www.melillahoy.es

Las personas con discapacidad intelectual reclaman el derecho a decidir

Los autogestores, en el inicio del encuentro
Los autogestores, en el inicio del encuentro

Melilla acoge desde ayer el encuentro de Autogestores del Estrecho en el que toman parte 37 personas, entre los llegados desde la península y la propia ciudad

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Con el respaldo del Imserso y la organización de Aspanies-Feaps en su 25 aniversario, Melilla acoge desde ayer el Encuentro de Autogesores del Estrecho en el que 37 personas con discapacidad intelectual de distintos puntos de la geografía andaluza, Ceuta y Melilla, debaten sobre asuntos que les interesan y que se resumen en la necesidad de que tanto las familias como las instituciones y la sociedad en su conjunto, les permitan poder tomar sus propias decisiones, a veces en cuestiones tan sencillas como qué ropa ponerse o qué comer.
Según el presidente de Aspanies-Feaps, Carlos Esteban, Melilla acoge desde ayer el encuentro de Autogestores del Estrecho en el que se reúnen 15 personas llegadas desde Granada Málaga, Cádiz y Ceuta, a los que sumar los 22 de la ciudad anfitriona. El fin, "compartir experiencias y debatir temas que son de interés para personas con discapacidad intelectual". Aspanies organiza este evento coincidiendo además con el 25 aniversario de su fundación. Destacó Esteban la buena acogida y la magnífica relación establecida entre los autogestores de un lado y otro del charco al encontrarse en Melilla, según se pudo comprobar durante el encuentro previo del jueves.

Contenidos
Entrando en materia, en la primera sesión de trabajo, la celebrada ayer, se abordaron temas como el de las viviendas tuteladas, contando para ello con la voz de dos personas con discapacidad que viven en un piso, que aportaron su experiencia y las dificultades que han tenido para llevarla a cabo. El deseo de todos los autogestores, indicó Esteban, es "poder vivir en una vivienda, solos, disfrutando de su autonomía y es que el futuro pasa porque cada uno tenga su propio proyecto de vida". Asimismo en el encuentro se han abordado otros temas como deberes y derechos, o la eliminación de barreras no sólo físicas, sino también en el lenguaje que les permitan integrarse.

Confía Carlos Esteban en que la experiencia de este encuentro pueda llevarse a cabo en otros puntos de Andalucía y de hecho ya han surgido algunas propuestas voluntarias de Cádiz y Ceuta. "La verdad -afirmó el presidente de Aspanies- es que ha sido un gustazo poder contar con el apoyo de todo el mundo que ha colaborado con el evento como la Viceconsejería de Turismo y la Consejería de Educación. El deseo es que lo que empezó el jueves se pueda repetir en otro ámbito provincial y que en toda la orilla del Mediterráneo donde haya personas que tienen las mismas características puedan compartir experiencias y que se enriquezcan tanto ellos en su vida diaria como el movimiento asociativo y la sociedad en general", indicó.

Carlos Esteban aclaró que el movimiento de los autogestores que promueve el movimiento FEAPS a nivel nacional, busca "crear un ámbito en que las personas con discapacidad intelectual, las que quisieran, pudieran tener un cauce en el que llevar a cabo reuniones y compartir las necesidades que tenían para ser capaces de ejercer sus derechos que muchas veces se les pasa por encima".

De esta forma se busca dar a estas personas, dentro de sus posibilidades, la autonomía e independencia que demandan. Para unos esta independencia puede pasar por poder vivir de forma autónoma en un piso tutelado, mientras que para otra persona puede ser el poder elegir la ropa que ponerse o la comida que tomar, porque son decisiones que en la mayoría de los casos no se respetan. "Las familias o la institución donde estén son los que deciden por ellos, y ellos piden ese derecho a decidir, a poder ejercer ese derecho de ciudadanía, y dado que la sociedad no les da un ámbito en el que lo puedan hacer, nosotros hemos creado este movimiento de autogestores".

En Melilla existen dos grupos de autogestores. Uno de ellos lleva diez años funcionando y el segundo, unos cuatro. Para pertenecer a él se les exige el requisito de ser mayor de 16 años. Aspanies, la entidad que celebra sus primeros 25 años de vida, da servicios de diferente calado a unas ochenta personas, como los 40 que acuden al centro ocupacional, mientras que otros acuden a servicios de ocio, al margen de los programas de apoyo culturales para todos o el de asesoramiento para las familias.