www.melillahoy.es

El nuevo rector de la UNED agradeció la colaboración de la Ciudad al presidente Imbroda

Alejandro Tiana señaló que en el centro melillense las matriculaciones crecen, mientras en la Península se mantienen o decrecen

viernes 31 de octubre de 2014, 19:53h
Juan José Imbroda, Alejandro Tiana, Cristina Rivas y Antonio Bravo (Foto: GUERRERO)
Juan José Imbroda, Alejandro Tiana, Cristina Rivas y Antonio Bravo (Foto: GUERRERO)
El recientemente nombrado rector de la UNED, Alejandro Tiana Ferrer, se encuentra en Melilla para asistir a la inauguración oficial del curso académico del centro UNED Melilla que tuvo lugar en la tarde de ayer. Por la mañana visitó la presidente de la Ciudad Juan José Imbroda al que agradeció la colaboración que desde la institución melillense se ha prestado siempre al centro asociado.
Alejandro Tiana durante la visita de cortesía a Juan José Imbroda aprovechó para agradecer el trabajo y la ayuda que la Ciudad Autónoma presta al centro asociado de la UNED “uno de los más emblemáticos, -dijo-, de los que tiene la UNED en España”. En este sentido declaró que el centro melillense no sólo realiza una labor admirable en ayuda a los estudiantes para obtener sus títulos universitarios sino también en extensión universitaria, enseñanza de idiomas o actos culturales, entre otras actividades “y en buena medida es gracias al apoyo de la Ciudad Autónoma”.

Además, destacó la labor del nuevo director del centro asociado UNED Melilla, Antonio Bravo. “Un dato para mí llamativo, comentó Tiana, es que la matrícula está creciendo bastante en este curso, mientras que la tendencia general en España es la del estancamiento o el descenso”. Para el rector, el dato tiene dos posibles lecturas. “Una es que o la población de Melilla tiene un interés superior a la media española por formarse o el centro está haciendo una tarea muy importante de difusión de la labor que realizamos, o las dos cosas”.

Por su parte, Antonio Bravo, agradeció la presencia de Alejandro Tiana en el inicio de curso. “El aumento de matriculaciones nos hace pensar que estamos en el buen camino, -dijo-, aunque todo se puede mejorar y esa es nuestra labor de cada día, intentar rectificar las cosas que pueden ser corregidas y realizar nuestra trabajo de la manera más coherente y satisfactoria posible, para la sociedad que es para quien trabajamos”.