www.melillahoy.es
El consumo de combustible desde 2010 ha aumentado en Melilla “un 450% y con ello las emisiones del transporte”
Ampliar

El consumo de combustible desde 2010 ha aumentado en Melilla “un 450% y con ello las emisiones del transporte”

Así lo asegura que Guelaya, que indica que “la disminución actual se debe al cierre de la frontera con Marruecos y a la disminución de la actividad económica” por la crisis sanitaria del Covid-19

viernes 18 de septiembre de 2020, 02:25h
Guelaya-Ecologistas en Acción ha asegurado que el consumo de combustible desde 2010 ha aumentado en Melilla un 450% y con ello las emisiones del transporte. A su juicio “no se están tomando medidas en una situación de emergencia climática ni se están evaluando las que se adoptan como la ciclocalle que son positivas, pero claramente insuficientes”. La asociación ha aseverado que desde que se aprobó el Plan de movilidad sostenible en 2013 el consumo de combustible ha aumentado a pesar de que la población se ha estabilizado en los últimos cinco años. “No se ha conseguido desvincular el aumento de emisiones de la actividad económica. La disminución actual se debe al cierre de la frontera con Marruecos y a la disminución de la actividad económica” ha resaltado.
Guelaya ha señalado que la Semana Europea de la movilidad tiene dos caras. “Para la Administración es un momento de mostrar los avances del año y hacer las promesas para el año siguiente y para las entidades sociales que promovemos la movilidad sostenible es momento de reivindicar medidas y de poner los problemas encima de la mesa” ha explicado.

En opinión de los ecologistas melillenses, “no se ha conseguido disminuir las emisiones desde que existe el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) con una población estabilizada en algo más de 84.000 censados. No se ha conseguido pacificar el tráfico rodado y que nuestras calles sean más seguras para los más vulnerables, peatones y ciclistas. No se ha conseguido incrementar el número de usuarios de la COA”.

También a juicio de Guelaya “no se ha conseguido poner en valor lo publicado en el BOME del martes 12 de marzo de 2019, fruto de un largo camino de Movilidad y consensos donde solo en 10 carreteras y calles de la ciudad está permitido superar los 30 Km/h”.

La asociación ha recordado que el Pacto por la Movilidad de Melilla incluía entre sus objetivos el de “fomentar el uso racional del coche, aplicando medidas que faciliten el cambio a otros modos de transporte más sostenibles y que promuevan la inter-movilidad. ” No se han querido evaluar los resultados de las iniciativas que se han vendido políticamente como PMUS por parte de ningún Gobierno de la ciudad desde 2013, ni del anterior ni del actual” ha aseverado.

De este modo, ha indicado que el análisis de los datos sobre evolución del consumo de combustible en Melilla que les ha proporcionado la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad “no deja lugar a dudas sobre la gravedad de la falta de eficacia de las medidas desde el punto de vista de la disminución de las emisiones que según el acuerdo de Paris debe hacerse entre un 7% y un 10% anual según criterios científicos”.

Asimismo, ha asegurado que tras los descensos de consumo de combustibles y de emisiones en abril 2020 motivados por el confinamiento del COVID-19 del 67%, en junio tras varias fases de desescalada terminadas y la actividad económica casi restablecida la disminución de consumo de combustibles se limitó al 29% “que es lo que atribuimos al cierre con la frontera con Marruecos” ha recalcado.

Guelaya ha advertido que “si el Gobierno actual y los que vendrán no se toman en serio durante la próxima década que el crecimiento económico no puede suponer crecimiento de emisiones las entidades sociales tendremos que seguir el camino de denunciar ante los tribunales la inacción política ante las emergencias que afectan primero a las personas”. Por ello, ha apuntado que “solo un estudio sobre modalidades de movilidad podrá permitir evaluar lo que está realmente pasando con las medidas que desarrollan el PMUS porque en el medio plazo, no parece que solucione ni la emergencia climática, ni la violencia vial”.