www.melillahoy.es
Los tres partidos del Gobierno celebraron con aplausos la aprobación de la retirada (Foto CAM)
Ampliar
Los tres partidos del Gobierno celebraron con aplausos la aprobación de la retirada (Foto CAM)

Los tres partidos del Gobierno y el exlíder de Vox dan luz verde a la retirada de la estatua de Franco

El PP se abstuvo y Vox votó en contra de la propuesta del Ejecutivo local tras un debate en el que CPM y PSOE destacaron que se trataba de “un día histórico” en el que Melilla inicia “ese camino hacia una democracia plena”

lunes 22 de febrero de 2021, 23:58h
La Asamblea de Melilla dio ayer luz verde a la retirada de la estatua de Franco de la vía pública, una propuesta del Gobierno regional que salió adelante con el apoyo de los tres partidos que lo conforman, Coalición por Melilla (CPM), PSOE y Ciudadanos (Cs) y del diputado Jesús Delgado Aboy, expresidente de Vox. El PP, grupo mayoritario de la Asamblea con 10 de sus 25 diputados, se abstuvo y Vox, que solo tiene un escaño en la Cámara regional, votó en contra.
Los tres partidos del Gobierno celebraron con aplausos la aprobación de esta propuesta, con la que, según el partido mayoritario del Ejecutivo, CPM, Melilla inicia “ese camino hacia una democracia plena”, pues la estatua “lo único que hacía era mantener a la ciudad anquilosada en el pasado”.
Durante el debate, que se prolongó durante más de media hora, representantes de PSOE y CPM coincidieron en afirmar que se trata de “un día histórico” e hicieron un llamamiento al PP para que se posicionara y apoyara la propuesta de retirar la estatua porque no votar, como hizo en comisión, supone “ponerse de perfil” y añadir “el silencio a la inacción” en sus años de Gobierno.
El portavoz del PP, Miguel Marín, insistió en que no es necesario adoptar este acuerdo en el Pleno al considerar que es competencia del Consejo de Gobierno, para lo que se basó en el argumento empleado en la propuesta de que es para cumplir la Ley de Memoria Histórica, y lamentó que el Ejecutivo no haya llevado a Pleno medidas ante la “situación crítica” de Melilla por la pandemia.
Además, incidió en que la estatua de Franco representa para el PP “a los militares que acudieron al socorro de la ciudad en 1921 para proteger a los melillenses del asedio al que estaba sometido por las tropas de Abdelkrim”, razón por la que el anterior Ejecutivo no la retiró y el PP pide ahora "un homenaje a aquel episodio" en su primer centenario.

“Tergiversar la historia”
Tanto PSOE como CPM negaron este último argumento asegurando que el acuerdo del Pleno de 1975 insta a “erigir una estatua al Generalísimo Franco”, si bien posteriormente se colocaron unas placas al comandante de la Legión porque, según La diputada cepemista y vicepresidenta primera de la Asamblea, Dunia Almansouri, “se retrasó la instalación de la estatua y se viró”.
La consejera de Cultura, Elena Fernández Treviño, incidió en ello al señalar que “lo de la placa se decidió años después” aunque, en cualquier caso, dejó claro que al Gobierno local le da “igual lo que ponga en esa placa” porque “ese señor es Franco” y “es hora ya de cumplir la Ley, no de homenajear a quien no lo merece y, sobre todo, de aprender para no tratar de repetir la historia”.
Además, acusó tanto al PP como a Vox, que también defendió que la estatua es al comandante, de “tergiversar la historia” porque “la Legión no fue la primera unidad que llegó en socorro de la plaza” en 1921, sino el Regimiento de la Corona, y “Franco era uno más del medio centenar de comandantes que desembarcó en Melilla” en aquel verano.
“Este Gobierno viene a cumplir la Ley y esta Asamblea tiene la obligación de reafirmar los valores democráticos. Además de ser un imperativo legal, es una obligación moral, ética y política para con la sociedad española que padeció 40 años de dictadura y falta de libertad, tiempo en el que hubo quienes fueron perseguidos, encarcelados y asesinados por sus ideas, creencias u orientación sexual”, justificó Treviño.
Además, se mostró convencida de que “recuperar la memoria democrática de Melilla es también recuperar la normalidad democrática” y defendió la necesidad de “sacar al dictador del espacio público y del corazón de muchos melillenses”, pues mantener la estatua en la calle “ya duele”.

BIC
La consejera también rechazó el argumento de Vox de que la estatua se encuentra en una zona Bien de Interés Cultural (BIC), “como un banco o una farola”, y dejó claro que eso no significa que dicha escultura tenga valor artístico o protección patrimonial pero, aunque así fuera, “no vamos a confundir la estética con la ética porque la España franquista tuvo muy poco de ambas cosas”.
“22 de febrero de 2021. Para el PSOE, Franco sigue vivo. Más vivo que nunca”, empezó su breve intervención el diputado de Vox, Javier da Costa, que calificó como “sectaria” la Ley de Memoria Histórica e instó al Gobierno a “dejar de perder el tiempo con tonterías” porque “al melillense de a pie lo que le importa hoy es que no se le muera ningún familiar por covid, no tener que cerrar su empresa o llegar a final de mes”.

“Debate desfasado”
El presidente del PP y expresidente de Melilla, Juan José Imbroda, intervino brevemente en el debate para acusar al Gobierno de llevar al Pleno un “debate totalmente desfasado” con el único objetivo de “montar jaleo” y “hacer mérito político después de tanto fracaso cada día, no por recordar 1939 ni a las víctimas de aquella disparatada Guerra Civil”.
Imbroda dejó claro que la Transición de 1978 “enterró” la división de provocó la Guerra Civil, donde “se equivocaron todos”, e instó al Gobierno melillense a que “se lleve la estatua si quiere” porque “de todos modos, aunque lo hagan, esa historia ha existido y no la borran quitando una estatua”, habida cuenta que “eso ya pasó”.
“Estas cuestiones tan importantes que marcan el carácter de una democracia no se deben hacer con nocturnidad. Hacer desaparecer la estatua de Franco de forma sigilosa no beneficia a nadie”, le respondió Almansouri, que anunció que el Gobierno “no solo va a retirar esta estatua, sino toda la simbología franquista de la ciudad”.
Además, la diputada cepemista dio “un cero en historia, en realidad y en democracia” tanto al PP como a Vox, acusó a los populares de hacer “un discurso demagógico intentando desviar la atención”, y negó que la estatua represente a los militares de 1921, como dijo el PP, pues “el Ejército no la quiso cuando el anterior Gobierno del PP se la ofreció”.