www.melillahoy.es

El Comarcal incorpora en noviembre el servicio de teleictus con el Hospital Juan Carlos I de Madrid

En una de las mesas se realizaron las entrevistas y las pruebas médicas (Foto: Guerrero)
En una de las mesas se realizaron las entrevistas y las pruebas médicas (Foto: Guerrero)

Ayer, en el Día Mundial del Ictus, se habilitó en el hall del centro un espacio informativo donde se realizaron varias pruebas preventivas como el control de la presión arterial y glucemia

miércoles 29 de octubre de 2014, 17:37h
A mediados de noviembre el Hospital Comarcal contará con el ansiado servicio de teleictus 24 horas, una atención especializada en la detección, diagnóstico y tratamiento del ictus que se hará a través de videoconferencia con el Hospital Juan Carlos I de Madrid. Además ayer, en el Día Mundial del Ictus, en el hall del centro hospitalario se habilitó un espacio informativo donde se realizaron pruebas preventivas de ictus como el control de la presión arterial y glucemia a más de 300 ciudadanos voluntarios, al objeto de ofrecer consejos para su prevención.
Cambiar los hábitos de vida, cuidar la medicación, abandonar el tabaco y acudir cuanto antes a los servicios de urgencia tras detectarse los síntomas de un Ictus, se convierten en las principales recomendaciones para luchar contra las secuelas invalidantes o incluso la muerte que puede generar un accidente cerebrovascular. Por ese motivo ayer, en el Día Mundial del Ictus, el Hospital Comarcal se habilitó un espacio con mesas informativas donde se realizaron controles a las personas interesadas para detectar si son candidatos de sufrir un ACV (Accidente Cardiovascular).

Teleictus
Pedro Villarroel, gerente del Área Sanitaria, señaló que cada año el Comarcal organiza distintas acciones de concienciación por el Día Internacional del Ictus buscando sobre todo recordar a la ciudadanía que "lo importante es la prevención". De ahí las mesas instaladas en el hall del centro encaminadas a la detección de factores de riesgo. Reiteró que la prevención es el mejor camino pero una vez que se produce el accidente cerebrovascular lo importante es el diagnóstico y en este sentido el Comarcal por fin incorpora el programa de teleictus o asistencia al ictus con un hospital remoto.

Será a partir de noviembre cuando arranque el servicio que se prestará 24 horas al día gracias a los profesionales del Hospital Juan Carlos I de Madrid, que será el centro de referencia y el que realizará las guardias de neurología 24 horas. Profesionales del centro madrileño y del de Melilla han intercambiado visitas a lo largo de estos meses para perfeccionar el sistema que se ofrecerá a través de videoconferencia. La idea es que, una vez llegue el material que se necesite, el servicio de telecita entre en funcionamiento en noviembre. La colaboración del centro madrileño ayudará al diagnóstico y a la prescripción de la medicación conveniente en cada caso, como el fármaco para romper el trombo que afecta a la arteria cerebral. En resumen, con todo ello se busca mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Mesas informativas
Por su parte el doctor Carlos Martínez explicó que por tercer año Melilla se suma a la celebración del Día Mundial del Ictus, jornada que surgió a iniciativa del Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología.

De nuevo el Hospital Comarcal se incorpora a la red nacional de información sobre el Ictus dirigido a la población que la integran 45 centros hospitalarios. La colaboración de Melilla se centró ayer en el desarrollo de una jornada informativa y de concienciación dirigida a los melillenses. El principal objetivo de esta iniciativa, dar a conocer la importancia de poner en práctica labores preventivas, aprender a identificar las señales de aviso de un posible Ictus y saber cómo actuar para evitarlo.

