www.melillahoy.es

Lola Valverde recibe el respaldo y reconocimiento de la Delegación del Gobierno por el trabajo realizado

Emocionada en el momento de recibir la metopa (Foto: Guerrero)
Emocionada en el momento de recibir la metopa (Foto: Guerrero)

La ya ex jefa de la Unidad de Violencia de Género afirmó que en su marcha no ha habido "ni dimisión, ni destitución, ni desilusión", sino añoranza por su labor como docente

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Lola Valverde recibió ayer el calor y cariño de los que han sido sus compañeros en la Delegación del Gobierno y el equipo que dirige Abdelmalik el Barkani en estos últimos dos años y medio como jefa de la Unidad de Coordinación de Violencia de Género, un cargo que deja por propia decisión. De su etapa realiza un balance positivo por el enriquecimiento personal y profesional que cosecha, pero también porque se han logrado hechos como la creación de la Unidad de Valoración Forense Integral, entre otros. No obstante dijo que en materia de violencia de género aún queda mucho por hacer.
Acompañada por los distintos directores provinciales y jefes de área del equipo de la Delegación del Gobierno, Mª Dolores Valverde recibió todo tipo de halagos y reconocimientos a la labor desarrollada en estos dos años y medio al frente de la Unidad de Violencia de Género de Melilla.

Reconocimiento
El representante gubernativo, Abdelmalik el Barkani, señaló que en este acto se venía a reconocer la labor de Lola Valverde, que "de forma voluntaria ha decidido poner fin" a esta etapa personal y profesional, para regresar a su trabajo como orientadora en el IES Enrique Nieto.

De Valverde destacó la "importante labor" realizada en este tiempo en la Unidad de Violencia, impulsando además la colaboración entre estamentos, especialmente con la Ciudad Autónoma. Por todo ello, quiso felicitarla por "cuanto bien has hecho y desearte toda suerte de éxitos en tu nueva etapa". Quiso transmitirle también la satisfacción del resto de compañeros y de cuantas personas han tenido la oportunidad de trabajar con ella. En nombre de la Delegación, le hizo entrega de una metopa como muestra de "cariño y respeto por la labor desarrollada". Barkani señaló que por el momento no se cuenta con ningún candidato para ocupar la vacante de Lola Valverde, aunque sí que "tengo algunas ideas".

Homenajeada
Lola Valverde, sensiblemente emocionada, agradeció a todos las muestras de cariño y afirmó que "ha sido un honor" haber dirigido la Unidad de Coordinación de Violencia de Género que le ha permitido trabajar con personas de gran valía en todas las áreas y estamentos. Dijo que se marcha sin que exista ningún conflicto, sino que tras estos años, su deseo era volver a su puesto como orientadora y profesora de Psicología en el IES Enrique Nieto. Así que "ni dimisión, ni destitución, ni desilusión, sólo volver a lo que era mi profesión que era algo que he añorado, y nada más", apostilló.

Afirma realizar un balance muy positivo de estos dos años en la Unidad de Coordinación. "Ha sido una experiencia positiva, porque siempre se suman experiencias de vida y aprendizajes. Además me llevo a magníficas personas de no habría conocido de no haber trabajado aquí. Todo cuanto me llevo es bueno y positivo". Valverde dejó de manifiesto que aún queda mucho por hacer en materia de violencia de género, en especial en cuestiones de prevención, atención y protección, pero sí dijo, en un balance somero, que en estos dos años y medio se han logrado objetivos en Melilla que considera muy importantes, como la creación de la Unidad de Valoración Forense Integral, el que la Policía Local pueda acceder al programa VIOGEN de protección de víctimas de malos tratos o impulsar la coordinación entre los estamentos e instituciones implicadas en la lucha contra la violencia machista con la modernización del protocolo interinstitucional.

Declinó trasladar alguna recomendación a la persona que se haga cargo de la Unidad, porque considera que cada cual debe establecer cuál debe ser su línea de trabajo. En su caso, ella fijo sus prioridades en tres áreas de trabajo: prevención, atención y protección, pero en materia de violencia de género, manifestó que "aún queda mucho por hacer en todas las áreas y ámbitos", incluyendo el familiar y el educativo. Lo realmente importante, al margen de un reconocimiento que consideraba no merecer, es que ella pudo aportar un grano de arena pero que "lo importante es que se quedan todas las personas, todos los profesionales" que siguen luchando para erradicar esta lacra social.