www.melillahoy.es

El PP critica con dureza que el presidente de la Ciudad no se haya situado al frente de la crisis por la que atraviesa Melilla

El PP critica que De Castro se marchara a Sevilla
El PP critica que De Castro se marchara a Sevilla

Señalan que desde el inició de la pandemia el Gobierno de la Ciudad solo ha incurrido en contradicciones y contraórdenes

sábado 17 de octubre de 2020, 21:16h
Desde el Partido Popular de Melilla se critica “con dureza” la falta de liderazgo de Eduardo de Castro y el hecho de que el presidente de la Ciudad Autónoma no se haya situado “al frente de un gabinete de crisis para gestionar la crisis” del coronavirus y sus consecuencias económicas”. Señalan que en estos meses ha quedado de manifiesto la desunión de los tres socios del gobierno (PSOE, CPM y Eduardo de Castro) y la falta de rumbo.
Fuentes del Partido Popular manifiestan a este Diario que las últimas medidas que se han adoptado para frenar los contagios del covid, entre las que se incluye el cierre de la hostelería durante quince días, son “drásticas y muy dolorosas, pero ante una situación tan delicada, los populares no vamos a contribuir a la crispación ni vamos a acompañar ninguna concentración o manifestación, porque nuestro interés máximo es que, por encima de todo, se pueda doblegar la curva de contagios y restaurar la salud y seguridad de los melillenses”.

No obstante, “no podemos dejar de lamentarnos que en este fin de semana el presidente de la Ciudad esté asunte físicamente de Melilla y no nos sirve de nada el tema telemático, porque estamos en un momento de crisis absoluta, encabezando todas las luces rojas de todo el territorio nacional por los contagios”.

No entienden que se haya llegado a esta situación, “porque Melilla no es Madrid o Navarra, sino una ciudad de un limitado espacio geográfico que tendría que haber sido diligentemente controlado y perimetrado desde el punto de vista de la vigilancia y la seguridad”.

Entienden los populares que todo esto pueda ser también consecuencia de la “correlación de órdenes, contraórdenes, contradicciones y enfrentamientos que se han venido viviendo en el seno del Gobierno de la Ciudad desde el inicio de la pandemia”. Un ejemplo de esa falta de acuerdo y entendimiento fue lo que ocurrió con la recomendación del consejero de Salud Pública de solicitar la declaración del estado de alarma, algo que “generó cierta preocupación entre los melillenses”, pero que lo justificó alegando que serviría como “una herramienta para tener un paraguas jurídico desde el que controlar” la aparición de brotes. Indica el PP que ni esta medida se llevó a cabo, ni ninguna otra durante semanas. En este tiempo “nos hemos encontrado desprovistos de herramientas y medidas que no se han adoptado para controlar la pandemia y todo ello nos ha llevado a la situación actual”.

Falta de coordinación
Manifiestan que frente a esta “inacción temeraria” del Gobierno, se encuentra el trabajo que vienen desarrollando “muchos y buenos profesionales tanto de INGESA como de Salud Pública y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, entre otros muchos, que se dejan la piel en su labor”.

Pero esta actitud del Ejecutivo local, a la que se suma la “falta de cooperación y colaboración institucional”, provoca que “las directrices que se marcan desde arriba sean titubeantes e incluso contradictorias en algunos momentos, porque la última palabra la tiene el presidente de la Ciudad y todos sabemos el gran enfrentamiento que mantiene no sólo con el consejero de Salud Pública, sino con medio mundo, y por eso ocurren las cosas que ocurren”.

Falta de liderazgo
Por este motivo el PP “critica con dureza” que el presidente de la Ciudad “no se sitúe al frente de un gabinete de crisis ante una situación tan dramática como la que estamos atravesando, que somos el farolillo rojo de España y Europa, cuando se trata de una ciudad de 13 kilómetros cuadrados, algo que no se explica”.

No se entiende, insisten los populares “cómo no se han podido poner los medios, de forma coordinada, para poder evitar llegar a la situación tan preocupante en la que estamos, porque no nos podemos comparar con Madrid”. Todo esto es el resultado de “cuando no hay un mando unido, coordinado, cohesionado y con un liderazgo para pelear contra un enemigo tan fuerte, difuso y complicado”, concluyen.