www.melillahoy.es

El comandante general asegura que en la pandemia los españoles han sido conscientes de que “siempre pueden contar con sus fuerzas Armadas”

Presidido por el comandante general, el acto se desarrolló en el Salón del Trono
Presidido por el comandante general, el acto se desarrolló en el Salón del Trono

El acto de celebración de la Pascua Militar no incluyó en esta ocasión ni desfile, ni la imposición de condecoraciones por las restricciones que establece la lucha contra el covid

miércoles 06 de enero de 2021, 21:44h
El comandante general de Melilla, José Miguel de los Santos Granados, aprovechó la celebración de la Pascua Militar para realizar un balance de 2020 marcado por la pandemia, y dejar patente que los españoles han sido conscientes de que “a pesar de la extrema dureza de la situación, podían contar con sus Fuerzas Armadas”. Recordó que en este 2021 se conmemora el centenario del llamado ‘Desastre de Annual’, pero aseguró que no se celebra una derrota, sino el inicio del fin de la Guerra de África, e incidió en la necesidad de rendir homenaje a todos los héroes anónimos de esta contienda.
A las doce de la mañana se iniciaba ayer, como cada 6 de enero, la celebración de la Pascua Militar en Melilla. Distintas autoridades civiles y militares arroparon el desarrollo del acto que estuvo presidido por el comandante general, José Miguel de los Santos Granados.

La tradición de la celebración de la Pascua Militar se inicia en el siglo XVIII, cuando Carlos III felicitó a las tropas españolas que recuperaron la ciudad de Mahón, en Menorca, el 6 de enero de 1782. Como prueba de aprecio a sus Ejércitos, Carlos III ordenó a Virreyes, Capitanes Generales y demás jefes que en el día de la Epifanía reuniesen a las guarniciones para notificarles en su nombre su felicitación.

En esta ocasión y por las restricciones del covid, no se incluyó la tradicional parada militar a las puertas de la Comandancia General, ni la imposición de condecoraciones. La ceremonia se llevó a cabo en el Salón del Trono de la Comandancia General, con la presencia de representantes de los distintos cuerpos, así como por el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro y la delegada del Gobierno, Sabrina Moh.

Alocución
En su alocución, el comandante general, José Miguel de los Santos Grados, recordó el origen de la Pascua Militar, una efeméride que cada año permite al jefe del Estado, en este caso Su Majestad Felipe VI, felicitar “a todos los componentes de las Fuerzas Armadas que prestan servicio en Melilla y en las Islas y Peñones de Chafarinas, Alhucemas y Vélez de la Gomera, por la labor realizada durante el año 2020 con un ejemplar espíritu de dedicación y entrega”.

Apostilló que la pandemia que ha afectado a todo el planeta ha supuesto “un reto desconocido hasta la fecha para toda la sociedad y, lógicamente también para las Fuerzas Armadas”. En este entorno, las Fuerzas Armadas han desarrollado inicialmente la Operación “Balmis”, que continúa con la Operación “Baluarte”.

En esta operación, los militares “hemos contribuido, y seguimos contribuyendo, de distintas formas, a paliar los efectos de la enfermedad”. Así, recordó que las FAS han desinfectado instalaciones y edificios; han proporcionado seguridad a instalaciones y fronteras; han complementado el sistema sanitario con personal, hospitales de campaña y buques de la Armada; y han realizado misiones de transporte de materiales y equipos necesarios en esta situación por tierra, mar y aire, entre otras muchas e importantes misiones de ayuda “al servicio de la sociedad a la que pertenecemos y servimos”.

Pero, además, aseguró que han realizado un “esfuerzo extraordinario para mantener el máximo nivel de disponibilidad, para poder actuar donde y cuando España nos necesitara” y afirma que este esfuerzo no ha sido en vano, porque este compromiso de entrega “ha supuesto un mensaje de esperanza y tranquilidad al ser conscientes todos los españoles de que, a pesar de la extremada crudeza de la situación, podían contar con sus Fuerzas Armadas”.

En este sentido, como representante institucional de las Fuerzas Armadas, “me gustaría transmitir nuestro agradecimiento a toda la población de Melilla por las muestras de cariño que nos han hecho llegar con motivo de esta operación, siendo incluso más numerosas que las habituales en tiempos de normalidad, que son muchas”.

La Legión y Annual
Recordó que en 2020 se ha conmemorado una efeméride que “merece especial mención: el Centenario de la creación de la Legión española que, desgraciadamente, no ha podido desarrollarse como se merece”, como consecuencia de la pandemia.
“Cien años de valor, el valor de cien años”, el lema elegido para esta conmemoración, es” fiel reflejo de lo que La Legión ha supuesto y supone, no sólo para el Ejército de Tierra o las Fuerzas Armadas en su conjunto, sino para toda la Patria”, aseveró el comandante general, que dijo que la Legión es un cuerpo querido y respetado en todo el país, pero “este sentimiento de cariño, agradecimiento y admiración se hace mucho más intenso en Melilla que ha vivido y convivido con la Legión prácticamente desde la creación de ésta en 1920”.
“Los legionarios han demostrado en estos cien años, su entrega, su valor, su abnegación y, sobre todo, su gran amor a España. Y esta permanente demostración de patriotismo debe hacernos a todos sentirnos orgullosos de contar con la Legión en nuestras Fuerzas Armadas”, aseveró José Miguel de los Santos Granados, que recordó que en este 2021 se conmemora el centenario de la Campaña de 1921 en Melilla.

Aseguró que no se celebra una derrota, porque, aunque conocido como el “Desastre de Annual”, la campaña de 1921 supone el inicio del fin de la Guerra de África, pues después de la retirada hacia Melilla de las tropas españolas de Annual, se inició la recuperación del terreno perdido, prolongándose las sucesivas victorias hasta llegar al desembarco de Alhucemas en 1925, “hecho clave y decisivo en la pacificación definitiva de la zona en 1927”.
“A lo largo de esta campaña, nuestros compatriotas demostraron su valor en centenares de hechos heroicos y constituye, por tanto, un deber ineludible el reconocimiento de estos héroes que, partiendo de Melilla, combatieron en estas tierras por el compromiso adquirido por España al aceptar el Protectorado de la zona Norte de Marruecos”, dijo.

El comandante general aprovechó el momento para manifestar, “al igual que hice el año pasado, el firme compromiso de las Fuerzas Armadas con nuestra misión de la defensa de España, y nuestra lealtad y fidelidad a los principios que animan y constituyen la base de España como un estado social y democrático de Derecho, tal como estipula nuestra Constitución”.
“La nuestra es una profesión de valores, en la que la mayor recompensa es la íntima satisfacción del deber cumplido, y estos valores deben constituir nuestra guía de vida, tanto en el ejercicio profesional, como en nuestra vida privada, pues todos y cada uno de nosotros somos representantes de nuestras Fuerzas Armadas y de su historia y tradiciones, debiendo mantener con nuestra actitud, de forma permanente, su altísimo prestigio en nuestra sociedad”, afirmó el comandante general.

Manifestó a todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas en Melilla, su agradecimiento y felicitación por su “entrega y esfuerzo diario, y os exhorto a que continuéis dedicándoos en cuerpo y alma a esta apasionante profesión, con el convencimiento de que ésa es la forma de prestar el mejor servicio a nuestra querida Patria, España. Ese esfuerzo, entrega permanente y dedicación deben servir para que todos los melillenses, todos los españoles, se sientan seguros y confiados en que sus Fuerzas Armadas están y estarán siempre dispuestas y disponibles para cumplir con las misiones que la Constitución les asigna”, concluyó José Miguel de los Santos Granados. Con vivas al Rey, a España y a las Fuerzas Armadas finalizó su discurso.

Balance
En su balance de 2020, recordó el comandante general que, desde el mes de julio, la Comandancia General de Melilla ha pasado a formar parte del Mando Operativo Terrestre (MOT), cuyo comandante es el General Jefe del Mando de Canarias del ET.

En cuanto a la instrucción y adiestramiento de las Unidades de la COMGEMEL en este 2020, señaló que ha venido marcada por la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, que ha implicado a las mismas en las operaciones BALMIS y BALUARTE, y ha obligado a reducir actividades de preparación para cumplir con las restricciones impuestas por la autoridad sanitaria.

En la base, desde principios del año se viene trabajando en la construcción del edificio de mando del Regimiento de Caballería “Alcántara nº 10” y de la Unidad de Servicios de la Base “Teniente Flomesta”, como parte del plan de concentración de unidades de Melilla. En 2020, coordinado por la COMGEMEL, se ha afrontado durante abril y mayo la desinfección de diferentes instalaciones de la CAM para hacer frente al COVID-19.

Durante el 2º semestre del 2020 se ha desarrollado el Plan de Empleo 2019-2020, con 234 desempleados de la ciudad. Se ha gestionado con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) la Escuela Taller “Peñón de Vélez”. Durante el año se han desarrollado los módulos de albañilería, fontanería y jardinería, con un total de 30 alumnos.

El Centro de Historia y Cultura Militar de Melilla, ha recibido más de 5.000 visitas y consultas, ha realizado más de 600 préstamos de libros; y se han documentado digitalmente más de 3.000 expedientes correspondientes a la Tropa Indígena de Regulares, así como la remodelación del Museo Histórico Militar.
Este año no se ha incluido desfile
Este año no se ha incluido desfile