www.melillahoy.es

Las comunidades Hindú y Romaní se declaran y sienten “plenamente integradas” en Melilla

Becarios, director del proyecto, la presidenta y el director del Instituto de las Culturas (Foto: Guerrero)
Becarios, director del proyecto, la presidenta y el director del Instituto de las Culturas (Foto: Guerrero)

Así se recoge en las primeras conclusiones del Atlas del Patrimonio Cultural Inmaterial melillense que promueve el Instituto de las Culturas y colabora el Ministerio de Cultura

miércoles 18 de marzo de 2015, 19:17h
Las comunidades hindú y gitana o romaní melillense, se declaran "plenamente integradas" en la ciudad, según expone Pedro Gómez Timón, director técnico del Atlas del Patrimonio Cultural Inmaterial de Melilla que promueve el Instituto de las Culturas. Son las primeras conclusiones de un estudio que aún se sigue desarrollando y que progresivamente incluirá a las comunidades hebrea, bereber y la hispana o de origen peninsular. Según el autor del estudio, el carácter y contexto intercultural melillense, fruto de siglos de convivencia entre culturas en distintas dinámicas, han pergeñado la sociedad actual donde se dan "estrategias de convivencia que son un éxito".
La presidenta del Instituto de las Culturas, Fadela Mohatar, indicó que se están produciendo avances en la elaboración del primer Atlas etnográfico de la ciudad, "de los pasos para salvaguardar nuestro inmenso patrimonio cultural inmaterial, incorporando saberes, tradiciones, costumbres, tradición oral, ese patrimonio que identifica nuestra identidad cultural que no estaba hasta ahora ni elaborada ni catalogada, con el riesgo de que, en especial la tradición oral, desapareciera". El estudio ordena, analiza, sistematiza y esquematiza toda esta información que se va recopilando para mantener algo tan importante para los melillenses como es "su capital cultural".

Mohatar felicitó a Pedro Gómez, director técnico del proyecto, por el trabajo que está desarrollando, consiguiendo "una información valiosa sobre el germen y cohesión de la sociedad intercultural melillense". Añadió que el Plan Nacional de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial ha reconocido el trabajo que se está haciendo en Melilla, de ahí que en 2014 colaborara económicamente y que en este 2015 no se descarte se repita esta ayuda. Indicó también que gracias al convenio suscrito entre el Instituto de las Culturas y la Universidad Autónoma de Madrid, dos becarios participan en la elaboración del Atlas, en este caso Inés Gutiérrez y Diego Eloy Martín, estudiantes de Antropología Social.

Indicó la presidenta del Instituto de las Culturas que la elaboración de este proyecto no es sino un hecho más del compromiso del Gobierno de la Ciudad Autónoma de fomentar el conocimiento y la interacción entre las comunidades. De hecho el Ejecutivo local "se está destacando por ser el gobierno de la interculturalidad". Otra demostración de ello fue, "el hito histórico de la aprobación por la Asamblea, con la sangrante abstención del PSOE y PPL, del reconocimiento del tamazight como lengua tradicional que forma parte inseparable del patrimonio cultural inmaterial común de la ciudadanía melillense". Además "se ha comprometido al estudio, investigación y preservación del habla haketía, a promover la igualdad de género y el diálogo intercultural, y que ha proclamado, como seña irrenunciable de su identidad, su carácter y vocación de ciudad intercultural".

Estudio
Por su parte Pedro Gómez Timón, director técnico del estudio, señaló que superada la primera fase de recopilación documental que seguirá creciendo en el tiempo con nuevas aportaciones, ya han iniciado el estudio de campo, trabajando en concreto con los representantes de las comunidades hindú y gitana romaní, que se prevé pueda estar listo para el mes de junio. Después continuarán con las comunidades hebrea, bereber y la hispana o de origen peninsular.

Habrá una fase número dos, la de difusión de los contenidos, para que la investigación "no se guarde en un cajón". Con este fin se desarrolló un seminario en el campus de la UGR en Melilla, unas jornadas de introducción al patrimonio cultural inmaterial dirigido a estudiantes de Magisterio y Educación Social. Apuesta porque los melillenses conozcan las conclusiones y el estudio, al objeto de que lo enriquezcan, porque al fin y a la postre, "son los depositarios de este bien inmaterial". Para contar con la aportación de los propios ciudadanos, se creará una página web en la que cada persona pueda aportar fotografías de celebraciones, cuentos populares o tradiciones de sus mayores.

Las primeras conclusiones del trabajo que se viene desarrollando con ambas comunidades, es que tanto la hindú como la gitana "son conscientes de su propia identidad y patrimonio, pero se sienten completamente integrados en la sociedad local, algo que no se da en la península, en especial con el pueblo gitano". Lo importante es que "se han integrado manteniendo su propia cultura, realizando aportaciones al resto de la comunidad melillense de forma intensa, real y efectiva". En el caso de la comunidad gitana, destacan tanto su gastronomía como el flamenco como señas de identidad, al tiempo que la comunidad hindú entiende que contribuye a la religiosidad de la ciudad, favoreciéndose así el diálogo intercultural.

Razones
Afirmó Pedro Gómez que la importancia de elaborar este Atlas estriba en que "es una herramienta de conocimiento y educación". "Conocer te ayuda a valorarte y a respetarse a ti mismo, para valorar y respetar a los otros. Entiendo que este tipo de estudios puede ayudar a la cohesión e integración cultural de la ciudad de Melilla, porque al conocer el porqué de cada celebración y tradición, se logra una integración a través del conocimiento".

Considera el director técnico del estudio, que este Atlas arrojará conclusiones que serán de interés no sólo para los melillenses, sino de cara al exterior. Apuntó que aunque el mundo actual es intercultural gracias a la globalización, Melilla "lo ha sido desde su génesis", porque a lo largo de los siglos en ella "han convivido distintas culturas, en distintas dinámicas de cercanía o enfrentamiento, que han conducido a una situación de normalidad intercultural". Entiende que las distintas culturas que pueblan la ciudad, han dejado su impronta y un patrimonio "que no se da en otros territorios, y esa singularidad hace que verdaderamente sea interesante hacer este Atlas". Añadió que, en este sentido de la multiculturalidad local, entiende Melilla como un laboratorio en el que se han generado "unas estrategias de convivencia que han sido un éxito, porque a pesar de las desavenencias no se producen conflictos, y tal vez las podamos exportar a otros lugares del mundo donde la convivencia sea más complicada".