www.melillahoy.es
La titularidad de la mezquita del buen acuerdo pertenece al Habus, institución religiosa
Ampliar

La titularidad de la mezquita del buen acuerdo pertenece al Habus, institución religiosa

martes 23 de febrero de 2021, 02:03h
La mezquita del buen acuerdo, está situada en la calle Querol, en el ensanche modernista de la ciudad, forma parte del conjunto del Conjunto Histórico Artístico de la Ciudad de Melilla. Cuenta con locales comerciales y un baño turco, la sala de oración se encuentra en el centro. (1) A la mezquita se la ha dominado de diversas formas, Mezquita del Zoquillo, Mezquita Bacha, Mezquita del Habús. En 1902, Saturnino Jiménez, comisionado de España en Marruecos, solicitó a través de una instancia, permiso para la construcción de una mezquita en la ciudad de Melilla.
No obstante fue Cándido Lobera, fundador del Telegrama del Rif el 01 de marzo de 1902, indispensable fuente de información para seguir los acontecimientos acaecidos tanto en la ciudad como en la zona Oriental del protectorado español, quien junto a comerciantes musulmanes, lideró la campaña por la construcción de una mezquita dentro del perímetro fronterizo de la ciudad. Entonces se planteó la necesidad de restituir una deuda con los cabileños de la zona, tras la destrucción de la mezquita de la higuera, también llamada Lala Warzu (la señora de la higuera). (2)
A raíz de la Guerra de Melilla en los alrededores de la ciudad entre julio y diciembre de 1909, -el acontecimiento más destacado de dicha guerra fue el desastre del Barranco del Lobo- el tema de la mezquita quedó propuesto hasta la finalización de la Guerra del Rif (1921-1926).

Coincidencia o no, después de la inauguración de la mezquita de Paris, el 16 de julio 1926, por el Presidente Gaston Dumergue y el Sultan de Marruecos en homenaje a los musulmanes muertos por Francia en la Primera Guerra mundial, en 1926, la Alta Comisaría dio luz al proyecto de la mezquita con un presupuesto de 20.982, 30 pesetas. En la edificación de la mezquita subyacía un objetivo político, las autoridades pretendían usar la mezquita inaugurada como un centro que aglutinase todas las congregaciones religiosas de la zona. En esas fechas se apostaba por una apertura de acercamiento hacia la cofradía Alawiya que había sido perseguida antes de la revuelta rifeña, En ese contexto geopolítico se nombró al Cheij alawi Hayy al Fadil al-Nasiri como Inspector oficial de la mezquita, inaugurando un acto de acercamiento político con la ayuda de los notables y de los jefes religiosos proespañoles.(3). Dicha mezquita fue el espacio sagrado para materializar el objetivo político
El proyecto comprendía además de la sala de la oración, otras dependencias como las oficinas del delegado del gran visir, una zawiya, un hammam, un fondac (hospedería) y una sala de justicia, además de una escuela coránica y una residencia de estudiantes. (4).

En aquel periodo histórico la administración española utilizaba el sistema de gobierno indirecto que se basaba en una dependencia mutua entre la administración española y las elites locales que deseaban ostentar los cargos de la misma. Además la fórmula del gobierno indirecto contemplaba el respeto y la preservación de la particularidad de las poblaciones locales. Se mantenía la autoridad del protectorado mediante sus instituciones tradicionales, según la cual, la gestión social y religiosa recaían en manos del Majzen, bajo la dirección del Jalifa. Desde su inauguración la mezquita pasó a depender del Habus , o Waqf -(donación religiosa, edificios o tierras ofrecida por una persona o institución a entidades religiosas para utilidad pública o caritativa, son viene que no se pueden embargados) - añadiéndose a los servicios religiosos que el Majzen otorgaba a la ciudad.

En el 2009, ante el deterioro que presentaban las fachadas de la mezquita de la calle Querol, la Ciudad Autónoma de Melilla decidió intervenir y en 2011se iniciaron una obras de reparación paralizados por su propietario, el Ministerio de Asuntos Religiosos Marroquí. La comunidad que se encarga de gestionar la mezquita está inscrita como asociación sociocultural -y no como asociación religiosa- en el registro de la ciudad desde 2009, no es propietaria.