www.melillahoy.es
De izquierda a derecha Manuel León, Mario Cifuentes y Arturo Cid
De izquierda a derecha Manuel León, Mario Cifuentes y Arturo Cid

De la historia secreta de Annual

sábado 20 de marzo de 2021, 02:00h
José Marqués
José Marqués
ESTOS días atrás, Melilla-Hoy publicaba una foto con el siguiente título: “El escritor Juan Pando en el Tercio Gran Capitán I de la Legión, en compañía de amantes de la Historia de Melilla”. La foto se impresionó el sábado 27 de febrero de 1999. Me viene a la memoria que, ese día, Juan Pando, y el coronel del Tercio Francisco Sánchez Barbero depositaron una corona de laurel en recuerdo de los fallecidos en el llamado “Desastre de Annual”; y que un día antes, viernes 26 de febrero, Juan Pando presentó su libro sobre Annual en la Aula 10 de la UNED ante un numeroso público.

Estos días andaba repasando la revista La Unión Ilustrada de Málaga, en busca de fotos de cautivos que fueron liberados a finales de enero de 1923. Y encuentro una foto impresionada en Córdoba, en el mes de febrero de 1923, y que lleva el siguiente pie de foto: “Arturo Cid Jiménez, Manuel León Expósito y Mario Cifuentes, ex cautivos de Axdir, que sufrieron durante el cautiverio privaciones. El Centro Filarmónico Cordobés ha verificado una postulación a beneficio de ellos”.

Voy pasando páginas y encuentro otra foto fechada en Córdoba, que lleva el siguiente título: “Los ex cautivos de Axdir después de recibir del alcalde el producto del festival celebrado en su honor en el Gran Teatro”.

Me pongo en contacto con Isabel Migallón, y me facilita la lista de prisioneros liberados del Regimiento Melilla 59 a finales de enero de 1923. Voy repasando nombres, y cuál es mi sorpresa que encuentro a los soldados Manuel León Expósito y Arturo Cid Jiménez; pero no aparece en esta lista el nombre del cabo Mario Cifuentes Mellado.

Navegando por internet encuentro una página que lleva por nombre “Todos los nombres del desastre de Annual. Regimiento de Infantería Melilla 59”. Es un interesante blog del investigador Javier Sánchez Regaña.

En esta página virtual veo los nombres de los soldados Manuel León Expósito y Arturo Cid Jiménez, ambos del Regimiento Melilla 59.

Voy repasando nombres, y encuentro al cabo Mario Cifuentes Mellado, que estaba en la posición de Terbibin y fue hecho prisionero en Segangan.

Contacto con Sánchez Regaña, y me facilita la declaración de Mario Cifuentes.

Mario Cifuentes se fugó la noche del 8 de febrero en compañía de otros siete soldados cautivos del campamento de Yebel Kaman, ayudados por dos moros de la policía indígena, que los esperaban en una barca y los trasladaron hasta el Peñón de Alhucemas.

Leyendo el libro del sargento Basallo, Memorias del cautiverio, en la página 93 comenta: “Del destacamento inmediato se fugaron el cabo Ignacio López y varios soldados, con dos de sus guardianes, logrando llegar al Peñón en una barca, que devolvieron sola a la playa”.

En el Telegrama del Rif, de fecha 10 de febrero de 1922, nos tropezamos con esta interesante noticia “ Llegan nueve prisioneros de Annual”.

El Telegrama informaba de que “en el cañonero Recalde llegaron ayer mañana nueve prisioneros de Annual, que recientemente habían sido trasladados a la fracción de Kaman, en la divisoria del Kert y el Nekor”.

Los citados prisioneros consiguieron evadirse durante la noche, llegando a nado hasta la isla de Alhucemas, donde fueron recogidos por el referido buque de guerra.

Los nombres de los excautivos son los siguientes:
Del Regimiento Melilla: cabo, Manuel López Sánchez, natural de Ciudad Real; soldados, Pedro Martín Rueda, de Colmenar (Málaga); Francisco Morrujo Calleja, de San Vicente de Alcántara (Badajoz); Mario Cifuentes Mellado, de Córdoba; José Reina, de Nerpio (Albacete), e Ignacio López Borrallo, de Badajoz. Del Mixto de Artillería: Antonio Martínez Mañas, de Alhama (Murcia).

De la Brigada Disciplinaria: Manuel Ocaña, de Madrid, y de la Policía indígena, Mohamed Beni Zonazen Ben Said el Mohatar.

Al día siguiente, sábado 11 de febrero de 1922, El Telegrama del Rif, titulaba “Lo que refieren los prisioneros llegados de Kaman”.

El periodista Tomás Segado relataba la crónica y llegó a entrevistar a uno de los prisioneros, al cabo del Melilla 59 Ignacio López Borrrallo, perteneciente a la quinta de 1918. Ha sido licenciado y, como es natural, tiene el propósito de embarcar para la península en el primer correo.

Así comenzaba la crónica Segado: “Hemos llegado a las alturas de Cabrerizas. Recorremos una y otra tienda de campaña, en busca de los soldados de Melilla que han sufrido el cautiverio en la fracción de Kaman”.

Pregunto estos días a Miguel Ruiz Rueda, natural de Alhucemas, gran amante de los paisajes del Rif. Le pregunto dónde queda Yebel Kaman, aquél campamento de los soldados prisioneros que tantas penalidades sufrieron durante los meses de cautiverio.

Miguel Ruiz me manda un mapa donde con un punto rojo me señala Yebel Kaman, a medio camino de Annual y Boudinar.

Recuerdo que en unas de mis visitas a la posición de Annual, ya de regreso a la costa, pasé por Boudinar. Allá en el horizonte observaba la silueta de Yebel Kaman, y en las faldas, un morabo blanco, al que los lugareños llaman morabo de Sidi Hach Guafi.

Mario Cifuentes marchó a Córdoba con sus dos compañeros de cautiverio, y allí, pasados unos años, encontró trabajo en la Casa Hospicio como albañil.

Han pasado cerca de 100 años de esta historia, que yo llamaría “De la Historia secreta de Annual”, en recuerdo al escritor y amigo Juan Pando Despierto.

Este humilde escrito va dedicado a Manuel León, a Arturo Cid y al cabo Mario Cifuentes, los tres cordobeses, soldados los tres del Regimiento de Infantería Melilla 59.