www.melillahoy.es
Una de las estrategias donde Málaga centró su atención fue en el conocimiento y la universidad, y “crear oportunidades” para evitar que el talento se marche fuera, un objetivo que también permite atraer talento de fuera
Ampliar
Una de las estrategias donde Málaga centró su atención fue en el conocimiento y la universidad, y “crear oportunidades” para evitar que el talento se marche fuera, un objetivo que también permite atraer talento de fuera

Francisco de la Torre: “La educación es el elemento clave para cualquier plan estratégico”

Uno de los ejes del plan que desarrolló Málaga fue utilizar la cultura como “un punto de fortaleza” y convertirla en una ciudad de captación de talento, algo que “siempre busca una oferta variada y competitiva”

martes 24 de noviembre de 2020, 23:02h
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, fue ayer uno de los protagonistas en las Jornadas de Lanzamiento del Plan Estratégico de Melilla, que ayer dedicó su segundo día a conocer “un caso de éxito” como es el que ha impulsado la ciudad malacitana en las últimas décadas. De la Torre repasó algunos de los ejes en los que había trabajado su ciudad en el Plan Estratégico, pero puso el acento en la educación por considerar que es “el elemento clave para todo”.
“La educación es básica en cualquier estrategia de cualquier territorio. Si tenemos un buen nivel educativo, poco fracaso escolar y un buen resultado en los informes, estamos sentando las bases de una estrategia más sólida para cualquier territorio”, aseveró De la Torre.
Además, subrayó la importancia vital que tiene la educación para la cohesión social, otro de los ingredientes clave de cualquier plan estratégico. “La auténtica igualdad social surge de una política educativa que busque la calidad educativa para todos”, aseveró De la Torre.
De la educación, explicó el alcalde de Málaga, han surgido muchas de las acciones que han puesto en marcha en el marco de su plan estratégico. Una de ellas, potenciar el tema cultural en Málaga, aprovechando su “referencia picassiana” y la casa natal de Picasso, en la Plaza de la Merced, como punto de arranque.
Uno de los ejes del plan que desarrolló Málaga, por lo tanto, fue utilizar la cultura como “un punto de fortaleza” y convertirla en una ciudad de captación de talento, algo que “siempre busca una oferta variada y competitiva”, que es algo muy importante para las empresas que se han ido instalando en Málaga, pues eso también supone calidad de vida para sus empleados.
Esta cuestión, subrayó De la Torre, es algo que él mismo pudo comprobar en una conversación casual con dos ingenieros belgas que, al encontrarse con él en el aeropuerto, no dudaron en elogiar Málaga frente a otras muchas ciudades europeas que ya habían recorrido. “Esas palabras me llegaron al corazón”, admitió el alcalde.
Por ello, una de las estrategias donde Málaga centró su atención fue en el conocimiento y la universidad, y “crear oportunidades” para evitar que el talento se marche fuera, un objetivo que también permite atraer talento de fuera, lo que también es muy importante.
Asimismo, destacó el trabajo realizado en potenciar los congresos, que vino de la mano de la construcción del nuevo Palacio de Ferias después de que Torremolinos dejara de ser un distrito de la capital. Pero también aprovechó como otro de sus puntos fuertes el hecho de ser una ciudad muy ligada al mar. “Estar en el mar de Alborán es una fortaleza, hay que sacarle partido”, dijo.

Generosidad
En su reflexión final, el alcalde de Málaga consideró que la generosidad es uno de los factores necesarios para que un plan estratégico culmine con éxito. “Ser muy generosos, muy abiertos, compartir las cosas. No tratar de convertir la estrategia de ciudad en una oportunidad para la promoción personal o institucional, sino que sea de la ciudad”, explicó De la Torre.
Ello requiere “hablar con lealtad y transparencia, crear foros de participación” y coordinación entre todas las administraciones y entre el sector público y privado, como empresas, sindicatos o instituciones. “Todo eso tiene una enorme capacidad de enriquecer”, subrayó.

La Fundación CIEDES
Por su parte, la directora-gerente de CIEDES, Carmen García Peña, incidió en la organización del plan, explicando que desde sus inicios decidieron que el plan debería sacarse de los vaivenes políticos y, a tal efecto, crearon la Fundación CIEDES, con el objetivo de diseñar juntos, con la mayor participación posible, el futuro de Málaga. Calificó la Fundación como un instrumento de Gobernanza multi-nivel, “que ayuda a definir hacia dónde queremos ir y quiénes queremos ser en los próximos años, en referencia a Málaga. Es un instrumento de participación para cooperar juntos, asumiendo compromisos y realidades en él”.
Habló del planeamiento estratégico para el próximo decenio y de los retos que se plantean, con dos grandes ejes infraestructurales: el “anillo verde” y el “cinturón azul”, y mencionó algunos proyectos que los integrarían: El soterramiento de la línea de AVE, que permitiría el crecimiento de espacios verdes y la creación de un “Central Park” en Málaga; así como la integración del cauce del Río Guadalmina en el urbanismo de la ciudad.
En cuanto a la integración de barrios marginales en la estrategia de desarrollo, Carmen explicó que optaron por realizar “casi” un plan estratégico individual para cada uno de ellos, de forma que incluyesen todas sus peculiaridades y características, principalmente las que los diferenciaban del resto.
Finalmente, explicó el sistema para la discusión de programas y proyectos y posteriormente el sistema para el seguimiento y evaluación de los mismos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios