www.melillahoy.es

La Ciudad fija el cierre de la actividad comercial a las siete de la tarde y limita el aforo de espacios de culto al treinta por ciento

Mohamed Mohamed Mohand, consejero de Economía y Políticas Sociales
Mohamed Mohamed Mohand, consejero de Economía y Políticas Sociales (Foto: CAM)

Según el consejero Mohamed Mohand, únicamente cumpliendo con responsabilidad estas restricciones, Melilla podrá superar los duros meses que se avecinan de enero y febrero

jueves 07 de enero de 2021, 21:29h
El consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, confirmó ayer que al adelanto a las diez de la noche del toque de queda, se suman otras restricciones como el cierre de toda la actividad comercial a las siete de la tarde, a las nueve y media de la noche la actividad educativa y deportiva, y a las diez el servicio de comida a domicilio. También se suspenden los eventos culturales, recreativos y sociales, y sólo se mantienen los encuentros deportivos de categoría nacional a puerta cerrada. Igualmente se limita el aforo de la hostelería a 15 mesas entre el interior y las terrazas.
El consejero ha recordado el decreto que este miércoles 6 de enero, en un Boletín Oficial de la Ciudad extraordinario publicó el presidente de la Ciudad con nuevas medidas que entraron ayer en vigor, con las que se busca reducir el número de contagios.

En este decreto se establece que la hora límite de inicio del confinamiento nocturno pasa de nuevo a las diez de la noche, frente a las once durante el periodo navideño, al tiempo que limita a cuatro el número de personas en grupos en espacios públicos y privados, frente al límite de seis de estos días.

Asimismo, se prorroga el confinamiento perimetral de Melilla y se elimina la posibilidad de viajar para “reencuentros familiares”, estableciéndose solo el permiso a cuestiones como laborales, médicas, educativas y otras excepcionales.

30% de aforo
A lo recogido en el decreto hay que sumar nuevas restricciones, que ha detallado el consejero, como que se vuelve a limitar el aforo en establecimientos y templos de culto a un tercio de su ocupación (30%) y se deberán respetar los dos metros de distancia social. En hostelería se establece que sólo podrán contar con un máximo de quince mesas entre el interior y la terraza, pero nunca más de diez en el interior del local. El límite son cuatro personas máximo por cada mesa. Se suspende en hostelería las autorizaciones de ampliación del número de mesas, salvo las ya concedidas.

Quedan suspendidos los eventos culturales, deportivos, así como los de ocio y recreativos tanto públicos como privados, y se mantienen los encuentros deportivos de ámbito profesional, pero sin la asistencia de público.

En cuanto a los velatorios y óbitos, se mantienen las limitaciones que venían contempladas, de un límite de 25 personas al aire libre. Los eventos como bodas o bautizos, en cuanto a su celebración tanto religiosa como de banquetes, se podrán llevar a cabo en templos de culto o restaurantes, cumpliendo con las limitaciones de aforo.

Horarios
Se modifican también los horarios actuales y se traslada a las siete de la tarde el cierre de la actividad en Melilla en todos los ámbitos, tanto públicos como privados, a excepción del ramo de la alimentación, la educación, el deporte y las farmacias que se mantiene hasta las nueve y media de la noche, y el servicio de comida a domicilio hasta las diez de la noche.

Asimismo, deberán cerrar a las siete de la tarde todos los establecimientos y locales, bibliotecas, museos, cines, teatros y salas de exposiciones. Aclaró que el servicio de farmacia de guardia a partir de las diez de la noche seguirá funcionando como hasta ahora.

Ha explicado el consejero que el objetivo de estas medidas es que Melilla, con algo más de 200 casos de incidencia acumulada y una tasa de positividad del 10%, tenga que entrar en la fase cuatro que obligaría al cierre de la actividad en todos los sectores. “Hay que frenar ahora la evolución de la pandemia y no cuando tengamos mil casos, sino ahora con 200 que nos permite trabajar, y así lo vamos a hacer”, afirmó.

Medidas sanitarias
A estas medidas se suman otras relacionadas con el ámbito sanitario, como el cribado mediante test de antígenos. De hecho se prorroga más allá del 12 de enero la posibilidad de realizar esta prueba a todos los que lleguen a la ciudad tanto en barco como en avión, presentando la tarjeta de embarque en el laboratorio Ciudad de Melilla y previa cita previa en el teléfono de contacto 952 69 92 61.

Se amplía este cribado a todo el personal docente como no docente de la ciudad, previo a la vuelta al cole, de centros públicos y privados, de todas las etapas educativas, desde escuelas infantiles hasta bachillerato. Se facilitará al laboratorio un listado de todo el personal susceptible de realizarse la prueba, a remitir tanto por la Ciudad como por la Dirección Provincial de Educación. Igualmente, se incluye en esta campaña de cribado al personal de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Policía Local, Bomberos y Protección Civil.

Apela Mohand al compromiso de todos porque “nos va la vida en ello”
Mohamed Mohand afirmó que estas medidas se adoptan en base a que Melilla “no se salva de la dinámica en la que ha entrado el conjunto de España y Europa, con una incidencia que ha ido creciendo como consecuencia de las reuniones de familiares y amigos durante las fiestas navideñas”.

Esta situación ha llevado a la ciudad “a unos datos que se acercan a los que padeció entre los meses de octubre y noviembre” por encima de los 500 casos activos, y obligan a la adopción de medidas, que asegura no son tan restrictivas como en otras comunidades, pero sí que “conduzcan a reducir o evitar la transmisión del virus en el ámbito territorial melillense”.

Asegura el consejero de Salud Pública que Melilla no se encuentra en la parte alta de la tabla de incidencias acumuladas del país como estuvo hace unos meses, y de hecho “estamos por debajo de la media nacional pero no podemos permitirnos volver a plantearnos tener las cifras de esos meses tan duros como fueron octubre y noviembre”.

Mohamed Mohand advierte de que se avecinas “meses muy duros” y añade que en enero y febrero “la situación va a ser complicada, de ahí la necesidad de implantar estas diferentes medidas y velar por su cumplimiento correcto, algo que tiene que ser una responsabilidad de todos, para poder tener un mes de marzo más normalizado”.

Lo que deja claro es que estas medidas restrictivas “tienen que ser cumplidas, es la única conclusión o poco podemos hacer” para frenar el avance de la pandemia y que Melilla sufra unos meses muy duros y sea preciso adoptar decisiones más restrictivas. “Todos debemos asumir estas medidas como propias y llevarlas hasta el último término, porque en ello nos va la vida y el futuro económico de la ciudad”, aseveró.

Mohamed Mohand añadió que ayer habló con el presidente de la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME), Enrique Alcoba, para “trasladarle las medidas que se han adoptado y que les afecta de una forma muy cercana, pero las hemos adoptado porque en ello nos va el futuro”.
“Si hoy, con una tasa más o menos controlable podemos ponerle freno al coronavirus, podremos tener un mes de marzo algo más tranquilo, pero debemos asumir estas medidas como propias y por eso, necesitamos de la responsabilidad individual y colectiva de todos los melillenses en este fin”, reiteró.



La Ciudad fija el cierre de la actividad comercial a las siete de la tarde y limita el aforo de espacios de culto al treinta por ciento