www.melillahoy.es

BALONCESTO - ADECCO ORO

La plantilla del Melilla Baloncesto continúa inmersa en la preparación del choque del viernes

Los melillenses se enfrentarán a un muy necesitado Planasa Navarra

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Los melillenses esperan acabar con la mala racha de las últimas semanas
Los melillenses esperan acabar con la mala racha de las últimas semanas
El decano continúa con su preparación de cara al partido del próximo viernes (21’00 horas) ante el Planasa Navarra. Ayer, los jugadores tuvieron por la mañana una sesión de carácter voluntaria programada por el cuerpo técnico, por la que se pasaron varios de los integrantes del primer equipo, mientras que por la tarde, desde las 19’00 horas, se ejercitaron en las instalaciones del Pabellón de Deportes Javier Imbroda. Los lesionados Devin Wright e Iñaki Narros siguen trabajando para estar lo antes posible a disposición del entrenador Alejandro Alcoba e intentar ayudar al decano en las trascendentales tres últimas jornadas que se avecinan.
Faltan tres jornadas para que la fase regular de la Adecco Oro llegue a su término y con ellas las opciones de los melillenses de poder disputar los play off. Las últimas tras derrotas han complicado mucho esa posibilidad, pero mientras las matemáticas no digan lo contrario el Melilla Baloncesto continuará luchando por ese objetivo, aunque sin mirar más allá del encuentro del viernes ante el Planasa Navarra.

Para los melillenses resulta fundamental la victoria, por lo que el técnico Alejandro Alcoba ha preparado una semana con un menor número de estímulos físicos y una carga táctica más concentrada, con lo que los entrenamientos están siendo más cortos pero de mucha más calidad.

Así, en la matinal del ayer la sesión pasó a ser de carácter voluntaria, cuando habitualmente los martes por la mañana los jugadores realizan un trabajo de gimnasio y tiro. A pesar de ello, muchos de los jugadores del primer equipo acudieron al ‘Javier Imbroda’ para llevar a cabo trabajos más específicos, incluido los lesionados Devin Wright e Iñaki Narros para seguir recuperándose de sus respectivas lesiones.

Ayer tarde, en torno a las 19’00 horas, Alcoba citó a los suyos para completar el segundo entrenamiento táctico de la semana, en el que la plantilla continuó preparando el choque frente a la escuadra navarra.

Planasa, ante su última bala
El equipo pamplonés afrontará el duelo de Melilla como farolillo rojo y con la última bala en el cartucho para intentar evitar el descenso de categoría. Al menos, los de Sergio Lamúa llegarán con la moral más alta tras vencer en su último partido al Básquet Coruña por 71-67.

Y es que los navarros son los colistas de la Adecco Oro, y aunque las estadísticas puedan ser frías en muchas ocasiones en esta ocasión dejan entrever el motivo de ello. Los ‘rojillos’ son los que más puntos reciben en la competición, con 80.39, y los segundos que menos anotan, con poco más de 69 puntos por encuentro.

En cuanto a la plantilla, varios cambios se han producido en el Planasa Navarra desde que los melillenses se midieran a los navarros en la primera vuelta. De este modo, la principal y más importante novedad está en el banquillo, ya que los malos resultados hicieron que la directiva cesara a Ángel Jareño, toda una institución en el conjunto pamplonica. Su sustituto fue Sergio Lamúa, su segundo. Lamúa ha intentado mantener la agresividad e intensidad en defensa y desde ahí jugar al contraataque o con transiciones rápidas gracias a sus exteriores. En ataque es donde se han podido ver las mayores diferencias del próximo rival del Melilla Baloncesto, ya que se están mostrando como un equipo más vertical de cara al aro, siempre en busca de penetraciones, bien para anotar o buscar a sus interiores, en especial a Mesa.

Y es que el granadino es el líder y máximo anotador del Planasa, con unos promedios de 12.73 puntos, a los que suma 7.64 rebotes. Se trata de un pívot rocoso que, además, aporta veteranía al representante de la comunidad foral. Su compañero en la zona suele ser Ale Navajas, un ’4' abierto que destaca sobre todo por su tiro exterior, y es el otro referente de los navarros -segundo máximo anotador y reboteador del equipo-. La ‘pintura’ la completan Miguel Lorenzo, Brandon Sebirumbi y la incorporación en el mercado de invierno de Iván Krolo, un jugador de 2.17 metros de estatura y 30 años que sobresale en defensa gracias a su poder de intimidación.

Por fuera, Lamúa cuenta con jugadores muy versátiles como Joaquín Bonhome o Quique Suarez, quienes aportan en todas las facetas del juego, fundamentalmente atrás. Los puntos fuera los pone el búlgaro Durchev, un jugador un tanto irregular pero con calidad sobrada para romper cualquier partido.

Quizás las mayores dificultades esta temporada en el cuadro pamplonés han llegado en la dirección. Los problemas físicos, espantadas o problemas extradeportivos han condicionado a Planasa. En la actualidad, el encargado de llevar la batuta es el canario Cristian Díaz -mejor base de la última jornada-, al que ayudan Raúl Mena -lesionado en los últimos choques y que llegará justo al compromiso del viernes-, y el joven Nico Úriz.