www.melillahoy.es

A bordo se imparte el Grado en Ingeniería Industrial. Prima "la cultura del esfuerzo y la convivencia" entre las 258 personas que viajan a bordo. Puede visitarse hoy y mañana a partir de las 10

El presidente de la Ciudad, en su visita al buque (Foto: Guerrero)
El presidente de la Ciudad, en su visita al buque (Foto: Guerrero)

Juan Sebastián de Elcano: el mayor navegante de la historia y una universidad

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Ya estuvo aquí en el 97 y ha regresado. El buque escuela de la Armada española Juan Sebastián de Elcano estará en Melilla hasta el lunes. Son 258 las personas que viajan a bordo, convirtiéndose en una escuela de convivencia, según el capitán del navío, Enrique Torres Piñeyro, que aseguró que Elcano es el mayor navegante de la historia. Con 86 años, ha recorrido tanto como 50 vueltas al mundo. Además de ser una universidad social, por inculcarse "el valor del esfuerzo", ahora, además forma a ingenieros industriales. Los melillenses interesados pueden visitar el barco desde las 10 de la mañana. El lunes parte hacia Cádiz.
A las 9 de la mañana llegó el Juan Sebastián de Elcano a la ciudad (Foto: Guerrero)
A las 9 de la mañana llegó el Juan Sebastián de Elcano a la ciudad (Foto: Guerrero)
Parte del buque, en la cubierta (Foto: Guerrero)
Parte del buque, en la cubierta (Foto: Guerrero)
"Es un privilegio volver a Melilla". A las 9 de la mañana, el buque escuela de la Armada española Juan Sebastián de Elcano llegaba a la Ciudad Autónoma. Ya estuvo aquí en 1997, según el capitán del navío. Como cada año, el buque realiza un crucero de instrucción, con los guardias marinas que se están formando a bordo. Con el plan de estudios nuevo, además, el guardia marina también será Ingeniero Industrial, gracias a la presencia de profesores del Centro Universitario de la Defensa, adscrito a la Universidad de Vigo. Esto permitirá al alumno de cuarto que, al terminar, no sólo sea tenientes o alférez de navío, sino que también obtenga el Grado en Ingeniería Industrial.

Son 258 personas las que viajaban a bordo, 67 alumnos. Uno de ellos, guardia marina de segunda, explicó cómo era el día a día. "Nos despertamos a las 6:45 horas de la mañana". Desde entonces, José Enrique Delgado se forma (como guardia marina y como ingeniero), come, duerme y vive en un buque. ¿Cómo se lleva estar lejos de la familia? Para él no es demasiado complicado: "A la entrada en la Armada ya sabemos a lo que nos enfrentamos, yo sabía que iba a estar separado de mi familia, como mi padre y mi abuelo, ya sabemos que esta va a ser nuestra vida, la afrontamos con normalidad, llamando siempre que podemos a la familia y demostrando que estamos bien", aunque no lo llevan tan bien los que no provienen de familia que haya estado en la misma situación, según contó.

No sólo formación teórica se da en el buque, el aprendizaje "va más allá". El capitán aseguró que se trata de una formación "integral" en "valores y principios" en la que prima la "cultura del esfuerzo". Además, teniendo en cuenta que casi 260 personas viven en un espacio reducido y en alta mar, se forman, también en convivencia: "Son muchos días y muchas noches juntos, eso nos estimula a favorecer las relaciones de las personas y a mejorar las dotes de convivencia y tolerancia", defendió Enrique Torres Piñeyro.

Muchos escolares pudieron visitar ayer el buque, "el mayor navegante de la historia". Con 86 años, ha realizado cerca de 2 millones de millas, más de 35 años seguidos, como haber dado 50 vueltas al mundo, explicó el capitán. Es, aseguró, "un barco sin igual", que pueden visitar los melillenses desde las 10 de la mañana. El lunes partirá rumbo a Cádiz, para continuar haciendo escalas en Santa Cruz de Tenerife, Praia (Cabo Verde), Cartagena (Colombia), Santo Domingo (República Dominicana), Boston (EEUU), Dublín (Irlanda) y Hamburgo (Alemania, para terminar su travesía en Noruega, en Marín, donde se prevé que llegue el 13 de julio. A través de este crucero de instrucción, de seis meses de duración, se forma a los futuros oficiales de la Armada, los guardias marinas.

Embajada flotante
Además de ser un buque universitario, también es una embajada flotante. Su presencia en países y puertos extranjeros contribuye de forma notable a apoyar la política exterior de España. Ayer, pisó tierra melillense, donde se quedará hasta el lunes. El delegado del Gobierno, el presidente de la Ciudad Autónoma y el comandante general de Melilla recibieron en sus respectivos despachos al capitán del navío, para, más tarde, visitar el buque, en el que fueron recibidos por la tripulación bajo el Himno de España.