www.melillahoy.es

Alcoba espera que España aborde en la cumbre con Marruecos la línea marítima entre Melilla y Argelia, y la de Melilla con Beni-Enzar

Enrique Alcoba, presidente de la CEME
Enrique Alcoba, presidente de la CEME

Indica el presidente de la CEME que, si no se reduce el precio de los billetes de barco o avión, Melilla nunca será una ciudad turística

miércoles 06 de enero de 2021, 21:40h
El presidente de la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME), Enrique Alcoba, espera que España trate con el Gobierno marroquí, en la cumbre anunciada para febrero y de cara a que no se pongan impedimentos, las pretensiones de establecer una línea marítima entre Melilla con Argelia y otra con el puerto marroquí de Beni-Enzar. Alcoba también señala que el contrato marítimo que prepara el Gobierno “ni es histórico, ni es la panacea” al reducir enlaces y aumentar el precio de los billetes, y señala en este sentido que sin precios atractivos Melilla no será una ciudad turística.
Alcoba apuntó que siguen trabajando para que este recién estrenado 2021 pueda atraer buenas noticias y nuevas perspectivas para la economía melillense tan afectada por la crisis mundial. En este sentido, recuerda a la administración que Melilla tiene, para su desarrollo económico y social, un puerto, un aeropuerto y una frontera con un país como Marruecos.

Reconoce que el cierre fronterizo “se podría alargar hasta el mes de abril o mayo y después no sabemos en qué condiciones se hará”, por lo que, entre tanto, quienes se dedican al comercio atípico con el vecino país, se ven también afectados. Ante estas perspectivas, “sólo nos queda el barco y el avión”. En este sentido la CEME, que demanda un contrato marítimo que se ajuste a las necesidades de Melilla, no pierde la esperanza de lograr el establecimiento de la línea marítima con Argelia.

Cumbre
Confía que en la futura cumbre que celebrarán próximamente España y Marruecos, se pueda hablar de la puesta en marcha de esta conexión y que “Marruecos no ponga impedimentos” al tránsito de buques”. Deja claro Alcoba que, si el país vecino “nos cierra puertas, tenemos que buscar salidas, y estamos esperanzados en esta línea”. Espera también que en esta reunión se aborde la reapertura de la aduana comercial, una decisión que adoptó el reino alauita “como país soberano” pero que entienden que debió negociarse con España porque le afectaba.

Están esperanzados también en la posibilidad de que se dé el visto bueno por parte de las autoridades marroquíes, con el cierre fronterizo, al establecimiento de un enlace marítimo entre Beni-Enzar y Melilla que permita el tránsito de personas y el intercambio de productos, con lo que volverían los áridos para la construcción, el pescado y la fruta y verdura del país vecino, y desde la ciudad, exportar otro tipo de mercaderías.

Inversiones
Alcoba entiende que estas son las cuestiones en las que hay que trabajar en este nuevo año que se inicia, y “es preciso que lo hagamos todos juntos y en la misma dirección, que se mejoren las relaciones con Marruecos para la reapertura de la frontera y la aduana, y potenciar el nicho comercial con Argelia y Beni-Enzar, potenciar el turismo con la península rebajando el precio de los billetes, pero para todo esto hace falta inversiones”.

Indica que es necesario que se lleve a cabo la anunciada obra para habilitar una nueva zona de atraque de cruceros en el puerto, pero también es necesario que se construya un nuevo hotel ya sea en el cargadero o en la antigua casa de socorro. “Esta es una labor de los gobiernos y entre tanto, no podemos pretender que Melilla sea una ciudad turística”, concluyó.



Un contrato marítimo que “no es la panacea”
Las dos nuevas conexiones marítimas (Beni-Enzar y Argelia) son dos de las medidas en las que se trabaja desde la CEME con las autoridades españolas, y el otro pilar importante sobre el que incidir sería el turismo. En este sentido, dejó claro que el nuevo contrato marítimo, “ni es histórico, ni es la panacea” y no contribuiría a la explotación de Melilla como destino turístico.
“No resulta atractivo este contrato que reduce las rotaciones, incluso con el puerto de Málaga, y además a una familia no residente de cuatro miembros, poder venir con su coche, el precio del billete sólo de ida les puede suponer un desembolso de 600 euros, más el hotel y otros gastos, difícilmente elegiría venir a Melilla, sino a cualquier otro destino”, apostilló.

Enrique Alcoba deja claro que “difícilmente podemos potenciar el turismo mientras no haya unos precios asequibles para los no residentes, tanto en avión como barco, y todo ello pasa porque el Gobierno central ponga más dinero sobre la mesa” y que los ciudadanos melillenses puedan disfrutar de unas buenas y asequibles comunicaciones con la península, de la misma forma que el Ejecutivo invierte en la construcción de carreteras o vías de AVE en la península. “Mientras que los precios para llegar a Melilla por mar o avión no sean más asequibles tanto para melillenses como para los no residentes, podemos seguir llevando Melilla a FITUR o a cualquier feria internacional que las familias acudirán a una agencia de viajes y, con estos precios, elegirán otros destinos”, afirmó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios