www.melillahoy.es

Neurólogos intercambian experiencias sobre las positivas ventanas del uso del Fingolimod en la esclerosis múltiple

El encuentro se desarrolló en el Hotel Melilla Puerto (Foto: Guerrero)
El encuentro se desarrolló en el Hotel Melilla Puerto (Foto: Guerrero)

El fármaco, según la experiencia clínica, ha logrado reducir en un 80% brotes de la enfermedad y estabilizar la discapacidad de los pacientes en al menos dos años

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Una veintena de neurólogos especialistas en esclerosis múltiple se reunió ayer en el Hotel Melilla Puerto al objeto de intercambiar experiencias sobre la utilización de un nuevo fármaco, el Fingolimod, que desde hace tres años se viene administrando a los pacientes aquejados de esta enfermedad crónica. Los resultados de la práctica clínica diaria de su utilización están resultando muy positivos, según los expertos, puesto que ha logrado reducir en un 80% los brotes de la enfermedad en enfermos diagnosticados, así como estabilizar la discapacidad que genera la esclerosis, al menos durante dos años.
Según el doctor Óscar Fernández, jefe del Servicio de los Hospitales Universitarios Carlos Haya y Virgen de la Victoria de Málaga, el encuentro celebrado ayer en Melilla con la participación de una veintena de neurólogos principalmente andaluces tenía por objeto aportar la experiencia de los centros hospitalarios de la capital malacitana y el San Carlos de Madrid, sobre el Fingolimod, un nuevo fármaco en el tratamiento específico de la esclerosis múltiple.

Fingolimod
Dijo que Melilla, como en el resto del país, se viene administrando este fármaco que está arrojando importantes resultados en la mejora de la calidad de vida de los pacientes. "Este tratamiento es nuevo, lleva tres años en el mercado y tiene muchas ventajas, porque es de administración oral, es cómodo para los pacientes, es bastante seguro y eficaz; en resumen, tiene casi todas las propiedades que se le pide a un medicamento", afirmó. En la reunión de ayer los ponentes expusieron los datos recopilados en los centros hospitalarios con un volumen importante de pacientes a los que se está administrando el Fingolimod, pero además no en un estudio en un grupo acotado, sino en la práctica clínica habitual y su efectividad.

Afirmó el doctor Óscar Fernández que la efectividad de este nuevo fármaco es "alta" y ello porque en estudios de dos años, se ha comprobado que "los brotes de la enfermedad se reducen en un 80% y que la discapacidad se estabiliza al menos en dos años", con lo que se logra que el paciente se mantenga estable al menos durante ese periodo y esto "es algo nuevo en el campo de la esclerosis". La consecuencia es que esta estabilización redunda en la calidad de vida del enfermo. "Con este y otros tratamientos se logra que la mayoría de los pacientes puedan tener una esperanza de vida normal y una calidad de vida muy buena". La Esclerosis Múltiple, según dijo, "es una enfermedad cada vez más frecuente, que se diagnostica mejor y afecta aproximadamente a unos cien casos por cada cien mil habitantes, por lo que en España tenemos unos cuarenta mil y en Melilla, una decena de casos".

Por su parte el doctor Rafael Arroyo, coordinador de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Servicio de Neurología del Hospital San Carlos de Madrid, señaló que este fármaco, el Fingolimod comenzó a comercializarse hace dos años, pero ya se venía investigando con él, al menos en nuestro país, desde hace una década. Precisamente su participación en el encuentro de ayer en Melilla fue para explicar cómo se desarrollaron los ensayos clínicos, así como la experiencia clínica diaria en el centro hospitalario madrileño.

Reiteró que es un "fármaco muy importante, y los resultados que se obtienen en la práctica nos sorprenden positivamente, porque arroja resultados mejores que los esperados en los estudio". Lo primordial es que "hay un porcentaje alto de pacientes que con este tratamiento, cuando tienen una buena indicación, están sin brotes de la enfermedad, sin progresión de la misma y con una muy buena tolerancia, que es lo que buscamos para ellos". Según dijo, la esclerosis es una enfermedad "tremendamente compleja, que varia de unos pacientes a otros por lo que hay que buscar una medicina más personalidad, y este es el gran reto que tenemos, el buscar los marcadores individuales que nos permitan encontrar el tratamiento más idóneo para cada paciente, y ese es el gran reto que tenemos hoy por hoy".

Añadió por último que encuentros como el celebrado ayer en Melilla, ayuda sin duda al intercambio de experiencias e información que puede contribuir a mejorar tanto la medicación como el tratamiento de esta enfermedad crónica.