www.melillahoy.es

Fadela Mohatar afirma que el Gobierno local “está de vacaciones a pesar de la incertidumbre económica que atravesamos”

Fadela Mohatar, diputada local del PP
Fadela Mohatar, diputada local del PP

Tiene claro que el gobierno de Pedro Sánchez y el de la Ciudad “forman la tormenta perfecta contra la economía de nuestra ciudad”

jueves 07 de enero de 2021, 21:33h
La diputada en la Asamblea del Grupo Popular, Fadela Mohatar, lamenta que el gobierno de la ciudad esté de “vacaciones y de brazos caídos” ante las “enormes dificultades económicas” que está atravesando la ciudad y que encara unos presupuestos para el 2021 en los que “no se ha tenido en cuenta” la propuesta del PP de reservar 20 millones de euros para un Plan Urgente de rescate a las empresas.
Mohatar asegura que hasta el momento, las ayudas prometidas por la Ciudad “llegan tarde y mal” o directamente no llegan como en el caso de la hostelería. A pesar de ser “uno de los sectores más perjudicados, no se ha pagado ni un solo euro del compromiso adquirido con este colectivo para aliviar una situación crítica, que se empeora con el impago de los ERTES”.

Recuerda sobre este particular que el presidente de CpM , Mustafa Aberchán, compareció “con aspavientos diciendo que se pagarían estas ayudas a la hostelería en 72 horas, amenazando incluso con sancionar a técnicos si no era así”, pero “han pasado más de dos meses y no han logrado pagar ni un solo euro a la sufrida hostelería.” “Es imperdonable que este gobierno no haya invertido todo su esfuerzo y las capacidades de la administración en pagar las ayudas urgentes que necesita los autónomos y pymes”, apostilla.

Oportunidad perdida
Según dijo, el Partido Popular viene reclamando desde marzo “una acción decidida para apoyar la economía en este periodo de emergencia, donde las prioridades son proteger la salud y la economía”.

En el caso concreto de la economía local, “este gobierno tiene un suspenso sin paliativos con una política de brazos caídos que tendrá sus consecuencias en estos próximos meses”. Recuerda Mohatar cómo el Gobierno local “desoyó” las propuestas del PP para los presupuestos del 2020 y “han vuelto a hacerlo ahora” con las cuentas del 2021, “perdiendo una valiosa oportunidad de impulsar al tejido productivo local”.
“No nos hicieron caso, ni antes ni ahora. Pedimos unos presupuestos de guerra, orientados a salvar a la economía. Estamos perdiendo oportunidades valiosísimas para salvar lo más importante de nuestro tejido productivo: las pequeñas empresas”, apostilla Mohatar.
“Si un pequeña empresa o autónomo no puede atender sus alquileres, sin asfixiarse, sus trimestrales, sus impuestos, no podrá subsistir y no podrá sostener lo más preciado que tenemos que proteger en nuestra ciudad: a quienes crean empleo y riqueza”, argumenta la portavoz popular”.

Tormenta perfecta
Mohatar manifiesta que el PP teme que Melilla se enfrente a la tormenta perfecta este 2021, “donde la carga de incertidumbre queda en manos del gobierno de la nación y el gobierno local, por lo que exigimos una reacción inmediata y una reorientación de las políticas, fundamentalmente, en este caso, en el apartado económico, con ejemplos preocupantes”. Asevera, en este sentido, que el gobierno de Pedro Sánchez “no nos transmite tranquilidad frente a la cumbre con Marruecos este mes de febrero, en el que nos jugamos tanto con las relaciones bilaterales que nos afectan directamente”.

Improvisaciones
El último ejemplo “es la anécdota de la nueva improvisación, publicando un BOME a las 9 de la noche para cambiar unas medidas de restricción de la movilidad,, cuando hubiese sido más fácil dar una información clara y transparente a una hora normal, para que la gente pueda organizarse”. El resultado es que en el Gobierno local, “siguen con sus políticas descoordinadas e improvisadas y eso es una desgracia para esta ciudad.” “Deseamos que este 2021 recapaciten y reaccionen, que dejen de ser un reino de taifas y se comporte como un gobierno valiente para afrontar esta incertidumbre en la que nos encontramos. Por ahora solo vemos un gobierno de vacaciones, brazos caídos y sin afrontar la grave crisis en la que nos encontramos”, concluye.