www.melillahoy.es

Retorna a la Melilla de su infancia para celebrar sus bodas de plata junto a la familia

La familia posa en una foto de grupo en el Salón Dorado (Foto: Guerrero)
La familia posa en una foto de grupo en el Salón Dorado (Foto: Guerrero)

Fernando Pérez Llorens, junto a su esposa Guillermina Muñoz, no ha perdido contacto con su tierra y ha sabido transmitir su amor por ella a sus hijos y nietos

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
El 25 de julio de 1964 el melillense Fernando Pérez Llorens y la malacitana Guillermina Muñoz se daban el sí quiero en Málaga, colocando así la primera piedra de una unión que ha dado de sí cinco hijos, diez nietos y cincuenta años de vida en común. Con ocasión de estas bodas de oro los hijos de la feliz pareja decidieron sorprender a sus progenitores eligiendo la ciudad de Melilla, la añorada y querida ciudad de su padre Fernando, como marco en el que celebrar este aniversario. La sorpresa fue mayúscula para este melillense en la diáspora, que se ha convertido en uno de nuestros mejores embajadores intentado inculcar a todos el amor hacia esta tierra africana.

Para acceder a este contenido debe estar suscrito. Si ya lo está, por favor indique su usuario y contraseña.




<< Atrás
Darme de alta
Olvidé mi contraseña
Tu zona de usuario