www.melillahoy.es

FÚTBOL SALA-PRIMERA/SEGUNDA DIVISIÓN NACIONAL FEMENINA

Lubna Boukichou analiza la actualidad del Torreblanca Melilla
Lubna Boukichou analiza la actualidad del Torreblanca Melilla (Foto: Torreblanca Melilla)

Lubna Boukichou: “El Ramadán es muy importante, es mi religión y un mes de paz”

"“En este mes sólo le pido a Dios que todo vuelva a la normalidad y que el Covid desaparezca”, resalta la jugadora del Torreblanca Melilla

martes 13 de abril de 2021, 21:35h
La melillense Lubna Boukichou analiza la actualidad del primer y segundo del Torreblanca Melilla, aunque la jugadora local inicia hoy miércoles el mes sagrado del Ramadán, en el que tendrá que ayunar durante las horas de sol. Seguir entrenando y compitiendo a la misma intensidad, y sin poder comer ni beber desde el amanecer hasta el atardecer.
Desde hace varias semanas, Lubna, Nerea y Natalia están entrenando a las órdenes de Marcio y Andrés con la primera plantilla. Unas sesiones de trabajo en las que destaca la alta intensidad: “Vienes aquí y hay mucha presión, pero Marcio quiere más y más, y hacemos todo lo que dice”.
“No le regalamos nada a nadie”, así define la goleadora melillense la marcha del equipo de la Segunda División en esta segunda fase de ascenso. Por el momento, las ‘Guerreras’ de Miguel Centeno acumulan tres derrotas, todas ellas por la mínima, y una holgada victoria ante Guadalcacín FSF. “El entrenador dice que lo importante es estar y competir”, aunque no le cuesta reconocer que si pierden “es porque el otro equipo ha sido mejor”, pero cree que también han tenido “un poco de suerte”.
Este miércoles es el primer día de ayuno para la comunidad musulmana que cumple con el mes sagrado del Ramadán. La atacante local destaca que “es un mes importante para mí, es mi religión y es lo mejor”. El ayuno de agua y comida dura desde el amanecer, hasta el atardecer y, por lo tanto, la jugadora no podrá beber agua en las sesiones de entrenamiento, ni en los partidos: “Nos tenemos que adaptar, sólo se nota el primer y segundo día, pero el resto no pasa factura”, señala Lubna.
Por otro lado, deja claro que le explicará el plan que sigue cada año al entrenador, que le funciona muy bien y que sólo espera que el mes venga “bien y con mucha salud”. A pesar de que pueda parecer un lastre de cara a la actividad física de primer nivel, Lubna asegura que el Ramadán “es algo bueno”, ya que “es un mes de paz, de limpieza y de ponerte en lugar de la gente que no tiene la suerte de tener un plato de comida cada día”.
“Solo le pido a Dios que todo vuelva a la normalidad y que el Covid desaparezca”, asegura Lubna en una festividad en la que las familias melillenses no podrán juntarse a una ruptura de ayuno. O en la que será muy difícil compartir culturas y tradiciones entre los miembros del Torreblanca, pero ella señala: “Cuando se pueda, las puertas de mi casa estarán abiertas para todos”