www.melillahoy.es

Ayer se colocó el nuevo retrato de Felipe VI, que al mudarse a su nueva residencia del Palacio de la Zarzuela sólo se llevó de la casa de sus padres el retrato de la Reina Sofía pintado por la melillense Dhyana Alcaraz

En estos lugares quedarán los cuadros del padre y del hijo
En estos lugares quedarán los cuadros del padre y del hijo

El relevo monárquico llega al Salón de Plenos del Palacio de la Asamblea

miércoles 22 de octubre de 2014, 18:43h
Retrato de la Reina Sofía, de la melillense Dhyana Alcaraz
Retrato de la Reina Sofía, de la melillense Dhyana Alcaraz
En la jornada de ayer se hizo oficial, en las formas, en el salón de plenos el relevo que el pasado junio se produjo en la Jefatura del Estado al abdicar el Rey Juan Carlos I a sus 76 años en su hijo el,por entonces, Príncipe Felipe, de 46. Desde ayer el salón donde se celebran las sesiones plenarias está presidido por el retrato del Rey Felipe VI, que se ha colocado en el lugar que ocupaba el de su padre el Rey Juan Carlos I, sobre la mesa presidencial de la estancia donde se aprueban las grandes decisiones para la ciudad.
Un cuadro, el del Rey Juan Carlos I que, por cierto, va a ser objeto de una necesaria y oportuna restauración por encontrarse deteriorado, aunque de momento permanece colgado en una de las paredes del salón, en concreto sobre la zona donde se encuentran las bancadas en las que se acomodan los miembros del Gobierno de la Ciudad Autónoma.

Felipe VI
El retrato del Rey Felipe VI es una pintura sobre la fotografía oficial y ha sido realizada por el fotógrafo local Gustavo Apolinar. Las dimensiones de la obra que desde ayer preside el salón de plenos son, aproximadamente, de 1.85 centímetros de largo por 1.35 de ancho, similares a las del retrato de su progenitor el Rey Juan Carlos I.

Anécdota
El cambio de retratos de componentes de la Casa Real española ha sido, en ocasiones, fuente de noticias y una de ellas se produjo a nivel local, con motivo de la inauguración, el 2 de junio de 2002, de la vivienda del, por entonces, Príncipe Felipe en el recinto de la Zarzuela, cuando al presentar su nueva casa destacó que de la vivienda de sus padres rescató el retrato de la Reina Sofía, que colocó sobre la chimenea de la biblioteca y que había sido realizado por la conocida pintora melillense, Dhyana Alcaraz. También se llevó los muebles de comedor de sus abuelos los Condes de Barcelona, así como otros objetos de menor significado familiar como alfombras de la Real Fábrica; lámparas de cristal de La Granja; relojes; platería; porcelana del Buen Retiro y lógicamente todos sus enseres personales y por supuesto, y en primer lugar, a su perro Puhskin un Schnauzer de color negro, que era su sombra. En la actualidad el Rey Felipe VI tiene al hijo de “Puhskin”.