www.melillahoy.es
El viceconsejero del Menor y Familia Abderrahim Mohamed con una de las representantes de la entidad Compañía de las Hijas de la Caridad
Ampliar
El viceconsejero del Menor y Familia Abderrahim Mohamed con una de las representantes de la entidad Compañía de las Hijas de la Caridad

Hammú visita el centro de día educativo que gestionan las Hijas de la Caridad en Melilla

El centro interviene en la normalización e inclusión social de los menores extranjeros, que sirve de punto de encuentro, en horario de mañana y tarde, ofreciéndoles un espacio de acogida y familiaridad

jueves 08 de abril de 2021, 02:47h
El viceconsejero del Menor y Familia Abderrahim Mohamed ha cursado una visita este miércoles a miembros y representantes de la entidad Compañía de las Hijas de la Caridad con su presidenta a la cabeza Elena Gómez. Hammu ha explicado que se ha tratado de una visita muy cordial y amistosa en la cual el viceconsejero ha interactuado y escuchado las actividades y acciones que llevan a cabo. Se trata de una visita que se enmarca en la que lleva realizado desde hace unos días, en relación a las actividades llevadas a cabo con la subvención en régimen de concurrencia, destinadas a ONG y centros colaboradores con menores, enmarcadas en la atención a situaciones de vulnerabilidad y/o exclusión social.
El programa subvencionado consistía en un centro de día educativo de intervención para la normalización e inclusión social de los menores extranjeros, que servía de punto de encuentro, en horario de mañana y tarde, ofreciéndoles un espacio de acogida y familiaridad donde puedan descansar, asearse, tomar un pequeño refrigerio que contribuya a la mejora del estado de su bienestar, de formación lúdica y de relación, aprendizaje de la lengua y comportamiento cívico, acceso a internet, actividades culturales y recreativas, junto a diversos servicios de hábitos saludables, cuidados personales, higiene personal y alimentación, además de información y/o derivaciones hacia otros recursos sociales.

El viceconsejero ha detallado que dicho programa nace de la necesidad de ofrecer una alternativa de fácil acceso a aquellos adolescentes y jóvenes extranjeros que están en la calle y en una situación de vulnerabilidad. Su finalidad era mejorar la calidad de vida de los mismos tanto en el ámbito sanitario, como social y personal, estando en una situación de calle, en una situación de precariedad económica y social, que no tienen los recursos mínimos para vivir una vida normalizada que les hace estar en el límite o al margen de la sociedad.

Por la noche, a las 21 horas, acompañan a un grupo de voluntarias que les llevan comida, a los que están en la calle y ha habido veces que han contado hasta cien personas.