www.melillahoy.es

Francisco Gámez afirma que el cofrade “debe ser el espejo en el que todos puedan mirarse”

Francisco Gámez, pregonero de la Semana Santa 2014
Francisco Gámez, pregonero de la Semana Santa 2014

A las nueve de la noche ofrecerá, en la parroquia del Sagrado Corazón, el pregón oficial de la Semana Santa de Melilla 2014

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
El pregonero oficial de Semana Santa, Francisco Gámez, afirma que el cofrade debe ser para el resto del mundo el espejo en el que todos puedan mirarse y reflejar la realidad de la labor y servicio que realizan estos hombres y mujeres de fe. Además animó a los melillenses a salir a la calle y apoyar su Semana Santa, a las distintas salidas procesionales y en especial a los hombres de trono, transmisores de una tradición de siglos. Francisco Gámez será el encargado de pregonar esta noche la Semana Santa de Melilla 2014, un honor no exento de responsabilidad como el mismo reconoce, de ahí que este melillense sencillo afrontara las horas previas con el lógico nerviosismo y todos los temores del mundo por si algo sale mal.
No resulta nada sencillo ser el pregonero de la Semana Mayor de los católicos en esta tierra, máxime cuando en los últimos quince años la candidatura de Paco Gámez siempre se barajó para esta misión. "Me enfrento a estas horas previas con susto, porque es una responsabilidad muy grande. Da miedo, porque no es un sencillo paseo militar, sino que lleva muchas horas escribiendo, noches de insomnio, de rezos y también lágrimas, buscando hacerlo lo mejor posible. Sin duda está siendo la Cuaresma más larga de mi vida", afirma con sinceridad.

Cofrade
Un hombre sencillo, eso es precisamente lo que encontrarán los melillenses que acudan esta noche a la Parroquia del Sagrado Corazón, a las nueve de la noche, para presenciar la proclamación del pregón, discurso que también podrá seguirse en directo por Televisión Melilla. "Van a presenciar a un hombre humilde y sencillo, del que van a oír su experiencia como cofrade" desde hace más de seis décadas. "Voy camino de cumplir los 64 años, y soy cofrade desde hace 62, así que voy a hablar de este viajero que a lo largo de todas estas décadas ha querido, con su libreta en mano, apuntar cuanto tenían que enseñarme mis mayores, en especial los viejos cofrades, de los que he heredado todo lo que sé y he asumido por convicción, para poder transmitir también en este pregón lo que para mí significa ser cofrade, el compromiso de asumir esta misión".

Además realzará en su parlamento lo que es la "Pasión, Muerte y, en especial, ese momento tan especial para el creyente como es la Resurrección de Cristo, que es el fundamento de nuestra fe". El pregonero, un mariano convencido, no olvidará la figura de la Virgen María en su discurso, y a ella se encomendará en esta noche tan especial.

Reconoce que en estos tiempos, se hace más que difícil el papel del cofrade dentro de la sociedad. "Ser cofrade es un compromiso nada sencillo y tiene muchas dificultades, pero ahí debe ayudarte tus conocimientos, lo aprendido, la herencia recibida y tu preparación de años. Esas experiencias y vivencias deben ayudarte en tu labor, y tu obligación es transmitirla a lo demás, en especial a los más jóvenes, haciéndoles partícipes a compartir eso que Él nos enseñó, como el darnos a los demás".

Reconoce las dificultades de ser un hombre de fe ante un mundo "tan comercializado y corrupto, porque hace más difícil acercar la palabra de Dios, porque parece como que la gente huye de ella, por eso los cofrades debemos transmitir nuestra experiencia para convencer a los que dudan, y en este sentido, la vida del cofrade tiene que ser un ejemplo y un espejo limpio donde todos se puedan reflejar y vean la calidad, el amor, la sencillez de lo que supone ser cofrade".

Semana Santa
En cuanto a la propia Semana Santa de Melilla, afirmó que padece el problema de su lejanía del resto del país, algo que acrecienta "el sentimiento de isla de los melillenses" que en el aspecto de la Semana de Pasión, "no cuentan con influencias vecinales como puede ocurrir en el resto de la geografía peninsular". Esto hace que muchos, cuando llega esta fecha, "prefieran cruzar el charco y aunque eso es algo que no critico, el que haya quienes aprovechen la Semana Santa para viajar, yo como cofrade no me iría de Melilla, a no ser que fuera por una necesidad".
"No entiendo el concepto vacacional en Semana Santa, sino que son unos días que nuestra religión nos pide estar con Él y en Él, participando en sus Santos Oficios, una semana al año en la que nos piden que le dediquemos nuestra atención. Respeto a aquellos que se quieran marchar en estos días, pero para qué irme de mi tierra para ver una pasión cuando la tengo aquí y además con imágenes impresionantes". En este sentido, afirma que la Semana Santa local "no tiene nada que envidiar" a las peninsulares, "porque aquí se vive tan intensamente como en cualquier otro punto del país". Por ese motivo, el pregonero invitó a los melillenses a no marcharse, sino a arropar al cofrade, "a estos hombres que mantienen una tradición de siglos, llevando los tronos sobre sus hombros y que quieren mantenerla en su tierra, sacando a la calle a sus santos titulares".
"Apoyemos a esa juventud que se mete bajo un trono durante horas y horas, y por eso pido a la gente que no se quede en sus casas, que los que no se marchen salgan a la calle para arropar a nuestra gente, a nuestra Semana Santa".