www.melillahoy.es

El Comedor San Francisco ya ofrece más de mil menús diarios a familias sin recursos

En 2007 se realizaron obras de ampliación del comedor social San Francisco y las cocinas
En 2007 se realizaron obras de ampliación del comedor social San Francisco y las cocinas

La Consejería de Bienestar Social prevé que en los presupuestos generales de la Ciudad para 2015 se incluya un aumento económico para seguir potenciando los programas sociales

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
De 300 menús hace una década, el Comedor Social San Francisco ya atiende a más de 1.100 personas, según lo confirmó la consejera de Bienestar Social y Sanidad, Mª Antonia Garbín, que prevé que los Presupuestos Generales de la Ciudad para el próximo 2015 incluyan de nuevo un aumento económico al objeto de seguir atendiendo a las miles de familias sin recursos que acuden a los servicios sociales. Este incremento también afectará a las organizaciones no gubernamentales que atienden a colectivos en riesgos de exclusión al objeto de que "las familias sin recursos tengan cubiertas sus necesidades básicas".
En declaraciones a la Onda Cero Melilla, la consejera Garbín indicó que los Presupuestos Generales de la Ciudad para 2015 prevén un incremento de la partida económica que gestionará Bienestar Social y Sanidad.

Presupuestos
El motivo, el incremento en el número de beneficiarios de los distintos programas que regula la Consejería, principalmente en las prestaciones sociales, el salario social, el comedor social y la ayuda a domicilio. Como ejemplo indicó que en el programa de prestaciones básicas se ha pasado este mismo año de un total de 250 familias atendidas a unas 600, lo que obligó a modificar presupuestos del área, "incrementando en un cien por cien las partidas de exclusión social", indicó.

Afirmó la responsable de Servicios Sociales que "lo que tenemos claro es que no se va a escatimar ni un solo euro para que ninguna familia lo pasa mal y tengan las necesidades básicas cubiertas". Por este motivo a lo largo de este verano "hemos tenido que incrementar la partida del salario social, y el comedor San Francisco ya está elaborando, en estos momentos, 1.100 comidas, atendiendo a familias sin recursos, personas solas y beneficiarios del programa de ayuda a domicilio. Empezamos con 300 menús diarios y ya estamos por 1.100".

Comentó Garbín que la Ciudad ha podido dar respuesta de forma tan rápida a este aumento de beneficiarios a través de los Servicios Sociales gracias a "las inversiones en infraestructuras que se llevaron a cabo en los últimos diez años, y así podemos afrontar ahora esta crisis que empezamos a remontar y que en Melilla se ha reflejado con un aumento del 15 por ciento de padrón en dos años hasta llegar a los 85.500 residentes". Señaló que las familias que han retornado lo han hecho porque habían perdido sus trabajos y no percibían prestaciones, por lo que han vuelto al amparo de la familia y acuden a los Servicios Sociales.

La consejera señala que este aumento de la demanda ha provocado un incremento de los presupuestos de Bienestar Social, por lo que se ha recibido como agua de mayo que el Gobierno central haya concedido a Melilla una partida de 800.000 euros dentro del programa estatal de lucha contra la pobreza.

ONGs
Reconoció Garbín que en esta labor asistencial está resultando primordial la colaboración de las organizaciones humanitarias que desarrollan su labor en la ciudad atendiendo a colectivos en riesgo de exclusión, como pueden ser Cáritas, los bancos de Alimentos o Cruz Roja. Por ese motivo dijo que se tiene previsto incrementar la partida de subvenciones nominativas del próximo año, al objeto de que las ongs en cuestión puedan contar con más presupuesto con el que poder continuar con su labor. No en vano este mismo año la Consejería tuvo que incrementar en unos cien mil euros la ayuda a Cáritas para su programa de erradicación de la pobreza.
"No se va a reducir el presupuesto, se va a mantener, y se incorporan otras ONGs más, al tiempo que algunas de las que ya tenemos incluidas verán crecer su aportación. No se va a reducir la partida de las subvenciones porque la labor de las ongs es vital e importantísima", explicó.

Por último Garbín, ante las críticas de la oposición que consideran que algunas de estas subvenciones nominativas podrían sacarse a concurso para que pudieran concurrir otras organizaciones, indicó que "lo que se pueda se sacará a concurso público, buscando siempre la máxima transparencia, pero hay subvenciones nominativas porque las entidades que las reciben llevan a cabo una labor primordial como Cáritas o los bancos de alimentos. Hay cosas que entendemos que no pueden salir a concurso porque son básicas y únicas, y hay otras que sí se van a sacar, como por ejemplo las ludotecas".