www.melillahoy.es

Una familia pierde su casa enterrada bajo barro y escombros al reventar una tubería general

Los afectados, trasladados a un hotel, afirman que hace tres meses hubo otra rotura y sufrieron una inundación

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
El joven matrimonio afectado por la avería
El joven matrimonio afectado por la avería
Una familia melillense de la Carretera del Polvorín perdió ayer su casa como consecuencia de que reventara en la calle una tubería general de conducción de agua. Una avería similar se produjo hace tres meses, apuntan los afectados, pero en esta ocasión la fuerza del agua ha ocasionado importantes daños. Además de inundar las casas colindantes, arrastró barro y derribó parte del muro de la vivienda de una joven familia que ha perdido todo cuanto poseían bajo una montaña de escombros. Han sido trasladados a un hotel por el momento.
La cocina ha quedado sepultada por los escombros
La cocina ha quedado sepultada por los escombros
Todo comenzó pasadas las ocho y media de la mañana de ayer sábado. Según relata Yusef Mustafa, el principal afectado, a esa hora estaba desayunando junto a su mujer y su hijo de tres años cuando escucharon un ruido y seguidamente, empezó a entrar agua por la puerta y en especial, a filtrarse por la pared.

Con rapidez salieron de la casa, momento en el que el muro se venía abajo sembrando el caso en la pequeña vivienda. El agua arrastró barro y sepultó buena parte de la vivienda bajo kilos de escombros. De hecho, de la cocina únicamente se salvaron de quedar enterrados los muebles que estaban colgados.

Lo que no ha destrozado el barro o ha destruido las piedras, ha quedado muy afectado por el agua. "Lo hemos perdido todo", afirma Yusef Mustafa con gran entereza y tristeza. Afirma que la cosa podía haber sido peor puesto que "si llegamos a estar durmiendo, morimos los tres".

Explica Yusef Mustafa que no es a primera vez que se produce una avería de esta canalización de la calle. De hecho hace tres meses "también reventó y hubo casas, como la mía, que se inundaron, pero vinieron y lo arreglaron y dijeron que esta solucionado, pero a la vista está que no". Yusef desconoce qué va a ocurrir ahora con su vivienda, si será necesario derribarla o si se podrá reparar, pero en cualquier caso será necesario invertir un dinero que no tienen, porque aunque él tiene trabajo, la inversión sería muy costosa. Espera que la administración tome cartas en el asunto, que "no eche balones fuera y asuma su responsabilidad, y que evite que esto pueda volver a ocurrir, porque podríamos haber muerto", apostilla. La Consejería de Bienestar Social y Sanidad ofreció ayer un alojamiento alternativo a la familia afectada. El lunes se determinará qué tipo de ayuda poder concederles.