www.melillahoy.es

Garbín recomienda llamar a la Policía Local cuando se vea a un menor mendigar en la calle

La Policía realiza operaciones en la zona de la escollera y el centro de la ciudad para localizarlos
La Policía realiza operaciones en la zona de la escollera y el centro de la ciudad para localizarlos

La consejera señala que los MENAS están en la calle porque quieren, pero que esa no es la "mejor situación para ningún menor" y que existen centros de acogida

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
La consejera de Bienestar Social y Sanidad, Mª Antonia Garbín, anima a los melillenses a que cuando vean en la calle a cualquier menor dedicándose a la mendicidad, que en vez entregarle dinero o comida, que aunque les dé pena, que avisen a la Policía Local para que pueda ser conducido y atendido en un centro de acogida. Manifiesta que estar en la calle "no es la mejor situación para ningún menor" y que al encontrarse en España son perfectamente atendidos en centros habilitados para ello.
Afirmó la consejera de Bienestar Social y Sanidad, Mª Antonia Garbín, que en estos momentos la cifra de menores extranjeros no acompañados (MENAS) acogidos está "estabilizada". En concreto en el Centro Purísima se acoge a 160 de estos jóvenes. Señaló que el incremento suele darse cuando llega alguna patera o se produce algún salto en la frontera. En la mayoría de las ocasiones, sobre todo en el caso de los subsaharianos que acceden y alegan ser menores de edad, "en un 98% se comprueba que son adultos". Si la cifra de acogidos se mantiene es porque "ha bajado la presión", manifestó.

Escolleras
Destacó también las actuaciones que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado llevan a cabo en las escolleras y en la zona centro para acabar con la presencia de los menores que viven en la calle. Si antes eran conducidos a los centros y volvían a marcharse sin que se les realizaran las pruebas oportunas, ahora cuando se les localiza, se les hacen las pruebas oseométricas para comprobar si son menores o no. Indicó Garbín que la mayoría de ellos tienen ya más de 18 años y son conducidos a Comisaría para, en aplicación de la Ley de Extranjería, expulsarlos.

A los menores se les lleva a centros de acogida y "cada vez son más los que deciden quedarse". Estas actuaciones han permitido "reducir el número" de menores o jóvenes extranjeros en las calles. El trabajo en las escolleras se refuerza también con batidas en los locales de hostelería a los que acuden muchos de estos jóvenes pidiendo comida o dinero.

No a la mendicidad
La consejera de Bienestar Social animó a los melillenses a que cuando vean a un menor mendigando, que aunque comprende que "pueden dar pena y se le da dinero y comida", que se dé aviso a la Policía Local, o si prefieren a la Policía Nacional o Guardia Civil, que ellos se pondrían en contacto con el grupo de menores de la Local para que actúe. Se retirarán de la calle a estos menores y serán conducidos a un centro de acogida donde se les dará alimentos, ropa y un lugar en el que quedarse e incluso formarse. “Darles dinero es incentivar la mendicidad”, dijo.

Afirmó que estos jóvenes "no se encuentran en una necesidad real, sino que lo hacen (mendigar) para seguir en la calle, porque hay centros donde se les da de comer y vestuario". Afirmó que el vivir en la calle "no es ninguna situación deseable para ningún menor, y para eso están los centros de acogida; por lo tanto, esa situación en la que se encuentran no es real, porque no estamos en Marruecos, sino en España donde se les atiende". El mejor camino, por tanto, es "llamar a la policía para que a través de los servicios de protección se les mande a un centro".

Por último manifestó que mientras que las cifras del centro de acogida están estabilizadas, no ocurre lo mismo con el centro de reforma, puesto que en estos momentos cumplen medidas judiciales un total de 37 jóvenes infractores, la cifra más elevada de los últimos años. El centro de reforma dispone aún de plazas libres.