www.melillahoy.es

BALONCESTO - ADECCO ORO

Ourense fue un ciclón

El Melilla Baloncesto aguantó durante casi tres cuartos, hundiéndose en el último

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Los melillenses fueron superados ayer en muchas facetas del juego (Foto: Guerrero)
Los melillenses fueron superados ayer en muchas facetas del juego (Foto: Guerrero)
El liderato del decano resultó muy efímero, ya que lo perdió anoche tras caer derrotado frente al Club Ourense Baloncesto por 61-81. Los de Gonzalo García presentaron, en el ‘Javier Imbroda’, sus credenciales para pelear por cotas importantes en la presente temporada. Los melillenses, por su parte, deberán corregir bastantes cosas y ponerse a pensar lo antes posible en la siguiente cita.
Deividas Busma, uno de los tres ex jugadores del Melilla Baloncesto que ayer regresaban a la que fue su cancha, tuvo el honor de inaugurar el marcador. En los primeros minutos los de Alejandro Alcoba lograron llevar la iniciativa en el electrónico, con mínimas diferencias (3-2, 5-2, 10-8 y 11-8). A partir del minuto 6, las tornas comenzaron a cambiar tomando el mando los visitantes con un parcial de 0-9, con lo que se pasó del favorable 11-8 a un inquietante 11-17, con dos triples de Salva Arco y un tercero de Marcos Suka.

Los locales cortaron la sequía de puntos desde la línea de personal con dos tiros libres transformados por Eric Sánchez. De aquí al final del primer cuarto se produjo un intercambio de canastas, aunque el mismo concluiría con un lanzamiento triple anotado por el griego Tsiaras, que estableció el 18-21 con el que llegó a su término este primer acto.

En el segundo periodo, Devin Wright, el más destacado del decano hace justo una semana en Málaga, conseguía los dos primeros puntos de este parcial, aunque los de Gonzalo García de Vitoria continuarían por delante en el luminoso, repitiendo en varias fases una máxima renta de seis puntos (20-26 y 22-28).

Afortunadamente para los intereses de Alejandro Alcoba la diferencia no fue más allá, merced sobre todo a la buena actuación del pívot Adrián Laso, quien mantenía, con sus puntos, a los locales relativamente cerca en el marcador. Precisamente, a 5’20, y tras una canasta suya (un alley-oop), el Melilla Baloncesto se situaba únicamente a dos puntos (26-28). Minutos más tarde, la desventaja alcanzaría los siete (28-35), después de un tiro a tablero anotado por el incombustible Guillermo Rejón.

El base Quique Garrido logró, cuando más falta le hacía a su equipo, un triple, que puso a los melillenses a cuatro puntos (31-35). Así se entró en el último minuto, en el que Edu Martínez acertó con un tiro libre y Adrián Laso fue el encargado de cerrar el cuarto con un lanzamiento a tablero que sirvió para establecer el 33-36 con el que se alcanzó el tiempo de descanso.

La vuelta de los vestuarios parece que le sentó bastante mejor a los gallegos, que incrementaron su nivel defensivo y comenzaron a cargar su juego sobre los hombres interiores, fundamentalmente Deividas Busma y Guillermo Rejón.

Los melillenses no encontraban la forma de pararlos y el cuadro de Gonzalo García fue abriendo una brecha cada vez más grande en el luminoso. No en vano, del 33-36 se pasó al 33-45, es decir, que los de Alejandro Alcoba encajaron un parcial de 0-9, cortado por el capitán Eloy Almazán, quien cumplía ayer su partido número cien con el decano.

La diferencia disminuyó un poco más con la canasta anotada por Carles Bravo (37-45), provocando que el entrenador del Club Ourense solicitara un tiempo muerto para arengar a los suyos y pedirles que no bajaron un ápice su intensidad.

Las instrucciones de Gonzalo García fueron perfectamente entendidas por sus jugadores, que en un abrir y cerrar de ojos volvían a dispararse en el marcador con un parcial de 1-7, con lo que los gallegos alcanzaban su máxima ventaja del encuentro, 14 puntos (38-52), a 3’26. Joan Tomás daba esperanzas a los melillenses con un lanzamiento triple, aunque Guillermo Rejón y Busma no dejaban al Melilla Baloncesto estrechar el electrónico. Con 43-56 se entró en el último minuto de este tercer periodo, en el que se produjo otro intercambio de canastas, finalizando el cuarto con un tiro de tres puntos anotado justo sobre la bocina por Quique Garrido (49-59).

El arranque del definitivo cuarto, con cuatro puntos seguidos del decano (Eric Sánchez y Devin Wright), hicieron concebir ilusiones de poder darle la vuelta al electrónico. Sin embargo, resultó un auténtico espejismo, puesto que el Club Ourense se dio un festín a costa de un Melilla Baloncesto netamente inferior a la escuadra de Gonzalo García, fundamentalmente en este último cuarto en todas las facetas del juego. La máxima renta del choque la lograrían los visitantes a 45 segundos de la conclusión (59-81).

El envite finalizaría con una canasta de Joan Tomàs en el último segundo, que únicamente serviría para que los locales superaran la barrera de los 60 puntos (61-81).

ANOTADORES
Quique Garrido (6), Carles Bravo (7), Joan Tomàs (13), Edu Gatell (1), Adrián Laso (11) -cinco inicial-, Devin Wright (10), Georgios Tsiaras (3), Eric Sánchez (8), Eloy Almazán (2) y Álvaro García.

Pedro Rivero (7), Salva Arco (13), Edu Martínez (9), Chase Fieler (2), Deividas Busma (9) -cinco inicial-, Ben Allison (2), Guillermo Rejón (13), Marcos Suka (16), Cristian Díaz (2) y Tyler Brown (8).