www.melillahoy.es
El vocal de Comunicación de la FAMPA, Joan Casares
El vocal de Comunicación de la FAMPA, Joan Casares

La FAMPA deja claro que la apertura de los colegios no tiene relación directa con la situación epidemiológica

Explican que lo que puede frenar la vuelta al cole es un decreto de emergencia y la publicación de una resolución en el BOE

miércoles 09 de septiembre de 2020, 00:30h
La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAMPA) se reunió el lunes con el director provincial, Juan Ángel Berbel, para hablar sobre la posibilidad de que se retrasase la vuelta al colegio, tan pedida por las AMPA y los padres, debido al miedo y la situación epidemiológica de Melilla. Aunque Berbel dejó claro que el miedo seguirá estando dentro de 15 días y que la apertura de los colegios no tiene relación directa con el incremento de contagios. La FAMPA explica que lo único que podría detener la vuelta al cole sería un decreto de emergencia y una publicación de la resolución en el BOE.
Joan Casares, vocal de Comunicación de la FAMPA explicó a este Diario que se hicieron eco de que los centros aún no tenían el material médico-sanitario suficiente como mascarillas o los Equipos de Protección Individual (EPIS), pero Berbel les informó de que los están recogiendo los directores y equipos directorios del propio Ministerio y habrá “material suficiente”.

En cuanto a la contratación de personal, expresó que les habían comentado que aún ni habían llamado a todos los técnicos de Infantil y el director provincial señaló que todo el personal que tiene que empezar hoy está disponible incluyendo a los 30 auxiliares de enfermería que se han contratado porque “se había intentado contratar a 10 enfermeras, pero no las hay”.

Sobre las quejas de la comunidad educativa sobre que los centros no se habían desinfectado, Berbel remarcó que sí se han desinfectado con productos homologados y que tienen su certificación.

Respecto a los test rápidos a docentes, el vocal de la FAMPA señaló que le preguntaron a Berbel cuántos fueron y en qué colegios respondiéndoles que no lo podía comunicar por la Ley de Protección de Datos. Añadió que se habían hecho test rápidos, y los que habían dado positivo se les había hecho los PCR y habían salido dos falsos positivos menos uno, pero “tampoco es un positivo claro por lo que le han repetido la prueba”. “Tenemos un positivo que puede ser un falso positivo, es tranquilizador y las redes sociales no ayudan en estos casos”, remarcó.

Para paliar el problema de los padres trabajadores, Casares expuso que se han creado aulas de conciliación con horario de 8:45 a 14:15 horas donde habrá un máximo de 15 alumnos con dos adultos por aula, las actividades serán lúdicas y “se deberían de abrir tantas aulas como fuesen necesarias”.
“El problema es que hay centros que no tienen espacio para más de una o dos aulas, están buscando soluciones con la Ciudad buscando locales”, sostuvo.

Respecto a las aglomeraciones en las entradas y salidas en los centros educativos, Berbel contó a la FAMPA que han pedido ayuda a la Ciudad Autónoma para que haya agentes de movilidad en la puerta en tres tramos horarios: a la entrada de 8:00 a 9:00 horas, de 11:00 a 12:00 horas para el intercambio y de 14:00 a 15:00 horas para las salidas.

“Que piensen en la educación de sus hijos”
Joan Casares explicó que ha estado en contacto con un grupo de padres que actúan por chat, que no tienen AMPA, y que estaban recogiendo firmas para no empezar el colegio porque no van a llevar a sus hijos. Hizo hincapié en que no comparten esa opinión, pero “están en su derecho, si necesitan ayuda se la vamos ofrecer, aunque lo mejor es que acudan al colegio y recordarlos que no todo se puede hacer de forma telemática porque los profesores ya hacen más horas lectivas”.

El vocal de Comunicación de la FAMPA cree que hay que pensar en la educación de los niños, pero respetan “ese miedo insuperable debido a que la protección de los hijos pertenece a los padres, pero el retraso lectivo es grave para ellos”.