www.melillahoy.es

El sindicato asegura que son 9 internos positivos en COVID y que aún no hay un protocolo específico para contagios

Imagen del Centro Penitenciario de Melilla
Imagen del Centro Penitenciario de Melilla

CSIF Prisiones pide que los PCR se hagan en la cárcel y más personal para cubrir a los funcionarios que están en cuarentena

sábado 19 de septiembre de 2020, 00:30h
Manuel Molina, delegado de CSIF en el Centro Penitenciario, explicó a este Diario que necesitan más personal para cubrir a los funcionarios que tienen que hacer cuarentena debido a que es “una empresa externa la que valora si les hace el PCR o no”. Señaló que cuando comienzan la cuarentena, se dan de baja y su puesto no se cubre, por ello, se deberían de hacer las pruebas en la cárcel para que la cuarentena se reduzca si dan negativo. Molina asegura que 9 internos dieron positivo en COVID y que aún no hay un protocolo específico para contagios.
Según el delegado de CSIF Prisiones, Manuel Molina, la situación en la cárcel respecto al COVID está “controlada” porque solo se dieron 9 positivos y se encuentran aislados en enfermería y en el módulo de régimen cerrado.

Desde el sindicato demandan que, para proteger a los funcionarios y restos de internos de la cárcel, se haga un protocolo de actuación para saber cómo se tiene que actuar en cada momento, instrucciones para evitar cualquier tipo de contagio y más medios personales.

Molina expresa que lo que no puede ser que un funcionario que ha estado en contacto estrecho con un positivo se le mande a casa en cuarentena de 15 días “cuando se puede solucionar con una prueba PCR a los dos o tres días para saber si es positivo y si da negativo volver al trabajo, pero no mandar a casa sin saber si lo tiene y que se haga un PCR por su cuenta”.

Detalló que hay 170 funcionarios en el Centro Penitenciario, aunque “entre las cuarentenas, la tensión que se genera de no tener pruebas e incluso anímicamente se da de baja por temor a contagio porque no saben si sus compañeros son positivos o no”.

Sobre por qué no se hace PCR, según la Dirección tiene que hacerlo una empresa que está ligada a la Secretaría general y es la que tiene que valorar si hacerla o no.

Cuando Molina hizo los ingresos a los 33 internos que vinieron del CETI, cuenta que estuvo en contacto estrecho con ellos y nadie le informó del posible contagio, “venían del CETI que era foco de contagio, alguno lo trajo, nadie me dijo lo que tenía que hacer ni a mi compañero, estuvimos en cuarentena y cuando dieron positivo me entró la intranquilidad, me tuve que hacer a PCR por mi cuenta y tuve que luchar para que me la hiciesen porque no tenia síntomas”.

Propone un protocolo especifico para los funcionarios de prisiones porque están en contacto con 9 positivos, al menos los que trabajan con ellos, hay que darles de comer, subirlos, tienen que ir a las duchas, etc.

Molina pide que si hay alguna incidencia en el mismo centro le hagan la PCR y no tener que acudir a una entidad externa que valore si hacerla o no. También, quieren ver cómo se controla con los 9 positivos y sino avanza más, está controlado, y esperan que no se contagie ningún interno de otros módulos.

Indicó que los vis a vis se suspendieron, pero los permisos no y puede ser “un posible foco de infección a su regreso, aunque se guarde la cuarentena, no sabemos el interno los días que ha estado fuera la relación que ha tenido y mas ahora con la situación actual en Melilla”.

El delegado de CSIF asevera que tampoco se les hace un test rápido cuando vuelven de permiso, pero “lo suyo es que ahora como esta la situación no es muy conveniente que estén por ahí teniendo que volver a la cárcel”.

Más plantilla para evitar fugas
CSIF Prisiones expone que hay falta de personal porque cuando se produjo la fuga de uno de los internos, todos los compañeros estaban en su puesto de trabajo, “con las cuarentenas falta personal y si hubiera habido alguien más en el módulo se podría haber evitado”. Además, de que cree que hay que revisar las zonas vulnerables de la prisión porque “si ha conseguido darse a la fuga, algo ha fallado y se tiene que solucionar”.

Manuel Molina quiso resaltar la profesionalidad de los funcionarios que ese día estaban trabajando en el modulo cuando el interno se dio a la fuga porque “estaban en su puesto de trabajo y desarrollando su labor lo mejor que podían”.