representaban un riesgo añadido a la propagación del coronavirus, con lo que el grupo de destinos autorizados queda limitado a once países. La negativa evolución epidemiológica del país vecino ha provocado que los 27 países miembros de la UE decidan que los marroquíes no podrán cruzar las fronteras a Europa. La medida no ayuda a la reapertura de fronteras de Melilla y Ceuta, que esperan los bloqueados a uno y otro lado y desean también las personas que vivían de la economía que originaba este tránsito o aquellos que tienen familiares a este y al otro lado de la verja. La situación del Covid-19 no es favorable de momento.
Así lo han decidido los Veintisiete en la revisión periódica que realizan de esta lista a partir de criterios epidemiológicos y cuya modificación tiene efecto a partir del sábado, 8 de agosto. Se trata de la tercera revisión desde que los Estados miembros acordaran la lista: antes habían sacado de la misma a Serbia, Montenegro en una primera actualización y a Argelia en la segunda.

De este modo, los socios comunitarios están llamados a retomar gradualmente el tránsito con Australia, Canadá, Japón Nueva Zelanda, Ruanda, Corea del Sur, Tailandia, Túnez, Uruguay, Georgia y China. En el caso de China, el paso está condicionado al principio de la reciprocidad.

El bloque acordó una primera lista de quince países a los que abrirse progresivamente a partir del 1 de julio, pero ya entonces varios socios hicieron notar que se trataba de una "recomendación" y no de una obligación para los Estados miembro. Tras varias semanas de negociación complicada, los 27 fijaron una primera lista con la condición de que sería revisada cada dos semanas, de modo que se pudiera ajustar periódicamente a la situación sanitaria cambiante y garantizar que sólo se incluyeran destinos con una situación epidemiológica igual o mejor que la registrada en la UE.

Al margen de esta docena de países, los 27 se comprometieron --y mantienen-- que los residentes de Andorra, Mónaco, San Marino y el Vaticano deben ser considerados como residentes de la Unión Europea en lo que se refiere al paso fronterizo y por tanto beneficiarse de la misma libertad de movimiento.

Además, la frontera común también deberá permanecer abierta para viajeros procedentes de países no autorizados si son ciudadanos europeos o miembros de su familia, residentes de larga estancia en la UE y sus familias o personas con funciones o necesidades esenciales como, por ejemplo, personal sanitario.

Revisiones regulares
La revisión de la lista de países terceros cuyo tránsito está permitido se realiza regularmente y debe seguir criterios científicos y epidemiológicos. En concreto, el consenso de la UE debe apoyarse en el número de infecciones por cada 100.000 habitantes durante las dos semanas previas, en la tendencia de nuevos casos durante el mismo periodo en los catorce días anteriores y la capacidad de esos países para trazar, contener y tratar posibles nuevos brotes.

De este modo, se abrió la frontera a países en donde teniendo en cuenta los datos epidemiológicos reunidos por el Centro Europeo para la Prevención de Enfermedades (ECDR) se pudiera concluir que la pandemia se encontraba en niveles iguales o por debajo del nivel de infecciones en la UE.

Así las cosas, quedaron fuera desde la primera fase países como Estados Unidos, Rusia, Brasil o Argentina, cuya situación epidemiológica no da garantías, pero también la mayoría de los Balcanes occidentales pese a que la Comisión Europea pidió que se les incluyera. Tampoco aparecieron otros países con niveles de infección similares a la UE, como Cuba, Costa Rica, Nicaragua o Venezuela.