www.melillahoy.es

BALONCESTO - ADECCO ORO

Álvaro Muñoz y Adrián Laso forjaron su amistad, en 2009, cuando ambos jugadores coincidieron en el C.B. Illescas
Álvaro Muñoz y Adrián Laso forjaron su amistad, en 2009, cuando ambos jugadores coincidieron en el C.B. Illescas

Dos buenos amigos frente a frente, Adrián Laso y Álvaro Muñoz

Los dos se enfrentarán este viernes, uno con la camiseta del Melilla Baloncesto y el otro con la del Unión Financiera Oviedo

martes 03 de febrero de 2015, 19:20h
Este duelo será, sin duda, un poco más especial para dos jugadores, Adrián Laso y Álvaro Muñoz, ya que ambos se formaron en las categorías inferiores del Baloncesto Fuenlabrada y se verán, de nuevo, las caras en liga. Laso y Muñoz mantienen siempre el contacto dado que son buenos amigos, pero esta jornada solamente puede ganar uno.
Han llovido ya algunos años desde que Adrián Laso y Álvaro Muñoz comenzaran a forjar su amistad. En concreto, fue en septiembre de 2009 cuando ambos jugadores coincidieron en el C.B. Illescas, filial del Baloncesto Fuenlabrada en la Adecco Plata. El abulense llegaba como cedido al conjunto castellano-manchego, tras firmar un contrato multianual con los madrileños. Allí le esperaba Laso, quien seguía su evolución natural en la categorías inferiores del conjunto fuenlabreño al que llegó con tan sólo 16 años.

Esa temporada ambos jugadores coincidieron por primera vez en un vestuario, después de haberse enfrentado en varias ocasiones en los campeonatos autonómicos de Castilla y León, aunque, como bien recuerda Muñoz, ese año apenas tuvieron contacto ya que el pívot palentino trabajaba al margen del equipo para recuperarse de una grave lesión de rodilla. “El primer año es cierto que Adrián estaba en otra dinámica porque se estaba recuperando de la rodilla, pero al siguiente, ya totalmente integrado en el día del equipo, empezamos a estar mucho más unidos”.

La temporada 2011-2012 sería clave para los dos, ya que darían juntos el salto al primer equipo, con el que disputarían la Liga Endesa, la Copa del Rey y la Eurochallenge. “El año que estuvimos en el Baloncesto Fuenlabrada disputando la Eurochallenge tuvimos muchos desplazamientos, numerosas concentraciones e incluso llegamos a compartir piso. Ahí fue cuando se forjó esta gran amistad que tenemos y que aún se mantiene”, relató Laso.

Muchas horas de entrenamientos y en habitaciones de hoteles que Muñoz explica les obligaba a pasar la mayoría del tiempo juntos. “Ese año fue clave para nosotros. Los dos compartíamos piso, habitación en los viajes, entrenamientos y al final pasábamos más tiempos juntos que con nuestras propias familias. Además, a los dos nos encanta jugar a la videoconsola o ver series, y eso considero que ayudó mucho”, aseguraba el jugador del Oviedo.

El palentino está contento de la evolución que está siguiendo su buen amigo y al que espera ver muy pronto en la mejor liga de Europa. “Es un gran trabajador y siempre ha estado mejorando temporada a temporada. Estoy convencido que de aquí a muy poco va a estar jugando en la Liga Endesa, que es lo que se merece”. Y es que para Laso, Muñoz tiene muchas cualidades para triunfar. “Álvaro tiene altura, tiro, defensa y trabajo, lo tiene todo para estar en lo más alto de baloncesto”.

Por su parte, Muñoz destacó la labor que está realizando su amigo en Melilla, resaltando su crecimiento en los últimos partidos. “Estoy convencido de que este curso o el próximo jugará de nuevo en la Liga Endesa. Pienso que lo que le faltaba era un poco de continuidad y tener más confianza, lo que está consiguiendo como ha quedado demostrado con el MVP que logró en la última jornada. Es un jugador que puede aportar en muchísimas facetas y cualquier club de la Liga Endesa estaría encantado de tenerlo en su plantilla”.

Su primer enfrentamiento fue la temporada pasada cuando Laso defendía la camiseta del Breogán Lugo y Muñoz la de Unión Financiera Oviedo. En esa ocasión, el triunfo fue para el abulense. Esta temporada no pudo producirse el reencuentro en partido oficial, sí en un amistoso de pretemporada, debido a una lesión de tobillo del pívot azulón, pero si no hay problemas de última hora este viernes volverán a verse las caras por segunda oportunidad en la Adecco Oro y esta vez el jugador del Melilla Baloncesto hizo hincapié en que harán algún tipo de apuesta. “De momento no nos hemos apostado nada, pero tocará hacerlo para calentar un poco el partido. Alguna broma o algo haremos, aunque sea jugarnos una cena”.

A pesar de todo, después del salto inicial las cordialidades acaban, una circunstancia de la que el alero del conjunto asturiano es consciente. “Siempre en lo deportivo se sale a ganar y estoy seguro que los dos vamos a ir a muerte en el encuentro, pero la verdad es que mola jugar en contra de alguien con el que tienes una buena amistad porque te sueles picar bastante más”, concluyó Álvaro Muñoz.