www.melillahoy.es

BALONCESTO - ADECCO ORO

Jesús Castro, ex jugador del Melilla Baloncesto, fue el más destacado en el conjunto gallego (Foto: La Opinión de A Coruña)
Jesús Castro, ex jugador del Melilla Baloncesto, fue el más destacado en el conjunto gallego (Foto: La Opinión de A Coruña)

La apatía del Melilla Baloncesto regala el triunfo al Leyma (75-65)

El equipo de Alcoba completó un pésimo primer cuarto y eso acabó siendo un lastre hasta el final

sábado 20 de diciembre de 2014, 00:36h
La cuarta derrota a domicilio aparta al equipo melillense de poder disputar la Copa Príncipe. El decano no estuvo nunca por delante en el marcador, yendo siempre a remolque. Cabe destacar que las eliminaciones de Laso y Sánchez precipitaron el triste desenlace con antelación.
Una actuación para olvidar del Melilla Baloncesto contra el Leyma Básquet Coruña (75-65) emborronó el cierre de la primera vuelta de la Adecco Oro. La cuarta derrota consecutiva a domicilio fulminó las ya de por sí escasas opciones de disputar la Copa Príncipe, máxime en un partido en el que el decano nunca estuvo por delante en el marcador.

No hay demasiadas excusas para atenuar el juego de los melillenses, cuyo primer acto fue un regalo para el Leyma. Descolocados, sin intensidad y ofreciendo muchas facilidades en defensa, los jugadores de Alcoba fueron tan vulnerables como apáticos y ese mal comienzo fue un lastre para el resto del partido.

Derrota anunciada
Las eliminaciones de Laso y Sánchez precipitaron el triste desenlace antes de tiempo. A decir verdad, el Leyma Coruña, que firmó 40 rebotes, ganó con mucha antelación, pues los azules, a pesar de que Wright fue el máximo anotador del envite, sólo se mostraron como equipo durante pasajes del tercer periodo por medio de un empate momentáneo a 42 puntos. Fue el único momento en el que los visitantes pudieron pensar en que podrían invertir la dinámica del choque y la inercia del marcador, pero después de haber hecho lo más difícil no tuvieron continuidad para seguir.

A los jugadores del Melilla Baloncesto quizás les faltaron las fuerzas o simplemente fue un problema de convicción, de no estar convencidos de poder seguir en esa línea ante un rival que, pese a que no tenía buena fama como defensor, se había puesto las pilas para defender mejor que nunca.

Tal y como había hecho en su anterior partido en casa, contra el líder Planasa Navarra, el Leyma Coruña, duodécimo clasificado, arrancó el partido con sumo acierto en los triples, anotando cuatro en los cinco primeros minutos, dos de ellos a cargo de Jesús Castro, ex jugador del decano. Así, no extrañó una ventaja que llegaría hasta los once puntos a favor de los locales (22-11), lo que ponía en una situación muy delicada a los de Alejandro Alcoba, que, además de hacer muchas concesiones en defensa, lo pasaban realmente mal cuando tenían que mirar al aro contrario.

Tiempo muerto urgente
Pronto, a los dos minutos y 15 segundos de juego, llegó el primer tiempo muerto solicitado por el cuadro visitante. Alejandro Alcoba tenía que hacer ver a sus jugadores que con esa actitud no se podía alcanzar el objetivo de competir contra el equipo coruñés. Pero sus palabras no tuvieron el eco esperado.

La rotación melillense llamó a filas a Tomàs y Garrido. Con este último mejoró la dirección de juego hasta un discreto 23-15, el marcador a la conclusión del primer acto. Hubo amago de reacción visitante en el segundo cuarto, pero dos triples consecutivos de Castro y Hernández hicieron elevar la renta local hasta un máximo de 13 puntos (34-21).

Por si fuese poco, el visitante Bravo se cargó de personales demasiado pronto. Al Leyma Coruña le empezó a fallar la puntería desde la línea de 6,75, lo que dio un respiro a los azules, que revivieron al filo del descanso de la mano de dos triples seguidos de Butterfield, con los que el Melilla Baloncesto alcanzó el intermedio cinco puntos abajo (40-35), una desventaja que parecía asumible para igualar en la reanudación.

La recuperación tuvo continuidad en el inicio del tercer cuarto, pues a los tres minutos del mismo se llegó a empate en el luminoso (42-42), en parte por la irrupción de Almazán en lugar de Butterfield, lesionado e inédito en el resto del encuentro. El decano vivía sus mejores momentos del partido, pero el problema es que acabarían siendo demasiado breves y no le alcanzarían para mantener el pulso con los coruñeses, que no bajaron el ritmo durante los cuarenta minutos.

Wright, el único
Sin embargo, también apareció el local Burjanadze para anotar cinco puntos consecutivos. 55-48 fue el tanteador al final del tercer acto. Quien mantuvo algo vivo a los melillense fue Wright, máximo anotador del choque con 23 puntos, mediante un intercambio de canastas, pero un nuevo lanzamiento triple convertido por Castro y la eliminación prematura de Laso por faltas personales llevaron a un final de partido excesivamente tranquilo para los de Tito Díaz, que manejaron rentas cómodas durante el último periodo y festejaron la primera vez que encadenan dos triunfos en la actual temporada.

Tito Díaz: “Sabíamos que si hacían menos de 70 podíamos ganar”
El técnico local calificó la victoria gratificante, ya que es “la primera vez en la temporada que enlazamos dos victorias consecutivas y ya lo necesitábamos”.

Tito Díaz resaltó que cuando Melilla empató volvieron al partido “desde la defensa y, salvo Wright que nos hizo daño en el poste bajo, les controlamos bien y también fue clave el haber mandado en el rebote. Sabíamos que a Melilla por debajo de 70 puntos se le puede ganar. Cuando corremos aparecen tiros liberados y así fue más fácil”.

Alejandro Alcoba: “La derrota ha sido, sobre todo, por deméritos nuestros”
Alejandro Alcoba no puso excusas. “Estuvimos desconectados desde el primer cuarto, sin la necesaria intensidad para jugar ante un Leyma que tiene mucha calidad ofensiva. La ventaja que nos sacaron en el primer acto ya marcó todo el partido. Mi equipo no puede cometer tantos errores defensivos ni con tan mala lectura. Se ha perdido por deméritos nuestros, en una cancha en la que tendríamos que haber ganado”, aseguró.