www.melillahoy.es

La Ciudad y la CEME analizarán en septiembre salidas a la crisis comercial

Instantánea de la reunión de Almendáriz con el presidente (Foto: Guerrero)
Instantánea de la reunión de Almendáriz con el presidente (Foto: Guerrero)

En los últimos cinco años unas 130 empresas melillenses se han visto obligadas a echar el cierre

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
El presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, invitó a la reelegida presidenta de la CEME, Margarita López Almendáriz para que en septiembre puedan sentarse para abordar la grave situación por la que pasa el sector empresarial melillense al objeto de buscar algunas alternativas. El objetivo, según se señaló, es evitar que nuevas empresas echen el cierre como ha ocurrido en los últimos cinco años, en los que 130 empresarios locales se han visto abocados a poner fin a su actividad.
Margarita López Almendáriz, la presidenta de la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME), aprovechó su encuentro ayer con el presidente Imbroda para hablar de la "tremenda y profunda crisis" que aqueja a las PYMES locales. No en vano en los últimos cinco años 130 empresas han echado el cierre y a esto hay que sumar la negativa de los bancos a conceder créditos que ayuden a las empresas tradicionales poder invertir para innovar o para mantenerse. La consecuencia es el cierre empresarial y el despido de las plantillas. Señaló que a Melilla la crisis ha llegado con un retraso de dos años, por lo que habrá que esperar hasta el año 2016 para comenzar a sentir la tímida reactivación del consumo que dijo que se está dando ya en la península. Reconoció que no se vislumbra una solución a corto plazo pero anunció que Imbroda les ha invitado a mantener una reunión después de la feria para abordar esta situación de forma monográfica.

En el encuentro de ayer se habló también del nuevo plan de empleo para jóvenes desempleados, "que ha tenido bastante aceptación"; así como de potenciar el centro comercial abierto instalando la zona azul por fases o la puesta en marcha de los aparcamientos de Isla Talleres que se espera contribuya a animar a los melillenses a acudir al centro.

Reconoció que una posible salida al desempleo es el emprendimiento empresarial, el que los jóvenes apuesten por la apertura de nuevas empresas que oferten productos o servicios originales. Para estos nuevos comerciantes que pueden decantarse por el mundo de las franquicias, "sí existen ayudas porque incluso pueden recibir asesoramiento en la Cámara de Comercio o a la CEME o subvenciones de Promesa, pero la paradoja se da en los ya asentados, los que necesitan ayuda para no cerrar, para los que no hay nada, y lo cierto es que tenemos que mantener a las PYMES porque no se puede parar el corazón de la economía de la ciudad".

Afirma Almendáriz que su mayor "preocupación y ocupación" en estos momentos es el evitar que nuevas empresas echen el cierre. "Tenemos que trabajar y el presidente de la Ciudad así lo ha entendido, es solidario con esta preocupación y vamos a ver qué ocurre en septiembre".