www.melillahoy.es

Monseñor Catalá reconoce la dedicación y amor de las religiosas de la Divina Infantita

La ceremonia fue concelebrada (Foto: Guerrero)
La ceremonia fue concelebrada (Foto: Guerrero)
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
El obispo de Málaga y Melilla, Jesús Catalá, manifestó a las hermanas de la Divina Infantita, las Esclavas de la Inmaculada Niña que su misión en Melilla, en la que están desde 1923 es la de "hacer presente el amor de Dios y atender a los más necesitados" a través de una casa en la que acogen a 30 niñas, la mayoría marroquíes.
"Vuestro testimonio de amor se refleja en la acogida de estas personas faltas de hogar a las que proporcionáis un verdadero hogar y la ternura y solicitud de auténticas madres". Por todo ello agradeció la labor que realizan estas religiosas tanto en Melilla como en Nador. Tuvo palabras también de satisfacción por la visita a Melilla de la bella talla de madera del siglo XIX de la virgen niña, que llega por primera vez en la historia. Habló de la magnífica acogida que se ha dispensado en la ciudad a la imagen procedente de México. En su intervención, monseñor hizo un breve recorrido por la historia de la fundación de la congregación de las Esclavas de la Inmaculada Niña y el culto a la Divina Infantita que surgió en México en 1840 y se divulgó por el mundo. La intervención del obispo se produjo en la ceremonia religiosa que se desarrolló en la Parroquia del Sagrado Corazón, concelebrada con la participación del arzobispo de Tánger, el vicario y los sacerdotes de Melilla y Nador. La misa, organizada con ocasión de la visita de la imagen de la virgen niña, contó con la actuación de la Coral Polifónica.
Las religiosas, felices con la visita de la virgen niña (Foto: Guerrero)
Las religiosas, felices con la visita de la virgen niña (Foto: Guerrero)