www.melillahoy.es
La sencillez y espiritualidad de Santa Teresa abren el Año Teresiano

La sencillez y espiritualidad de Santa Teresa abren el Año Teresiano

El vicario episcopal animó ayer a los creyentes a seguir el ejemplo de la santa de Ávila

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:35h
Melilla se sumó ayer al inicio del Año Teresiano decretado por el Papa Francisco y que se prolongará hasta el 15 de octubre de 2015. Con una misa a las ocho de la tarde y en el templo arciprestal de la ciudad arrancó los actos conmemorativos. En su homilía, el vicario episcopal, Roberto Rojo, habló de la fuerza de la oración y de la relevancia de la sencillez, al tiempo que puso de manifiesto la espiritualidad tan especial de Santa Teresa como ejemplo de vida.
En este año teresiano se pretenden llevar a cabo distintas actividades en nuestra ciudad que por el momento no se han cerrado, pero sí indicó el vicario que se baraja el contar con algún experto que pueda ofrecer una charla sobre la vida de la santa de Ávila y doctora de la Iglesia. Al margen de los actos conmemorativos, dijo que se dará "un cariz teresiano a las celebraciones de Navidad y Semana Santa".

Con motivo del 500 aniversario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús y el cuarto centenario de su beatificación por el Papa Pablo V, se celebra en toda España un año Jubilar Teresiano. Además el Papa Francisco ha concedido, desde el 15 de octubre de 2014 al 15 de octubre de 1915, la gracia de Año Jubilar Teresiano a todas las Diócesis de España.

El obispo de Málaga y Melilla, monseñor Jesús Catalá Ibáñez, ha decretado para Melilla que la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús sea el templo en el que ganar las Indulgencias de este año teresiano. "Para ganar indulgencias se debe ir a misa en el templo que ha determinado el Obispo, confesarse y comulgar", explica.

Durante estos doce meses presidirá el Altar Mayor de la iglesia arciprestal de la ciudad las imágenes de la Virgen del Carmen y la de Santa Teresa, para significar este año. Indicó el vicario que la programación del año teresiano finalizará de la misma forma que empezó ayer, es decir, con una misa solemne.