www.melillahoy.es

Hoy podría levantarse la prohibición de baño en las playas de Melilla

Los melillenses han seguido la recomendación de no bañarse (Foto: Guerrero)
Los melillenses han seguido la recomendación de no bañarse (Foto: Guerrero)

Medio Ambiente está a la espera de conocer los resultados del análisis realizado ayer a las aguas de la dársena melillense después del vertido de aguas fecales

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
La Consejería de Medio Ambiente podrá decidir esta mañana si finalmente las playas melillenses se abren de nuevo al baño libre tras el cierre preventivo decretado el jueves por la rotura de la tubería que conduce las aguas fecales desde la estación de bombero a la planta depuradora a la altura de la playa del Hipódromo. Hoy se conocerán los resultados de los análisis a los que han sido sometidos varias muestras del agua del litoral melillense y comprobar si se ha alejado el resigo de contaminación provocado por el vertido de aguas residuales que se realizó desde los aliviaderos durante el proceso de reparación de la avería.
El consejero de Medio Ambiente accidental, el viceconsejero Francisco Villena, señaló que la avería en sí de la tubería se subsanó pasadas las diez de la noche del pasado jueves, tras doce horas de trabajo ininterrumpidas. La avería se detectó a las nueve de la mañana y en ese momento se activó el protocolo de actuación pertinente. Para poder trabajar fue necesario vaciar por completo la canalización de más de un kilómetro de longitud que conecta la planta de impulsión con la depuradora de aguas residuales. Cuando se pensó que se había reparado la avería, se volvió a llenar pero se comprobó que había otra fuga, por lo que hubo que repetir la operación, alargando la reparación hasta algo más de las diez de la noche. Después se realizó la pertinente comprobación y se verificó la resolución de la avería.

Pero tal como se temía, aunque no hubo filtración de las aguas a la arena, sí que desde la planta de bombeo y durante media hora, se tuvo que verter aguas negras a la desembocadura del río de Oro por los aliviaderos. Esta operación evitó una acumulación de líquido que hubiese hecho imposible el funcionamiento de la estación, al tiempo que dio varias preciadas horas a los operarios para poder completar la reparación. Según Francisco Villena, desde el primer momento estuvieron al pie del cañón tanto el personal de la empresa Valoriza como los responsables de la Dirección General de Recursos Hídricos de la Ciudad Autónoma, para solventar cuanto antes la situación.

Tras el vertido controlado, se hicieron los pertinentes análisis de las aguas de la dársena y los resultados, conocidos ayer por la mañana "no han sido todo lo satisfactorios que queríamos, por lo que hemos prolongado la prohibición del baño hasta el sábado", indicó Francisco Villena. Hoy se conocerán los resultados de los nuevos análisis a los que se han sometido varias muestras que se tomaron ayer de las zonas de baño. A tenor de los resultados, la Consejería de Medio Ambiente adoptará la decisión pertinente, que puede ir desde mantener la prohibición a levantarla finalmente. La prohibición afecta a las zonas de baño comprendida entre el Club Marítimo y la playa de la Hípica.

Señaló el viceconsejero que con una tubería de más de 30 años por la que circula agua a gran presión, es posible que se produzcan averías y roturas como la ocurrida tanto este jueves como hace dos años. Lo lamentable es que se den en verano, perjudicando a los melillenses. Manifestó Francisco Villena que los melillenses, una vez conocida la situación, han atendido perfectamente la recomendación de no bañarse. A esto, dijo, ha ayudado tanto las banderas rojas como el personal de Protección Civil y el de salvamento, informando a los ciudadanos que se acercaban a las playas, aunque dijo que la climatología también ayudó ayer viernes a que los melillenses prefirieran quedarse en casa.