www.melillahoy.es

La reanudación del Hospital Universitario sigue pendiente de decisión judicial

 (Foto: Guerrero)
(Foto: Guerrero)

En los Presupuestos de 2015 figuran más de 8,6 millones de euros para las obras y equipamiento del centro

jueves 26 de marzo de 2015, 19:59h
"La continuación de las obras del Hospital Universitario de Melilla no es una cuestión de dinero, sino que depende de una resolución judicial". Así lo confirmó ayer el director del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), José Julián Díaz Melguizo, quien aseguró que la institución sanitaria incluye una partida en los Presupuestos de 2015 de más de 8,6 millones de euros para las obras y equipamiento del centro. Según señaló, tanto la UTE encargada del proyecto como la propia administración sanitaria, están a la espera de que la justicia desbloquee la situación. En ese momento, "en unas semanas se reiniciarían las obras", que concluirían en el plazo de 18 meses.
El director del INGESA efectuó estas declaraciones tras entrevistarse con el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda, a quien le explicó la situación actual de litigio, así como las nuevas acciones que están previstas desarrollar en el Área de Salud de Melilla. Añade Ingesa en una nota de prensa que el contrato de esta obra fue firmado el 15 de septiembre de 2008, que las obras se iniciaron el 14 de octubre de 2009 y que la propuesta de modificado se presentó en junio de 2011. Resalta que en el presupuesto del 2012 "no había consignación presupuestaria para aprobar el modificado".

Hospital
En su encuentro con los periodistas, Díaz Melguizo subrayó que las obras del Hospital de Melilla fueron paralizadas en mayo de 2012 porque la Unión Temporal de Empresas (UTE) a la que se adjudicó consideró insuficiente el presupuesto previsto. En este aspecto, recordó que el PP entró a gobernar en marzo de ese mismo año, "por lo que es un problema heredado". "Lo importante es que se desbloquee el proceso que está judicializado por la UTE adjudicataria de las obras", señaló Díaz Melguizo, que añadió que INGESA está trabajando con la constructora para arrancar las obras de forma inmediata cuando se haga pública la sentencia. "Lo que esperamos ocurra el próximo mes".

El director aseguró que el Ministerio de Sanidad e INGESA han puesto "todos los medios técnicos y económicos" a su alcance para resolver el problema. Por tanto, la paralización existente "no es una cuestión de voluntad política", porque el deseo de las instituciones públicas es que Melilla cuente con un el nuevo hospital en el menor plazo.
"Trabajamos para que las y los melillenses tengan lo antes posible el hospital que se merecen", explicó. Según dijo, una vez la justicia se pronuncie, en unas semanas se retomarían las obras, que estarían listas en el plazo de 18 meses.

La visita de Díaz Melguizo continuó ayer con diferentes entrevistas y reuniones con autoridades y con los diversos representantes de los colectivos de profesionales sanitarios, de los agentes socioeconómicos, asociaciones de familiares de pacientes… Hoy, al término de las citas previstas, el director del INGESA se reunirá con los periodistas tras la presentación del servicio de Teleictus que comienza a funcionar en el Hospital de Comarcal de Melilla.

Encuentro de Trabajo
Además el director del INGESA, José Julián Díaz Melguizo también se reunió ayer con el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, con el fin de hacer una puesta en común sobre todos los asuntos relacionados con la sanidad pública en Melilla. A la reunión asistieron también el secretario general de Asistencia Sanitaria del INGESA, Fidel Illana, el director territorial del INGESA en Melilla, Francisco Robles, y el gerente del Área Sanitaria de Melilla, Pedro Villarroel.

Entre los asuntos tratados, el delegado del Gobierno y Díaz Melguizo repasaron el incremento de plantilla que se ha producido este año y ha permitido, entre otras mejoras, la ampliación de las guardias de presencia física a nuevas especialidades.

Igualmente, abordaron los nuevos equipamientos de los que se ha dotado al Hospital Comarcal y centros sanitarios de la ciudad, así como la próxima puesta en marcha de la Unidad del Ictus y la inminente reanudación de las obras del futuro Hospital Universitario de Melilla.