www.melillahoy.es

Rojas traslada a De Castro su malestar por la carta en la que acusa a la delegada del Gobierno de mentir

Gloria Rojas, vicepresidenta de la Ciudad y secretaria general del PSOE de Melilla
Gloria Rojas, vicepresidenta de la Ciudad y secretaria general del PSOE de Melilla

Afirma que este hecho no debe verse como la constatación de una falta de entendimiento entre Delegación y la Ciudad

viernes 11 de septiembre de 2020, 21:10h
La vicepresidenta primera de la Ciudad y secretaria general el PSOE en Melilla, Gloria Rojas, reconoció ayer su disconformidad con la carta pública del presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, en la que acusa a la delegada del Gobierno, Sabrina Moh de mentir. Así afirma que se lo ha trasladado al propio De Castro, porque entiende que “no es la forma más correcta” para dirigirse a Sabrina Moh, pero también señala que este hecho no demuestra una falta de entendimiento entre instituciones.
En rueda de prensa, Rojas aseguró que Daniel Conesa (PP) suele hacer “declaraciones muy elocuentes”, en especial cuando la instó a salir a defender a la delegada del Gobierno después de que el presidente de la Ciudad, en una cara pública, la acusara de mentir en relación a usar el fuerte de Rostrogordo como centro covid para los inmigrantes del CETI. Conesa añadía que si Rojas no salía al paso de estas acusaciones, el PSOE habría perdido su dignidad y tendría que salir del Gobierno tripartito.

Carta
“Esa carta no me gusta”, reconoció Rojas y así afírma que se lo trasladó al propio presidente Eduardo de Castro cuando se publicó el escrito, porque “no me parece que sea la forma correcta de dirigirse a ella”.

Asegura la también secretaria general del PSOE en Melilla que la “entrega de servicio público que tiene Sabrina Moh es incuestionable” y afirma que es “una gran persona, y una gran profesional, y que desde la Delegación del Gobierno lo que hace es intentar mejorar la calidad de vida de los melillenses con la máxima colaboración con el Gobierno de España”.

Reiteró que no le gustó la carta, “porque no me parece que sea la forma más correcta de comunicarse con la delegada y así se lo dije a De Castro porque soy una persona clara y directa”, aunque la vicepresidenta prefirió no dar a conocer la respuesta del presidente de la Ciudad porque “fue una conversación privada”.
“No me gusta lo que ha ocurrido con la carta y no me gusta este proceder del presidente, esa forma de hacer las cosas, pero eso no significa que no haya relación con la Delegación, porque -insistió-, el único objetivo que se busca es ayudar a la ciudad de Melilla por parte de ambas administraciones, ayudar a pasar esto (crisis del coronavirus) y poder hacer grandes proyectos que teníamos pensado”.

No entró en la polémica de si la delegada y De Castro hablaron antes o después de la Conferencia de Presidentes sobre la posibilidad de usar el centro de Rostrogordo como centro covid para el CETI, pero sí aseguró que ella sí habla “constantemente con Sabrina Moh y no solo como PSOE, sino como amiga y como vicepresidenta de la Ciudad”.




Falta de comunicación
Negó que este encontronazo entre el presidente de la Ciudad y la delegada del Gobierno venga a constatar una falta de comunicación entre ambas administraciones, porque afirma que la relación es fluida, e hizo hincapié en que el objetivo tanto de la Delegación del Gobierno como del Gobierno de la Ciudad “es ayudar a los melillenses en todo lo que sea posibles, en especial en la situación en la que estamos, que es complicada”.

Un ejemplo de esta comunicación entre ambas administraciones es la colaboración que apostilla mantienen la Consejería de Educación con la Dirección Provincial, porque de no ser así “no se podría haber gestionado como se ha hecho” la vuelta al cole. “La relación entre la Consejería y el Ministerio de Educación ha sido máxima y lo será siempre, en aras a un buen comienzo de curso y de la protección de los docentes, del personal no docente y de los alumnos, porque si no hay colaboración eso sería muy complicado y la ciudadanía está viendo lo que se hace”, apostilló.