Para ello se instalaron siete mesas en el hall del comarcal. La primera, la de recepción, tenía como fin concienciar e informar sobre la enfermedad cerebrovascular y detectar pacientes en riesgo, que eran derivados a la mesa de detección de FR. En ella se atendieron 306 usuarios. Las mesas dos y tres, las de enfermería, tenían por objeto la detección de factores de riesgo cerebrovascular mediante cuestionario; y determinación de Presión arterial y de glucemia capilar. Fueron atendidos 121 usuarios. Se detectaron 16 casos de factores de riesgo no conocidos. De ellos 15 con presión arterial muy elevada en pacientes que no conocían ser hipertensos y 1 glucemia en rango diabético en paciente que no conocía serlo. También se detectaron 3 pacientes con presión arterial muy elevada que requirían intervención farmacológica rápida.

La mesa número cuatro se dedicó a la realización de estudio doppler ciego de Troncos Supraaórticos. Entre sus funciones: Detección de estenosis carotídea asintomática y detección de patrones sugerentes de arteriosclerosis carotídea. Fueron atendidas 23 personas. Se detectaron 5 arteriosclerosis carotídea. En la quinta se realizaron pruebas de Ecocardiograma-Electrocardiograma. Se atendieron a 9 usuarios y se detectaron dos cardiopatías embolígenas y un paciente fue derivado a la consulta de Cardiología.

En la de Fisioterapia, con recomendaciones sobre autocuidados en fisioterapia en pacientes con discapacidad tras ictus y consejos de fisioterapia para alcanzar bienestar cardio y cerebrovascular; se atendieron seis usuarios. En la Mesa 7, la de psicología, se atendieron cuatro casos. El objetivo, dar atención a pacientes con secuelas cognitivas o psicológicas tras haber sufrido un infarto cerebral; prestar ayuda a cuidadores de pacientes con discapacidad severa tras un ictus: valoración de cuidadores "quemados", y transmisión de consejos de estimulación cognitiva.

Cómo detectarlo
Según se indicó ayer, en nuestro país se producen unos 130.000 Ictus al año y de ellos, unos ochenta mil acaban en fallecimiento o provocan graves discapacidades. Se estima que en España se producen 200 Ictus por cada cien mil habitantes, y Melilla la media es de 150-200 ictus al año, lo que nos sitúa relativamente por encima de la media nacional.

Explicó el doctor Martínez que hay toda una serie de factores de riesgo que pueden provocar un Ictus, como son la hipertensión, la diabetes, la hipercolesterolemia, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la edad, el sexo y determinadas patologías cardiológicas. Las mujeres además son más propensas a sufrir un Ictus que los hombres. Los factores de riesgo aumentan además con la edad.

Rafael Soler, neurólogo del Hospital Comarcal, apuntó que hay una serie de síntomas que pueden ayudar a detectar un posible Ictus y que "no hace falta ser sanitario para ello". Existe la denominada Triada de Cincinnati, que incluye tres puntos a tener en cuenta: parálisis facial (el paciente sufre una desviación de la comisura de los labios cuando sonríe), lenguaje anormal (arrastra las palabras, usa palabras incorrectas o no puede hablar), y parálisis o pérdida de fuerza y sensibilidad en alguna extremidad. "Luchamos contra el tiempo, y las secuelas serán mayores cuanto más se tarde en tratarse. Si no se hace a tiempo, empeorará la funcionalidad neurológica del paciente y producirle más invalidez".

Valoración
El doctor Rafael Soler, en nombre del Comité Organizador en Melilla, realizó una evaluación final de la jornada "altamente satisfactoria". Los motivos, la "muy elevada participación por parte de la población melillense, en cifras similares a la edición anterior; la gran sensibilidad de la población en relación con la necesidad de controlar los factores de riesgo cerebrovascular; el aumento de la detección de pacientes hipertensos no conocidos; y la detección de 3 crisis hipertensivas en pacientes atendidos".

Otros motivos que avalan esta valoración: la "cobertura excelente" realiza por la prensa, la colaboración de los servicios de Neurología de la Fundación Jiménez Díaz y Hospital Rey Juan Carlos I, a través de video-conferencia; el amplio abanico de exploraciones complementarias ofertadas al usuario melillense en este evento, y por último, "el compromiso de la Administración en torno a la implantación del Código ICTUS en territorio INGESA, así como la implementación de equipos de ictus y programa de fibrinolisis intravenosa en infarto cerebral agudo".