www.melillahoy.es

Los trabajos de limpieza en la playa de Horcas se prolongarán hasta agosto

Los trabajos de limpieza se ven dificultados por el viento, el oleaje y el volumen de residuos (Foto: Guerrero)
Los trabajos de limpieza se ven dificultados por el viento, el oleaje y el volumen de residuos (Foto: Guerrero)

La inclemencia meteorológica y el volumen de los residuos acumulados obligan a retrasar la apertura prevista para la segunda quincena de julio

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
La Playa de Horcas Coloradas no abrirá, tal como se preveía desde la Consejería de Medio Ambiente, en la segunda quincena de julio, sino que tendrá que habrá que esperar hasta el arranque de agosto si no se produce ninguna incidencia que obligue a posponer la decisión. La inclemencia meteorológica de las últimas semanas, principalmente las rachas de viento y el volumen de residuos depositados aún bajo el suelo, han obligado a tener que alargar los trabajos de limpieza. Hasta el momento se han retirado algo más de 10 toneladas de residuos.
El consejero accidental de Medio Ambiente, Francisco Villena, señaló que el deseo de todos es que la playa de Horcas Coloradas pueda abrirse al público "lo antes posible" y que con esas miras se sigue trabajando. No obstante reconoció que el mal tiempo, el fuerte oleaje y el viento registrado en las últimas semanas, han podido dificultar los trabajos de limpieza del fondo marino. En principio, la planificación diseñada por la Consejería habla de mantener los plazos de apertura, pero no se descarta que se retrasen una semana las labores y esperar hasta agosto para la conclusión de las operaciones. Las máquinas y los operarios se afanan para retirar todos los restos y de hecho hasta el momento se han extraído de la zona algo más de diez toneladas de residuos. "El deseo es que se pueda abrir cuanto antes, aunque creo que finalmente habrá que esperar hasta agosto", indicó Villena.

Horcas
La playa de Horcas Coloradas se inauguró en 2010 a pesar de que todavía acumulaba numerosos residuos en el fondo por haber sido un vertedero incontrolado durante años. Al poco de abrir al baño, se constató que en el fondo había toneladas de residuos que no fueron retirados durante la obra de regeneración del litoral, sino simplemente cubiertos de arena que se llevó el primer temporal de levante, dejando al descubierto los restos del antiguo vertedero incontrolado que fue aquella playa durante años. Eso obligó a la Ciudad Autónoma a prohibir el baño en aquella playa, donde las máquinas entraron en mayo para empezar con las obras de limpieza.

Un problema en la Contratación, que adjudicó las obras a Ferrovial-Agromán por 427.000 euros gracias a una baja del 30% en su oferta, provocó que estas obras empezara un mes más tarde de lo previsto. De todos modos, el consejero de Medio Ambiente, José Ángel Pérez Calabuig, dijo en su momento que el plazo de ejecución, que es de tres meses, podría verse reducido para que la limpieza estuviese terminada a mediados de julio.

Una vez concluyan los trabaos, presumiblemente en agosto, se equipará la playa rápidamente con el mobiliario para que los melillenses puedan disfrutar de Horcas igual que de las otras playas. Y además, con mayor espacio que hasta ahora, ya que esta playa será 150 metros más larga gracias a la colaboración de la Comandancia General, según avanzó el consejero. Serán, por lo tanto, más de 400 metros de playa en Horcas Coloradas los que podrán disfrutar los melillenses, aunque antes será necesario llevar a cabo una obra que ha causado muchos quebraderos de cabeza a la Ciudad Autónoma.

Así, Calabuig recordó que se han elaborado hasta nueve proyectos, alguno de varios millones de euros. Al final se optó por la solución más sencilla, basada en limpiar y dragar desde el mar o con apoyo desde tierra con retroexcavadoras para cribar toda la arena. Dicho de otro modo, sacar toda la arena, filtrarla para eliminar todos los residuos, y volver a situarla en el mismo sitio. Todo ello, con cuidado de no tocar las rocas donde se asienta la patella ferruginea, la "famosa" lapa que está en peligro de extinción y por lo tanto, protegida.

Para llevar a cabo las obras será necesario dragar 9.300 metros cúbicos por medio marítimo y 5.100 por medios terrestres. También habrá que añadir 10.100 metros cúbicos de arena cribada procedente del vertedero de residuos para sustituir a la que inevitablemente se perderá durante la limpieza.